Real Madrid

El eterno baile en la portería blanca

Keylor Navas, durante un entrenamiento del Real Madrid. /Reuters
Keylor Navas, durante un entrenamiento del Real Madrid. / Reuters

Keylor Navas ha pedido salir antes del cierre del mercado y deja al Real Madrid en una situación complicada tras las cesiones de Lunin y Luca Zidane

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

No hay verano sin culebrón en la portería del Real Madrid. Si hay una posición complicada en el equipo blanco en los últimos años esa es la de portero. Cuando parecía definitivo que Thibaut Courtois y Keylor Navas iban a ser los encargados de defender la portería, la decisión del costarricense de buscar una salida a su suplencia ha cambiado los planes de la directiva. El tres veces campeón de la Champions League esperaba que su situación cambiase esta temporada con el retorno de Zinedine Zidane, su máximo valedor, pero la titularidad de Courtois en el primer partido de Liga ante el Celta, le ha hecho ver que se le presenta un año complicado y ha pedido a la dirección técnica salir del equipo, según 'Marca'. Y el propio Zidane avisó en abril que «no va a haber debate el año que viene sobre los porteros». Y ha elegido a Courtois.

El propio Zidane avisó en abril que «no va a haber debate el año que viene sobre los porteros». Y ha elegido a Courtois.

Este hecho ha provocado que Navas cambie con la idea inicial que tenía y haya pedido salir ahora. El costarricense se arrepiente de no haber aceptado la oferta que tuvo a principios de verano del PSG -hizo un gesto de despedida en el último partido de Liga de la pasada campaña ante el Betis- y parece haberse convencido de que las rotaciones en este puesto pasaron a la historia. Navas parece haber decidido irse a pesar de ser uno de los futbolistas más respetados en el vestuario del equipo blanco por su humildad y saber estar y haber sido un ejemplo de comportamiento e implicación incluso cuando no ha entrado en los planes del entrenador de turno. Cuando sólo quedan diez días para el cierre del mercado, el Real Madrid se ha encontrado con una patata caliente con el tiempo en contra.

Cesiones de Luca Zidane y Andriy Lunin

En el Real Madrid se contaba con que Navas pudiera salir del equipo este verano, pero nunca que fuera a ocurrir en los últimos días del mercado y después de haber cerrado las cesiones de Luca Zidane y Andriy Lunin al Racing de Santander y Valladolid, respectivamente. En caso de que se confirme la marcha del costarricense, la alternativa a Courtois sería el canterano Diego Altube, del filial, y que se había quedado como tercer portero. Una situación que obligaría al Real Madrid a acudir al mercado para cerrar un portero de garantías que pueda ser alternativa del belga en caso de lesión o sanción y que asumiera ese rol sin levantar la voz. Y todo ello en diez días.

Keylor se despidió del Bernabéu en mayo, ante el Betis.
Keylor se despidió del Bernabéu en mayo, ante el Betis. / Afp

Esta situación termina con la tranquilidad que parecía haber encontrado el Real Madrid tras unos años con sobresaltos. Mientras Iker Casillas fue titular indiscutible fue una posición que nunca dio problemas, pero todo cambió con la llegada de Jose Mourinho y su polémica decisión de sentar al capitán blanco en favor de Antonio Adán, primero, y Diego López después. Carlo Ancelotti decidió repartir competiciones, algo que no agradó a ninguno de los dos. La salida de Casillas en julio de 2015 pareció ser el fin de las tensiones en la portería y Keylor, suplente en la 14-15, se convertía en el dueño de esa plaza, pero ese mismo verano vivió una situación esperpéntica con el famoso fax que no llegó a tiempo para cerrar el fichaje de David De Gea, con Keylor Navas esperando en un avión ya que se acordó un trueque con el Manchester United. Al final Keylor fue el portero titular de esa temporada con Kiko Casilla como suplente y acabó ganando la Champions.

Navas apostó por continuar esperando que Zidane -como había hecho en otras ocasiones- le diera la titularidad en detrimento de Courtois

La tranquilidad en la portería del Real Madrid, en la que ya aparecía Luca Zidane como tercer portero, duró dos años y medio hasta que surgió el nombre de Kepa Arrizabalaga en enero de 2018. El club quería a toda costa hacerse con los servicios del portero del Athletic y estaba dispuesto a pagar la cláusula (20 millones), pero la negativa de Zidane significó el primer pulso del técnico galo a Florentino Pérez. Al final nada cambió y Navas terminó la temporada levantando su tercera Champions como titular. Pero su destino parecía estar fuera del Real Madrid y la marcha de Zidane -su máximo valedor- y llegada de Thibaut Courtois, tras ser elegido el mejor portero del Mundial, parecía cerrar las puertas al costarricense que a pesar de buscar una salida, no encontró un acomodo que le mantuviera la ficha que tiene en el Madrid.

Empezó titular con Lopetegui, que los rotó pero la llegada de Solari le condenó al ostracismo. El retorno de Zidane al equipo parecía cambiar la situación del costarricense, que confió en sus posibilidades y apostó por continuar esperando que el francés -como había hecho en otras ocasiones- le diera la titularidad en detrimento de Courtois. Pero Navas tuvo un golpe de realidad en Vigo y ha decidido salir. No aguantaría otro año en el banquillo y quiere jugar. Pero su decisión ha metido en un lío al equipo, que tendrá que buscar un recambio antes de permitir al costarricense cumplir su deseo.