Grupo B

España, soñadoras del partido a partido

Las jugadoras de la selección celebran un gol ante Sudáfrica. / Afp

Las futbolistas huyen de la euforia que ha dado el primer triunfo mundialista y recuerdan que «no hay nada fácil en el fútbol y el deporte; si queremos algo nos va a costar»

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

El histórico triunfo ante Sudáfrica en el estreno del Mundial de Francia ha dejado una mezcla de sensaciones en la selección española femenina. Por una lado, la lógica alegría de la primera victoria en una cita histórica, y además con remontada, y por otro la prudencia dado que aún no se ha conseguido nada. Aunque la canción 'Soñadoras' que el grupo 'Taburete', liderado por Willy Bárcenas y Antón Carreño, ha hecho para apoyar a la selección inspira -recuerda a las chicas de Vilda que son «soñadoras en las victorias y en las derrotas»-, nadie quiere dejar de tener los pies en el suelo. Por ello, siguen con la misma idea que antes de comenzar el campeonato: partido a partido.

Todas confesaron que el primer triunfo fue «una liberación» y más por cómo se produjo. Una vez logrado el primer objetivo sólo tienen en la cabeza una palabra: Alemania. «No vamos a pensar mucho que somos primeras de grupo», asegura Irene Paredes, una de las capitanas de la selección. «Quedan dos partidos y ahora solo tenemos que pensar en Alemania. Centrarnos en ese partido y lo que tenga que venir vendrá», añade Marta Corredera. Una opinión que se ha instalado en la concentración de la selección en Le Havre como confiesa Nahikari García, que salió desde el banquillo ante las africanas. «Hay que ir haciendo las cosas bien e ir paso a paso. Si se piensa más allá yo creo que nos equivocamos», avisa.

«Hay que ir partido a partido. El Mundial es muy largo y pensar en los octavos de final sería un error» Marta Corredera

El propio seleccionador Jorge Vilda reconocía tras la victoria ante Sudáfrica que «es mejor aprender de los errores ganando pero ya debemos pensar en el siguiente rival». Vilda, que antes de que comenzara el Mundial defendía que «cualquier selección puede ganar a cualquiera», se muestra optimista pero sin lanzar las campanas al vuelo: «Esto no ha hecho más que empezar». No cae en saco roto que China pudo adelantarse ante Alemania pero «al final ganaron las germanas 1-0. Ahora nosotros tenemos un gran enfrentamiento ante una de las favoritas al título y a la que nunca se le ha ganado», recuerda.

Sólo piensan en Alemania

Las futbolistas, que siguen con el subidón del primer triunfo mundialista, no paran de escuchar mensajes de prudencia y tranquilidad para que nadie «pierda la cabeza» en las horas previas al segundo encuentro. «Hay que ir partido a partido. El Mundial es muy largo y pensar en los octavos de final sería un error», avisa Marta Corredera cuando se les recuerda que son primeras de grupo –por la diferencia de goles- y que sumar ante Alemania les daría prácticamente el pase a los octavos de final. «Es algo que no se nos pasa por la cabeza», apunta la portera Sandra Paños. «Sabemos que el primer partido era muy importante, pero venimos a ganarlos todos», afirma confiada.

«Hay que ir haciendo las cosas bien e ir paso a paso. Si se piensa más allá yo creo que nos equivocamos» Nahikari García

Alemania, a la que hace unos meses se enfrentó la selección con empate en el marcador, es el siguiente reto de un grupo «unido» y en el que lo que importa es «el colectivo». Un mensaje que tienen interiorizado desde hace meses. «Quedan dos partidos y ahora solo tenemos que pensar en Alemania, centrarnos en ese y lo que tenga que venir será. El primero fue una liberación», señala Corredera. Mientras Irene Paredes, con experiencia internacional, recuerda que «tenemos que corregir los errores de Sudáfrica y ver las cosas buenas y malas, y a pensar en Alemania. No hay nada fácil en el fútbol y el deporte y si queremos algo nos va a costar», sentencia la central española.

En la selección nadie quiere precipitarse ni pensar en lo segundo cuando sólo se ha conseguido lo primero... que, además, por ahora es insuficiente para pasar seguir en el torneo. Son 'soñadoras' pero con los pies en el suelo e insisten que quieren ir despacio, paso a paso.