Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

«Pensé muchas veces en abandonar pero jamás en llevarme el Archivo fuera de Cantabria»

José María Lafuente, empresario y editor de La Bahía, muestra una de las piezas que integran los ingentes fondos de su Archivo. :/Javier Cotera
José María Lafuente, empresario y editor de La Bahía, muestra una de las piezas que integran los ingentes fondos de su Archivo. : / Javier Cotera

José María Lafuente sostiene que las descalificaciones hacia el proyecto «se deben a un desconocimiento» del Archivo, «una entidad privada con vocación pública»

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

En 2002 afloró el germen. Antes hubo sensibilidad, una colección de arte y el mecenazgo de exposiciones y proyectos culturales. A partir de ahí creció un proyecto de objetivos claros, señas de identidad neófitas en el mundo cultural español, con un sentido multidisciplinar, sin localismos y con un horizonte internacional abierto. La idea inicial era «compilar y conservar las fuentes primarias de la historia del arte» (obras, libros, revistas, catálogos, manifiestos, publicaciones efímeras, cartas, manuscritos, fotografías, proyectos…). La finalidad última, «en cualquier caso, es la de poder trazar y seguir diferentes líneas de investigación que permitan conocer de primera mano el caudal de ideas, actos, sucesos y acontecimientos que configuran la historia del arte moderno y contemporáneo, desde las vanguardias hasta la posmodernidad». El editor, coleccionista y empresario cántabro José María Lafuente, artífice e impulsor del Archivo santanderino, nunca se cansa de insistir en que «esta es una entidad privada con vocación pública». El pasado mes recibía el premio anual que concede la Fundación Cultural Montblanc.

 

Fotos