Ciclocross

Una medalla de chocolate amargo

Gonzalo Inguanzo, en pleno esfuerzo durante la prueba de ayer en Pontevedra. /LOF
Gonzalo Inguanzo, en pleno esfuerzo durante la prueba de ayer en Pontevedra. / LOF

Cantabria termina cuarta, a tan solo diez segundos del podio, en la prueba de relevos del Campeonato de España que se celebra en Pontevedra

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

A las puertas del podio. A diez segundos de la medalla de bronce. El equipo de Cantabria de relevos de ciclocross tardará en quitarse de encima esa sensación de rabia que desde ayer tiene después de acercarse a la gloria en el Campeonato de España y acabar en cuarta posición. En la última vuelta al rapidísimo y nada técnico circuito pontevedrés se le escapaba cualquier posibilidad de metal. A ninguno de los seis componentes del grupo le encajaba las condiciones del trazado de la prueba y para colmo, un contratiempo la víspera en forma de gripe borró a Kevin Suárez de la alineación.

Con todo en contra, Alain Suárez, José Domingo Cadavieco, Sandra Trevilla, Gonzalo Inguanzo, Saúl Calzada y Adrián García, el sustituto de Kevin, estuvieron metidos en la pelea hasta el final, pero no pudieron continuar la racha triunfal que les había colocado en el salida de la cita como favoritos, entre otras cosas por sus dos entorchados en los últimos tres años (2016 y 2018).

La prueba por relevos cumplió con las expectativas; la ausencia de elementos técnicos y la poca dureza en el trazado apuntaban una carrera muy rápida e igualada. El sol acompañó a los participantes y el frío y la falta de lluvia impidió que el barro se convirtiera en protagonista, circunstancia que penalizó a Cantabria y a Valencia, dos de los favoritos a ocupar los puestos de honor. Finalmente fue Galicia, quien sí hizo valer su condición de candidato y de anfitrión y se llevó el oro, seguido de País Vasco y Asturias, que completaron el podio nacional.

Alain Suárez, favorito en la prueba de cadetes

Hoy turno para las categorías master y cadete. Cantabria parte con muchas posibilidades de llevarse la primera medalla, además de oro con Alain Suárez en cadetes (15.50 horas). El ciclista cántabro ha demostrado esta temporada su tremendo potencial y parte con muchas papeletas de hacerse con el título nacional. Suárez ganó en 2018, cuando aún era de primer año en la categoría, y hoy será el favorito número uno y el que marcará la estrategia del resto. En féminas (15.00 horas), el objetivo de Cantabria será el de colocar a alguna de las integrantes de la selección entre los diez primeros.

Por otro lado, José Domingo Cadavieco será también candidato a lo más alto en máster 30 (12.00 horas). El incombustible Óscar Negrete optará a un puesto en el podio en master 40 (10.45 horas), lo mismo que el corraliego Javier Conde en master 50 (9.30 horas).

El combinado de la región optó por mover como mejor pudo sus efectivos y dejó para el último relevo al junior, Gonzalo Inguanzo, uno de los corredores más potentes de la categoría. No tuvo su día y la rapidez con la se rodó hizo estéril el esfuerzo del chaval, que arrancó su posta a tan solo diez segundos de la cabeza. El primero en entrar en competición fue el master José Domingo Cadavieco, seguido de Saúl Calzada, Sandra Trevilla, Alain Suárez, Adrián García y, por último, el ya mencionado Gonzalo Inguanzo. Cantabria llegó a ponerse en primera posición en el primer relevo. Pronto Galicia dejó claro que en su casa era el rival a batir y con Saúl Calzada en pleno esfuerzo, logró arrebatarle la cabeza. En ese momento de la carrera Cataluña dijo adiós a cualquier posibilidad de medalla al sufrir problemas mecánicos.

El corraliego Kevin Suárez, con un proceso gripal, se cayó de la alineación la víspera

Las estrategias de los equipos comenzaban a surtir efecto para unos y a otros a dejarles fuera de combate. Al aproximarse la tercera posta fue País Vasco el que cogió el liderato de la prueba de la mano de Ibarrola. Se produjeron muchos cambios en los apenas siete minutos de lucha agónica para cada corredor. País Vasco, Galicia y Valencia se ponían en cabeza y Cantabria se quedaba cuarta a veinte segundos de los primeros. Con alternativas constantes en los puestos se llevó al quinto relevo, Valencia perdió comba, y Asturias se sumó al grupo con los cuatro primeros combinados autonómicos en apenas diez segundos. La emoción era total y cualquiera podía quedarse fuera de las medallas o ganar el oro. Los vascos aventajaban a Galicia en cinco segundos, los mismos que Asturias le sacaba a Cantabria.

Última vuelta de infarto

Era complicado hacer apuestas y los seleccionadores confiaban en que la estrategia de dejar a uno de los corredores más fuertes para el final pudiera ser el secreto del éxito. País Vasco comenzó el último relevo en cabeza, con el veterano Ruiz de Larrínaga como responsable y con el aliento en el cogote de Feijoo, el protagonista del equipo gallego. Asturias y Cantabria se jugaban el bronce por detrás. Con el público entregado, Feijoo fue en volandas y superó a Larrínaga, en un sprint emocionante, para llevar a los suyos al título nacional.

También en los metros finales fueron los asturianos los que relegaron a Cantabria al puesto más difícil de asimilar para un favorito, el cuarto. El sexteto cántabro se quedó con un sabor agridulce, pero asumiendo que esta vez el trazado y las condiciones del circuito gallego no se correspondían con las que hubiese deseado cualquiera de sus integrantes. La baja de última hora de Kevin Suárez, sin ser decisiva, es evidente que mermó el potencial del combinado. Tampoco se contó con Ismael Esteban, concentrado en revalidar su dos últimos títulos (2017 y 2018).

Clasificación

1. Galicia 46.43

2. País Vasco a 3 segundos

3. Asturias a 9 s.

4. Cantabria a 19 s.

5. Valencia a 1.18

6. Cataluña a 1.35

7. Madrid a 2.02

8. Islas Baleares a 3.15