Eurovisión: La diva de 'Fuego' contra el resto

Elena Foureira, representante de Chipre. /
Elena Foureira, representante de Chipre.

Elena Foureira, representante de Chipre, es la gran favorita para ganar el festival. Netta, de Israel, y el dúo francés Madame Monsieur amenazan su corona

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

Salvador Sobral, el ganador del Festival de Eurovisión de 2017 con la balada 'Amar pelos dois', dejó boquiabiertos a muchos de sus rivales por el discurso que recitó tras su victoria: «La música no son fuegos artificiales». Pero este año en su país, Portugal, que acoge el certamen, la favorita en todas las apuestas parece querer quitarle la razón. La representante de Chipre, Eleni Foureria (nacida en Albania como Entela Fureraj, aunque criada en Grecia), ha conseguido generar un consenso entre seguidores y prensa que podría darle a la nación isleña la primera victoria de su historia en la final de este sábado (TVE, a partir de las 21.00 horas). Algunos ya la apodan la 'Beyoncé del Mediterráneo' por el carisma que derrocha cada vez que interpreta 'Fuego', la canción de ritmo latino que defiende entre un despliegue de lanzallamas en cada ensayo en el Altice Arena de Lisboa. Hasta ahora solo Netta, de Israel, y el dúo francés Madame Monsieur, amenazan su corona.

Pero la segunda parte del discurso de Sobral también ha calado, «la música es mensaje, son sentimientos». Y los dos grandes temas que preocupan en común a toda Europa, la inmigración y el feminismo, también están presentes en el Festival. El primero de ellos viene de la mano de la pareja formada por Émilie Satt y Jean-Karl Lucas (Madame Monsieur). Su canción, 'Mercy', narra la historia de Misericordia, un bebé nigeriano que nació en marzo de 2017 a bordo de un barco de rescate en el Mediterráneo. Lo hacen vestidos de negro, de forma discreta, pero con un sentimiento que cala y que ha puesto de relieve el debate de la acogida de refugiados en el país galo. Un 'run-run' que suma puntos en Eurovisión.

«No soy tu juguete»

El feminismo llega de la mano de Netta, clara favorita hasta que Chipre le pegó el 'sorpasso' el miércoles en la primera de las dos semifinales, dónde ambas se vieron las caras. Su canción, Toy, es un caramelo envuelto de celofán 'friki' por el cacareo con el que arranca (ella es experta en la técnica del 'loop' y en el uso de los sintetizadores), pero contiene un mensaje directo a la yugular: «I'm not your toy, you stupid boy» («no soy tu juguete, chico estúpido», en español). Su problema es que el tema triunfó muy pronto, en marzo ya era conocido y bailado por los eurofans, y ha perdido el factor sorpresa. Pese a todo, el propio Sobral, en una entrevista al diario portugués Público, criticó duramente a la cantante: «Su canción me parece horrible»

.

Un escalón por debajo se encuentra Mikolas Josef, representante de la República Checa. El joven cantante sufrió una grave lesión hace una semana, durante los primeros ensayos, después de golpearse la espalda tras intentar realizar un salto mortal sobre el escenario. El parte médico no era nada alentador y él mismo declaró que «no puedo ni moverme» mientras estuvo hospitalizado. Sin embargo regresó de forma triunfal el miércoles y consiguió clasificarse para la final. Su canción, 'Lie to me', es una mezcla de sonidos entre Justin Timberlake y Bruno Mars, una receta que suele llegar al 'top' 10 en Eurovisión.

El que ya sabe lo que es ganar el concurso es Alexander Rybak, que venció en 2009 representando a Noruega y volverá a competir bajo la misma bandera este año. Lo tiene difícil, tan solo el irlandés Johnny Logan consiguió el primer puesto dos veces Eurovisión, y posteriormente repetiría una tercera vez, aunque como compositor (1980, 1987 y 1992). Su argumento para igualar tal proeza es 'That's how to write a song' ('Así es como se escribe una canción'), un tema que ha causado buenas sensaciones en Lisboa.

Por su parte, Amaia y Alfred, los representantes españoles, siguen estando en la decimocuarta posición en las casas de apuestas. De 'Tu canción' sigue destacando la química que existe entre ellos, sus voces y que no han fallado en ninguno de los ensayos. Pero parece que este año, si no se produce una sorpresa, reinarán otros en Eurovisión.

Más información

 

Fotos

Vídeos