Atletismo

Dos balas de plata

Los atletas Lara Gómez y Víctor Gutiérrez posan en las pistas de La Albericia con sus medallas de plata. /Alberto Aja
Los atletas Lara Gómez y Víctor Gutiérrez posan en las pistas de La Albericia con sus medallas de plata. / Alberto Aja

Los atletas Lara Gómez y Víctor Gutiérrez logran sendos metales en los Nacionales sub 23 de Salamanca | La velocista y el mediofondista suben al segundo cajón del podio en las pruebas de 60 lisos y 3.000 metros, respectivamente

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYARSantander

El atletismo cántabro brilló el pasado fin de semana en Salamanca en los Nacionales sub 23 de pista cubierta cuando dos corredores cántabros, de los seis que participaron en la prueba, se coronaron como subcampeones de España. La velocista Lara Gómez (Los Corrales de Buelna, 1997) y el mediofondista Víctor Gutiérrez (Santa Cruz de Bezana, 1997) compitieron livianos, como si corriesen con alas en los pies y se colgaron sendas medallas de plata en 60 metros lisos y 3.000 metros, respectivamente, en pista cubierta. Y eso que no era el mejor escenario. Los rivales en ambas categorías eran fuertes y hacerse con el primer puesto en el cajón del podio quedaba prácticamente descartado, por eso la plaza de subcampeones deja un regusto más que dulce en ambos corredores.

Lara triunfó en sus carreras de las eliminatorias y semifinales con un crono de 7.69 y 7.57, respectivamente. Aunque en la eliminatoria estuvo «nerviosa, a pesar de ser la más fácil», en las semifinales fue «a por todo». Logró un buen tiempo, y eso que al principio no arrancó bien. «Salí mal, muy mal, porque recuerdo que nos tuvieron un montón de tiempo en listos, y me desconcerté un montón», rememora. En cambio en la final sus ganas de demostrar de lo que era capaz pudieron más que el miedo o los nervios y voló hasta parar el reloj en 7.53. Una cifra que le ha hecho batir su marca personal y que la corredora piensa reducir aún más esta temporada, algo que ayudará a acumular méritos de cara al Europeo al aire libre de la categoría del mes de julio en Suecia.

Las ganas de regresar con medalla le llevaron a seguirle el paso a Paula Sevilla, la ganadora, que registró un tiempo de 7.43, a pesar de que Lara sabía que la manchega era una rival casi imposible de alcanzar. «Sabíamos todas que se nos escapaba un poco de nuestras posibilidades», reconoce. A pesar de ello sus expectativas eran altas. La competición estaba abierta y podía pasar cualquier cosa ya que aunque había mucho nivel en la prueba de velocidad las marcas de las participantes eran parejas. Había opciones. «Yo confiaba en mí, sabía que Sevilla se nos escapaba, pero que yo podía estar ahí». Su idea era acercarse el máximo posible a la marca de la manchega. Dicho y hecho. Estaba dispuesta a marcar la diferencia y recuperar la confianza que una temporada de lesiones, la pasada, le había robado. «Es una medalla muy importante para mí por la marca personal y porque la temporada pasada estuve lesionada. Por eso tenía este reto». Y no sólo mejoró su marca personal, sino que rozó el récord de Cantabria en promesas. Se quedó a una centésima de un título que por ahora ostenta la velocista Patricia Morales.

«Sabía que Paula Sevilla se nos escapaba al resto, pero también que yo podía estar ahí. Tenía confianza» Lara Gómez | Atleta

Lara, que compite con el Valencia Sports, sabe lo sacrificada que es la vida en las pistas. Una férrea rutina para una joven de 21 años, pero que tiene su recompensa. Unos esfuerzos que ya llevaron a esta admiradora de Usain Bolt a convertirse en campeona de Europa en relevos 4x100 en el Europeo sub 23 en Bydgoszcz (Polonia). Algo que no imaginaba cuando pisó las pistas por primera vez de la mano de sus madre siendo una niña.

Valiente

Tan solo cuatro segundos separaron a Víctor González de la medalla de oro que se llevo el gallego Tariku Novales en los 3.000 metros. El cántabro cruzo segundo la línea de meta con un tiempo de 8:29.30 y su rival lo hizo en 8:25.15. A cuatro segundos de la gloria. Y eso que el corredor del CDE Santa Cruz Bezana hizo una carrera más que valiente. Salió en cabeza para evitar encerrarse en el pelotón y se lanzó como una bala a perseguir al gallego, pero le faltó el último aliento para darle caza. «En el primer kilometro el favorito se puso en cabeza y yo me puse detrás de él, a seguirle el ritmo. Nos escapamos los dos y cuando quedaban 500 metros para al ataque final no fui capaz de responder», cuenta.

«Esta medalla es una alegría de la leche. La más importante que he ganado» Víctor Gutiérrez | Atleta

La medalla de plata ha supuesto para Víctor una inyección de confianza. Un regreso a la competición por todo lo alto. Es su deshielo deportivo después de encadenar varias lesiones durante los últimos tres años. Un soplo de esperanza que llega en el mejor momento. «Después de haber estado tanto tiempo lesionado, que lo pasé mal, mis expectativas eran hacer una buena carrera y salir contento». Y vaya si lo ha logrado, por eso reconoce que «esta medalla es una alegría de la leche, la más importante que he ganado», cuenta entre risas. Ahora toca mirar al futuro. El corredor ya se está preparando para su próximo reto, los 1.500 metros en los Campeonatos de España al aire libre que se celebrarán en julio. «Quiero estar al nivel y correrlos igual de bien». Suena convicente, dispuesto a marcar la diferencia.