Jornada 2

España coge confianza ante Bonello

Morata celebra el primero de sus dos goles a Malta./AFP
Morata celebra el primero de sus dos goles a Malta. / AFP

Un doblete de Morata tumba a la débil Malta en un partido frío, marcado por la ausencia en el banquillo de Luis Enrique

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a La Valeta

Sucedió lo esperado entre Malta y España pero esta vez no hubo gritos de alegría en la casa de los Martínez cuando la selección marcaba goles a Bonello, un portero maltés. Si en diciembre de 1983 Luis Enrique salía a gritar a la ventana de la Avenida de Portugal en Gijón de alegría como cualquier español y en 1996 lo daba todo en el césped a las órdenes de Javier Clemente para superar a los isleños, esta vez no pudo colaborar con los suyos en la esperada y, casi lógica, victoria en La Valeta.

«El fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes», sentenció una vez Jorge Valdano. A nadie se le escapa que la familia es la prioridad de todos. Esa que siempre está ahí, en los buenos y malos momentos. 'Lucho', igual que compartió con ella la gloria del triplete azulgrana sobre el césped en Berlín en junio de 2015, no dudó en viajar hasta su casa de madrugada para estar ahí cuando, en los instantes de duda, más se necesita el apoyo y el afecto.

Su selección entendió la situación, se puso a las órdenes de Robert Moreno, su mano derecha desde los tiempos menos gloriosos, y se conjuró en sacar el partido adelante en La Valeta. No sería misión sencilla un encuentro que quizá muchos esperaban fuera un paseo aunque los precedentes decían lo contrario. Una de esos triunfos incluso fue por la mínima, aquel de 1983 que se emitió en diferido por TVE. Pocos duelos con los isleños, pero todos dejaron algo para el recuerdo.

0 Malta

Bonello, Caruana (Micallef, min. 86), Zerafa, Zach Muscat, Mbong (Rowen Muscat, min. 65), Borg, Mintoff (Mifsud, min. 70), Guillaumier, Fenech, Corbolan y Nwoko.

2 España

Kepa, Sergi Roberto, Ramos, Hermoso, Gayà, Saúl (Jesús Navas, min. 65), Rodri, Canales, Asensio, Morata (Rodrigo Moreno, min. 78) y Bernat (Muniain, min. 56).

goles
0-1: min. 31. Morata. 0-2: min. 72. Morata.
árbitros
Andrew Dallas (Escocia). Amonestó a Rowen Muscat.
incidencias
Nacional Ta'Qali. Partido del grupo F correspondiente a la segunda jornada de la fase de clasificación para la Euro 2020. Casi lleno. Unos 16.462 espectadores, de ellos 365 españoles, ya que hubo algunos colocados en zonas no habilitadas para ello. Luis Enrique se ausentó del partido por «motivos familiares de fuerza mayor» y Robert Moreno, segundo técnico, fue el seleccionador interino. Sergio Ramos fue abucheado cuando se le nombró por megafonía al dar la alineación y con menos intensidad cada vez que tocó la pelota.

El equipo, con ocho novedades pero con Morata y Asensio repitiendo en punta, se mostró decidido a cumplir las órdenes del técnico, convencido de la idea de juego y al que sólo le preocupó la falta de puntería ante Noruega. Avisó el míster que el gol se recuperaba con confianza y quizá por ello mantuvo a Morata y Asensio en el equipo junto al capitán Ramos. Su apuesta tuvo premio. El '7' volvió a ver puerta y se quitó una losa de encima con su doblete. El gol a Bonello llegó, por lo que España igualó la mejor racha marcando fuera (14 partidos) y suma 32 celebrando al menos un tanto.

Más información

Pocos espacios, ritmo bajo

Costó media hora porque Malta defendía con 9 futbolistas por delante de Bonello, solo con Nwoko algo más adelantado. Asumió el cuadro dirigido por Farrugia, presente en aquel día lejano de Sevilla, que estar encerrado atrás, manteniendo la posición, tapando todas las vías de penetración le permitiría maniatar a España. Lo logró a medias porque 'La Roja', además, improvisó poco, lo que le costó generar ocasiones a diferencia de lo visto ante Noruega cuando sólo faltó precisión. Asensio intentó filtrar alguna bola al área por la derecha mientras que en la izquierda Bernat, por delante de Gayá, no percutió ya que jugó más por dentro que pegado a la cal para abrir a la zaga rival.

Así, la mejor opción eran las llegadas de Saúl desde atrás hasta que Morata, tras un manso cabezazo, controló con el muslo izquierdo una bola larga de Mario Hermoso para plantarse ante Bonello. Le pegó con la izquierda algo centrada pero entró en la red tras pasar entre la mano y el cuerpo del portero. Bonello, que en la previa se alejó de la prensa española como de la peste para evitar recordar el 12-1 de su padre, falló en la primera que le exigieron aunque después se entonó. Encontró el premio Morata, en un remate peor que algunos de lo que completó en Mestalla, para cerrar muchos meses de sequía anotadora en la selección.

España, ya por delante, vivía cómoda en el partido porque no le inquietaban aunque Malta incrementó su agresividad defensiva a medida que caían los minutos. Se fue Bernat, que no asustó como extremo izquierdo, y entró Muniain, en un 'revival' del pasado ya que su única vez fue en 2012, cuando España dominaba el fútbol a nivel mundial y europeo. Agitó el duelo su presencia y contagió a Asensio, que obligó a intervenir a Bonello que hasta dejó algún rechace de mérito, como uno a zapatazo de Ramos.

Navas, asistente

Entró Jesús Navas al lateral y subió al centro del campo Sergi Roberto, el chico para todo. El andaluz, a sus 33 años, regateó para poner una bola precisa a Morata, que de cabeza puso la sentencia a un partido por el que España nunca temió. Ganó por su entrenador, ese que siguió creyendo en su goleador cuando marró seis ocasiones hace tres días. «Es la confianza mutua, la que mantiene unidos los grupos humanos», decía Henry Louise Mencken. Por ahora, Luis Enrique, mientras consigue perfeccionar su idea de juego, ha logrado con ella que su equipo se comporte como una familia.