«Ni Froome debe aceptar esa victoria ni Cobo dejar de luchar por ella»

Manolo Saiz y Juanjo Cobo en un acto tras la victoria del cántabro./Daniel Pedriza
Manolo Saiz y Juanjo Cobo en un acto tras la victoria del cántabro. / Daniel Pedriza

Manolo Saiz critica el tiempo que se ha tardado en resolver el proceso

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

La sanción de forma retroactiva por dopaje debido a anomalías en el pasaporte biológico del cántabro Juanjo Cobo ha pillado por sorpresa al mundo de ciclismo. El cabezonense, vencedor de la Vuelta a España en 2011, podría ser descalificado en esta prueba. La noticia cayó ayer con la fuerza de una bomba que arrasa todo a su paso en el mundo del ciclismo cántabro, que ha enmudecido y permanece en silencio. Un silencio que sólo Manolo Saiz ha querido romper. Para Saiz, quien fuera máximo responsable del equipo ONCE Liberty Seguros y uno de los impulsores del circuito UCI ProTour, la noticia «es indecente». El director deportivo considera que «no se puede esperar ocho años para resolver un tema del mundo del deporte».

Ver más

Según la sanción que anunció ayer la UCI, la victoria de la Vuelta 2011 iría a parar al británico Chris Froome, que había quedado segundo. Un aspecto con el que Saiz tampoco está de acuerdo. «Se lo tendrán que replantear. Ni Froome debe aceptar esa victoria ni Juanjo Cobo debe dejar de luchar por ella», señala y argumenta que no le parece consecuente que este asunto aparezca ahora. «Si eso te lo dicen en el año 2012 puede tener un significado, pero ahora en 2019, justo cuando está a punto de prescribir todo, no me parece que sea coherente por parte de la Unión Ciclista Internacional, que debe defender a todos».

A pesar de que la UCI en su comunicado afirma que la sanción es recurrible y que el exciclista cuenta con un mes para hacerlo, Saiz afirma que habla «por experiencia» para colegir que «aunque se apele, el daño ya está hecho». El director deportivo se vio inmerso en la Operación Puerto a mediados de la pasada década y recuerda las consecuencias. «Yo gané el juicio de la Operación Puerto, pero aquí sigo en mi casa y me quitaron absolutamente todo lo que tenía. Una vez que han producido el daño, qué vas a recurrir», aduce.

Una nueva vida

Cobo colgó la bicicleta en 2014 y en la actualidad se dedica a la representación de productos lácteos. «A veces me encuentro con Juanjo y está cumpliendo con su trabajo con los quesos y la leche y todo eso... Es una persona que tiene resuelta su vida laboral y ha pasado una situación difícil psicológica que pasó en su momento. Ahora ¿qué toca remover?», señala Manolo Saiz. Y es que para muchos profesionales del deporte abandonar la disciplina en que compiten y reubicarse en el mundo laboral es una situación compleja «en todos los sentidos».

Cobo ganó la vuelta a España que ahora puede perder y después le costó encontrar equipo. Finalmente recaló en la estructura de lo que hoy es Movistar y esa fue su última parada antes de dejar el mundo del deporte profesional. «Cuando uno deja la bicicleta son momentos muy difíciles. Estás acostumbrado a andar en bici, viajar, hacer otro tipo de cosas... Y cuesta. Juanjo ha rehecho perfectamente su vida, tiene un trabajo normal y sacrificado... Ya no viene a cuento hacer daño a las personas», argumenta Saiz. «Detrás de cada ciclista hay una persona y a mí aquí me falta humanidad».

«Lo respetamos, pese a no ser una buena noticia para el ciclismo»

Javier Guillén, director de la Vuelta a España, mostró su «respeto» y recordó su «compromiso antidopaje» tras conocer la decisión de la UCI de declarar a Juan José Cobo, ganador de la ronda española en 2011, «culpable de una violación de la regla antidopaje, de uso de una sustancia prohibida en los años 2009 y 2011 detectadas en su pasaporte biológico».

«Respetamos la decisión. Aunque no sea una buena noticia para el ciclismo en general prefiero que se esclarezcan este tipo de cosas. Lo importante es que se demuestra que se está combatiendo el dopaje», señaló Guillén. El dirigente de la Vuelta, por otra parte, abogó «porque este tipo de resoluciones sean más rápidas». La decisión puede ser apelada ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo de conformidad con el Artículo 30.2 de las Reglas de Procedimiento del Tribunal Antidopaje de la UCI y el Artículo 74 de la Constitución de la UCI en el plazo de un mes a partir de ayer. El dirigente, que expresó el «respeto» y solicitó mayor premura en las decisiones por parte de la UCI, habló se manera sutil en nombre, como es lógico, de toda la estructura de la Vuelta a España que tan solo puede acatar las normas de la UCI.