Peláez y el Rayo, enfrentados por Adama

Adama Soumamoro, con la equipación del Rayo Cantabria./DM
Adama Soumamoro, con la equipación del Rayo Cantabria. / DM

El presidente de la Cántabra acoge en su casa a un futbolista que llegó en enero al Rayo Cantabria y que no pudo formalizar su ficha por problemas burocráticos

DAVID PÉREZ Santander

Adama Soumamoro es un costamarfileño de 19 años que llegó en enero al Rayo Cantabria dispuesto a incorporarse al equipo y en la actualidad es motivo de enfrentamiento entre la Federación Cántabra de Fútbol y el club santanderino. Desde ayer, José Ángel Peláez lo acoge en su casa. «Estaba solo en un piso desde hace unos cuantos días, le dejaron 25 euros y le mandaron un billete de tren para irse a Madrid», asegura el mandatario. Según el Rayo, el futbolista no pudo formalizar su documentación al entender la Federación que aún estaba vigente con la Cultural Leonesa, su anterior club y con el que jugó en el equipo juvenil con ficha profesional, pese a que los leoneses lo habían dado de baja. Llegó entonces a Santander de la mano de un representante camerunés y con la promesa de tener un contrato profesional. El tiempo pasó, el plazo terminó y Soumamoro finalmente no jugó ni un solo partido con el Rayo. Lejos de marcharse, el jugador acudió a los entrenamientos durante los últimos cinco meses que duró la competición y se alojó en Santander: «Nosotros le proporcionamos techo y le dimos dinero para su manutención», confiesa, por su parte, José Ángel Rodríguez 'Nené'.

El desencadenante de la disputa que ahora mismo libran las dos partes -Federación y Rayo- explota el pasado domingo, cuando el jugador decide ponerse en contacto con Peláez para contarle su situación. «Cuando sé que ha sido él quien ha llamado a la Federación le dije: Adama, cógete las maletas y vete de aquí. Te vamos a dar un billete de tren a Madrid, te va a recoger allí Emil y te va a llevar a su casa. Te vas a estar allí hasta cuando tu quieras».

«Le proporcionamos el piso de alquiler y le dimos 300 euros al mes para comida» José Ángel Rodríguez 'Nené' | Presidente del Rayo Cantabria

Emil es un antiguo jugador del Rayo, amigo personal de Soumamoro. El presidente del Rayo también añade que el futbolista «ha vivido en un piso alquilado del club y se le ha proporcionado entre 150 y 180 euros cada quince días para la comida». Sin embargo, la llamada del costamarfileño a Peláez no le sentó nada bien a Nené: «Yo me había comprometido con él en darle de alta en la Seguridad Social. Le iba a hacer ficha para el año que viene. Pero le he dejado tirado cuando hizo esa denuncia falsa», reconoce de manera tan contundente. Desde el martes, el futbolista reside en el domicilio personal de Peláez, quien se hará cargo de él hasta que se logre una regularizar su documentación: «Mientras yo sea presidente de la Federación lucharé para que ni este chico ni ningún otro sea engañado por la pequeñez mental de otros», explica el máximo responsable de la Cántabra.

«Si tiene que estar conmigo uno o dos meses... Le intentaré buscar equipo» José Ángel Peláez | Presidente de la Federación cántabra

Por su parte, el presidente del Rayo Cantabria, que lamenta «esta situación», admite que «el alquiler de Adama no está pagado porque se deben cuatro o cincoç meses, pero se va a pagar el 30 de junio. Evidentemente la deuda la tengo yo». «El club se ha gastado en comida prácticamente 11.000 o 12.000 euros», añade Nené, en referencia a los distintos gastos que han tenido que afrontar esta pasada temporada con los distintos jugadores.

En definitiva, el futbolista no jugará en el Rayo Cantabria y su futuro está en manos de Peláez: «Intentaré buscarle un equipo que sea de aquí para tenerle un poco protegido». El mandatario será quien se haga cargo de sus comidas: «Si tiene que estar conmigo un mes o dos...», agrega.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos