Péter Eötvös dirige a la Orquesta Freixenet antes de recalar en Santander

El compositor húngaro Péter Eötvös, junto a la fundadora de la Escuela Reina Sofía, Paloma O'Shea, y la creadora de la organización emiratí Abu Dhabi & Arts Foundation, Huda I.Alkhamis Kanoo/esmrf
El compositor húngaro Péter Eötvös, junto a la fundadora de la Escuela Reina Sofía, Paloma O'Shea, y la creadora de la organización emiratí Abu Dhabi & Arts Foundation, Huda I.Alkhamis Kanoo / esmrf

El compositor húngaro, que abrirá en julio el Encuentro Música y Academia, protagoniza hoy el concierto de clausura del curso de la Escuela Reina Sofía

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

El compositor húngaro Péter Eötvös, que ha dirigido conjuntos tan prestigiosos como la Orquesta del Festival de Budapest o la Sinfónica de la BBC, dirigirá hoy a la Orquesta Freixenet de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, en el concierto de clausura de su curso académico 2018/2019. Además en julio repetirá con la formación en la apertura del Encuentro de Música y Academia de Santander en la sala Argenta del Palacio de Festivales. En el concierto inaugural, el domingo 7, a las 20.30 horas, la Sinfónica, dirigida por Eötvös, ofrecerá la obra del propio director 'The gliding of the Eagle in the skies' y el Concierto para violín y orquesta en re mayor Op.61 de Beethoven, con el artista invitado Giovanni Guzzo como solista. En la segunda parte será el turno de la obra 'Petrushka' de Stravinsky, versión de 1947.

«Me siento en esta casa igual que en la primera liga de un campeonato de fútbol, con los mejores músicos y ahora con los mejores alumnos», dijo Eötvös en la sede de la institución. El músico estuvo acompañado en su intervención por la creadora de la organización, Huda I. Alkhamis Kanoo, y por Paloma O'Shea, fundadora y presidenta de la Escuela Superior de Música Reina Sofía. El concierto, que tendrá lugar en el Teatro Real, consta de dos piezas: 'Suite Pulcinella', de Igor Stravinsky, y 'Diálogos con Mozart', compuesta por el propio Eötvös.

El húngaro se ha encargado de seleccionar unas piezas que tienen un singular significado para él, no solo por la dificultad de la ejecución sino porque «son obras que amo mucho», manifestó el compositor. Sobre la primera pieza del concierto, 'Suite Pulcinella', Eötvös señaló que, aunque Stravinsky, que estrenó su ballet en 1920, «realiza una interpretación bastante libre de la obra teatral original, del siglo XVIII», lo importante es «saber interpretarla desde la época actual, desde el hoy». De su pieza 'Diálogos con Mozart', una obra que el compositor creó hace cinco años, recordó que la hizo a propuesta del director del Mozarteum de Salzburgo, quien acudió a Eötvös con alrededor de 70 fragmentos de obras de Mozart para que el húngaro trabajara con ellos. Para Eötvös, «tener en las manos ese material ha sido una experiencia impresionante». Entre los fragmentos hay «pequeños motivos» de un ópera llamada «Gibraltar», una obra que, según el compositor húngaro, «Mozart en algún momento comenzó, pero nunca continuó». Para 'Diálogos con Mozart' su autor ha utilizado sólo 9 fragmentos de los 70 que le entregaron y justifica su título porque «en la obra existe un verdadero diálogo» con el maestro austríaco. «La composición se basa en una cita de Mozart a la que yo contesto, él vuelve a citar y yo vuelvo a contestar», explicó Eötvös, según Efe.

El próximo sábado, día 22, en el Teatro Monumental se celebrará otro concierto en el que el director europeo añadirá al programa una pieza para clarinete de Mozart y con el que la Orquesta Freixenet cerrará el ciclo 'La generación ascendente'. El concierto cuenta con la colaboración de la sociedad emiratí Abu Dhabi & Arts Foundation.

«Eötvös no es sólo una de las primeras voces de la composición de nuestro tiempo, sino un director de orquesta excepcional, y que nuestros alumnos puedan trabajar estos días con él es un sueño hecho realidad», aseguró O'Shea en la presentación. El mecenazgo de Freixenet con la Escuela empezó en 1995. La edición de julio del Encuentro estará configurada por cincuenta conciertos. Tras el concierto inaugural, prolongará su estancia en Santander como compositor residente invitado.