Balonmano | Asobal

El DS Blendio Sinfín se queda sin gasolina en Irún

El equipo santanderino defiende en una jugada de ataque del Bidasoa./@CDBidasoaIrun
El equipo santanderino defiende en una jugada de ataque del Bidasoa. / @CDBidasoaIrun

Pese al gran inicio, los de Reñones no puede arañar ningún punto en la pista del segundo clasificado y caen derrotados por 32-27.

DM .
DM .Santander

El DS Blendio Sinfín visitaba una de las pistas más difíciles de la categoría. Enfrente, tenía a un Bidasoa-Irún, segundo clasificado de la categoría y malherido de su eliminatoria de la Copa del Rey. A pesar del buen inicio cántabro, los locales, con el cambio de portero han comenzado a reducir la diferencia de cuatro goles conseguido por los de Reñones en el ecuador de la primera parte, y rematar en la segunda parte para conseguir la victoria que le mantiene en la lucha por el segundo puesto. La mayor profundidad del banquillo local ha sido determinante para la victoria.

32 Bidasoa

Rangel, Zabala (6 goles), Odriozola (3), Serrano (3), Barthe (2), Salinas (7) y Tesoriere (1) - equipo inicial- Ledo, Cavero (0), Aldaba (0), Salinas (0), De La Salud (5), Renaud (1), y Seri (4).

27 Blendio

Ibañez, Pla (5 goles), Postigo (0), Da Silva (6), Herrero (5), Vallés (6) e Iglesias (0) - Equipo inicial- Salvarrey, Muñiz (0), Rubio (0), Valverde (0), Torriko (0), Lastra (0), Sola (0), Basualdo (0) y Dimitrievski (5).

Árbitros.
Ignacio García Serradilla y Andreu Marín Llorente. Amonestaron al local Seri (17´) y al visitante Dimitievski (8´). Excluyeron por dos minutos al local Cavero (10´) y a los visitantes Valverde (24´) y Da Silva (31´ y 40´).
Marcador cada cinco minutos.
2-2, 3-5, 5-8, 9-11, 11-13, 16-15 - Descanso-20-17, 22-18, 25-20, 28-22, 29-23 y 32-27 - Final-.
Incidencias.
Partido correspondiente a la jornada 25 de la Liga Asobal disputado en el Polideportivo Municipal de Artaleku.

El inicio del partido ha sido lento en cuanto al ritmo del ataque se refiere, dado que ambos equipos han estado acertados en defensa, impidiendo los cómodos lanzamientos ofensivos. Poco a poco, y en el juego estático, Da Silva comenzaba a conectar con Herrero, que conseguía abrir espacios en la defensa local. Gracias a esa conexión, los visitantes igualaban el gol inicial de Renaud, y pese a ir igualados, tenían la delantera en el marcador.

Los visitantes, se aprovechaban de la presión que tenían los locales, intentando defender la segunda plaza de la categoría. Mientras que los locales contaban con esa presión, los visitantes, ya con la permanencia conseguida, se centraban en el partido para conseguir sumar más puntos en la clasificación. Con esa presión, y la gran defensa visitante, los bidasoatarras veían como los cántabros se adelantaban en el marcador. Samuel Ibañez se aprovechaba del trabajo defensivo de su equipo para detener los lanzamientos exteriores de los locales.

Con una defensa cerrada en los seis metros, los locales se pasaban el balón con comodidad, alejados de la línea de peligro. De esa comodidad se aprovechaba Alberto Pla, para conseguir dos recuperaciones de balón. Tras los dos robos, el lateral izquierdo salía en contraataque, para marcar dos goles más en su casillero. Así, los cántabros conseguían ampliar la diferencia de goles hasta los cuatro en el ecuador de la primera parte (4-8).

Un tiempo muerto tampoco daba resultado a Jacobo Cuétara, que veía que se le escapaba la victoria, y así se apretaba aún más la clasificación. Los cambios realizados en su equipo titular tampoco le surtían efecto, y es por ello, que el entrenador local optaba por un cambio de cromos en la portería, y con la entrada de Xoán Ledo, los locales comenzaban a endurecer la defensa.

Con la defensa local parando el juego visitante, y con un juego ofensivo más eficaz desde la línea exterior, los locales comenzaban a reducir la diferencia del marcador. La primera exclusión de los visitantes en los minutos finales de la primera parte, de Valverde, también hacía mella en el juego visitante, ya que los locales han aprovechado la superioridad para gracias a un gol en los últimos segundos de Barthe, llegar por delante en el marcador. Los visitantes anotaban mediante Jorge Da Silva a falta de diez segundos para llegar al descanso, pero un saque rápido, y en contraataque, Barthe superaba a Salvarrey y conseguía por segunda vez colocar a su equipo por delante en el marcador.

En la reanudación, en la primera defensa, los árbitros, mal para ambos equipos, excluían al visitante Jorge Da Silva. Con la superioridad en ataque, los locales, mediante Mikel Zabala, conseguían batir a Samuel Ibañez desde el extremo, y así dar a su equipo una renta de dos goles.

@CDBidasoaIrun

En ataque, sin Da Silva, era Dimitrievski desde lanzamientos exteriores quien intentaba mantener al equipo cerca en el marcador. Con el paso de los minutos, los locales seguían firmes en ataque, la defensa visitante no era tan efectiva como al inicio, y los locales conseguían lanzamientos más cómodos, impidiendo que los locales bajasen su ritmo anotador.

Los de Reñones no veían el modo

Con el paso de los minutos, los locales, con la ayuda de sus aficionados, seguían enchufados en el encuentro, endureciendo la defensa. Los de Reñones, no veían el modo de superar ni la defensa local, ni a Ledo, y eso comenzó a hacer mella en el juego ofensivo. Con un movimiento del balón rozando la pasividad, hacía que los lanzamientos fueran más forzados, y así era imposible reducir la diferencia. Los bidasoatarras, en cambio, conseguían diferentes parciales que le permitía ampliar la diferencia del marcador, consiguiendo rentas de seis goles.

Reñones, intentaba cambiar la defensa con el cambio de portero en el ecuador de la segunda parte con la entrada de Salvarrey, y aunque el hoy portero suplente, sí conseguía parar más lanzamientos, la renta no ha bajado de los cuatro goles.

En los minutos finales, y con la diferencia ya insalvable, los visitantes mediante Vallés y Herrero sí conseguían superar a Ledo, pero ya no tenían opciones de luchar por la victoria.

Pese al gran inicio de los visitantes, los locales con mayor rotación conseguían superar la defensa en la segunda parte. Para los de Reñones, con sólo cinco jugadores anotando goles, ha sido difícil mantener el ritmo del partido a lo largo de todo el partido.