De Gea espera «disculpas públicas» del presidente Pedro Sánchez

David De Gea, entrenando en Krasnodar. /Javier Etxezarreta (Efe)
David De Gea, entrenando en Krasnodar. / Javier Etxezarreta (Efe)

El portero, que tuvo una conversación privada con el presidente el pasado martes, lamenta el trato recibido por un sector de la prensa y el entonces líder de la oposición

RODRIGO ERRASTI MENDIGUREN y ENRIQUE YUNTAKrasnodar

David de Gea ha sido el portero menos goleado de la Premier League y el futbolista más destacado del Manchester United, galardón que ha conseguido cuatro veces en las cinco últimas campañas. Convertido en leyenda de uno de los clubes más mediáticos del planeta es un icono internacional aunque ese reconocimiento global no lo vive en España, donde a veces no se ha sentido bien tratado. No por los aficionados que siguen semanalmente sus actuaciones bajo palos, esas que le han permitido colocarse en el podium de los mejores porteros del mundo, y tampoco por los que le critican tras cometer en España los únicos borrones de una campaña sensacional. Esa crítica deportiva la entiende. «Unas veces eres muy bueno, a la media hora eres muy malo y al revés. Pero esto es el mundo del fútbol, en el que estamos y hay que saber convivir con ello. Todos estamos acostumbrados», explica.

Es otro el asunto que le hace torcer el gesto. El pasado martes acaparó mucho protagonismo cuando se vio una imagen en la que no aplaudió a Pedro Sánchez cuando el presidente del Gobierno acudió a despedir a la selección antes de su viaje a Rusia y pronunció un breve discurso después de saludar a todos los internacionales. Muchos recordaron entonces las declaraciones del político en junio de 2016, cuando el entonces líder del PSOE acusó sin pruebas al portero de una supuesta participación en un falso caso de abusos dentro de la 'Operación Universal', en el que la justicia demostró que De Gea no tenía nada que ver, y sin concederle la presunción de inocencia. «No me siento cómodo viendo a De Gea de portero de la selección después de ver su nombre salpicado y denunciado por una menor», afirmó al medio que publicó la información errónea aquellos días. «Respeto la presunción de inocencia, pero hay que ponerse de parte de la víctima», dijo entonces Sánchez, dejándose llevar por la ola mediática, pese a que realmente la policía negaba indicios de delito alguno. De hecho, no hubo ni juicio ni se llamó a declarar a ningún jugador (Isco y Muniain eran los supuestos agresores en aquella falsa acusación).

«Acepté sus disculpas con educación. Lo que dijo en su día fue público y, por eso, creo que las disculpas también deberían ser en público»

Críticas y disculpas, en público

El ahora presidente del Gobierno, según desveló el presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF) Luis Rubiales, solicitó el martes tener un encuentro a solas antes del acto con el portero, al que pidió disculpas en privado por acusarle sin pruebas de un falso delito. «David de Gea es un chaval fantástico que ya se demostró que no tenía nada que ver con este asunto, pero muchas veces la publicidad y las malas informaciones juegan malas pasadas incluso para los que quieren hablar con rigor. Ha pedido (Sánchez) verse con él antes que con nadie y un poco le ha explicado que estaba contento de que hubiera salido bien de todo aquello y de lo que se ha demostrado. Entiende que las informaciones no fueron correctas y le ha deseado toda la suerte. Ha sido una charla necesaria y en un tono distendido. Para De Gea obviamente no era la situación más fácil, pero lo he visto bastante bien y me ha dicho: 'Oye, si quieres contarlo públicamente, cuéntalo'», explicó Rubiales, recociendo que no estuvo delante de la conversación entre el nuevo presidente del Gobierno y De Gea. Pedro Sánchez, según Rubiales, demostró «humildad» para reconocer su error «y estar cerca de una persona con la que, por las informaciones que recibió que no fueron las mejores» se equivocó, explicó Rubiales, confirmando así que Sánchez asumió en privado, no en público, su error.

«La mayoría de los personajes públicos que me faltaron al respeto ni siquiera se ha disculpado ni en privado»

Al meta le hubiese gustado que el político se hubiese retractado en público, ya que así fue como le acusó sin que hubiese ninguna prueba originando un trato mediático que molestó a su familia. «Acepté sus disculpas con educación. Lo que ocurre es que lo que dijo en su día fue público y, por eso, creo que las disculpas también deberían ser en público. También es verdad que la mayoría de los personajes públicos que me faltaron al respeto ni siquiera se ha disculpado ni en privado. Es fácil hablar de los demás», lamenta en una charla con la prensa escrita que cubren la información de la selección española, entre ellos este medio, y habló del asunto con normalidad y con una pausa llamativa.

Pedro Sánchez, durante su visita a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.
Pedro Sánchez, durante su visita a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

De Gea considera que «ha habido una época en la que no se me ha tratado como se debería. Mucha gente que me ha criticado sabiendo que lo que había dicho no era lo correcto tampoco ha dado la cara y ha rectificado. Hay mucha gente que no se merece que haga entrevistas para ellos. Es algo que a uno personalmente le afecta y obviamente creo que hay gente que no se portó bien», dijo, reconociendo que su familia sufrió mucho, más que él, por lo sucedido. «Soy un chaval tranquilo que es difícil que me afecten cosas, pero hay gente cercana a la que sí le afectan más que a ti. Eso es agua pasada y al final salió que todo era mentira. La gente en la Eurocopa se volvió un poco loca y había que darle tranquilidad a todo. Desde el principio, en la rueda de prensa dije que todo era mentira y pese a ello algunos decían que no tenía que estar en la selección... Al final, las cosas se demuestran. Salió que todo era mentira. Es raro que aparezcan cosas así antes de una Eurocopa», lamentó.

«Mucha gente que me ha criticado sabiendo que lo que había dicho no era lo correcto tampoco ha dado la cara y ha rectificado»

Respaldado por la FEF

En cualquier caso, ahora prefiere no volver a insistir en el asunto y centrarse en disfrutar del Mundial. Desde la Federación se quiere dar por cerrado el asunto aunque están de acuerdo en el que el meta exprese su malestar porque las investigaciones, ya casi desde el primer momento y pese al revuelo mediático armado, demostraron que no había delito alguno y que el meta no tuvo nada que ver ni participó en modo alguno en aquel turbio asunto (la testigo había intentado vender a los medios la exclusiva del encuentro sexual con otros futbolistas). Algunos de los compañeros de la selección valoran el temple del portero y creen, como su compañero, que el ahora presidente del Gobierno debería haber pedido en público disculpas a De Gea, ya que 'mató' al internacional de la misma manera, sin tener pruebas y sin concederle la presunción de inocencia. Tampoco esperan que salga a rectificar.

 

Fotos

Vídeos