Fútbol

La Tercera División más abierta

La Tercera División más abierta

El ascenso de la Gimnástica a Segunda División B deja un campeonato con más aspirantes que en cursos anteriores en la parte alta de la clasificación | La Tercera inicia la temporada con Escobedo, Laredo y Tropezón como principales favoritos

JOSÉ COMPOSTIZO SANTANDER.

El fútbol está de vuelta en Cantabria y no sólo de Racing y Gimnástica vive el balompié regional. El grupo III de Tercera División alza el telón este fin de semana. Los campos recobran la ilusión y la pasión tras un impás que para muchos aficionados se hizo muy largo. Se acabó el verano. Que ruede ya la pelota. Tras el retorno gimnástico a Segunda B, la categoría ha quedado más abierta en lo que al título de Liga se refiere y ahora Escobedo, Tropezón o Laredo son los principales candidatos a luchar por el sueño de alzar la copa, con permiso de algún habitual invitado sorpresa a la fiesta.

Además, este año al menos, la máxima categoría del fútbol regional parece no entender de austeridad. Algunos clubes incluso se han reforzado con jugadores que pertenecían a equipos de fuera de Cantabria. Las miras van ahora más lejos. Escobedo, Laredo o Racing B son los que más lejos han buscado en lo que va de verano, dejando algunos nombres de lo más significativo en sus filas. Mientras que el resto de los sigue completando la práctica totalidad de sus fichas con futbolistas de la región, algunos haciendo especial hincapié en su cantera. Por su parte, los clubes que se presuponen aspirantes al título se refuerzan con jugadores de otras competiciones, hombres que les hagan dar un salto cualitativo para conseguir los objetivos.

Todas las plantillas de la Tercera División cántabra.
Todas las plantillas de la Tercera División cántabra.

Son casi 300 los movimientos -incluidos los entrenadores- en este mercado de verano. El conjunto que más operaciones ha completado, hasta hoy, es el Racing B, con once altas y catorce bajas. A este le sigue el Laredo, con diez nuevas incorporaciones y once salidas. Otro de los clubes que más movimientos ha vivido eso el Vimenor, que ha realizado once fichajes, mientras que han causado baja diez futbolistas. En el lado opuesto, el Naval ha fichado a cinco futbolistas y solo ha tenido una baja.

Esta temporada han sido cinco los conjuntos que han ascendido a Tercera División. Como cada año, tres equipos perdieron la categoría. Los descendidos fueron Selaya, Santillana y Castro. No obstante, hay tres nuevos equipos que ocuparán sus plazas a partir de hoy ya que lograron el ascenso jugando en Preferente: Revilla, Torina y Rinconeda. A estos clubes hay que añadir dos nombre más: Ribamontán al Mar y Naval. Los de Galizano, por derecho federativo, ocuparán la plaza que dejó desierta la Gimnástica tras su ascenso a Segunda B. Por su parte, el conjunto de Reinosa, que fue el último en ascender a la máxima categoría del fútbol regional, lo hace tras la desaparición del Rayo Cantabria, dado que el ente santanderino no hizo frente a las deudas que fue acumulando a lo largo de la temporada pasada. Así, la entidad de San Román quedó excluida de las competiciones oficiales.

Escobedo, Laredo y Tropezón, son los tres conjuntos, a priori, parten como principales favoritos al título liguero esta temporada. Todos ellos con el permiso de Cayón, Racing B o Siete Villas, que lucharán por meterse en los puestos que dan derecho a jugar la fase de ascenso a Segunda B.

El Escobedo, que el año pasado casi completa el camino hacia Segunda B, vuelve a intentar el ascenso sin apenas renovar la plantilla. El veterano Mario vuelve a ser uno de sus líderes en su segunda temporada en el Eusebio Arce. Ve «calidad» en la plantilla y sabe que lo importante es que «los resultados acompañen». «Tener gente con hambre y con ganas de demostrar lo que tiene dentro siempre es bueno», admite. Por otro lado, entiende que uno de los secretos para hacer una buena temporada es tener la cabeza «en un punto intermedio». «Hay que mantener el listón. Cuando ganas no puedes venirte arriba y cuando pierdes, hundirte, ya que de esta forma los resultados te arrastran. La temporada es muy larga», avisa.

En el año de su centenario el Laredo, volverá a intentar dar el salto de categoría. Su nuevo presidente, José Miguel San Román, ha renovado completamente la plantilla. «Arrancamos la temporada con mucha ilusión. Queremos hacer una buena campaña e intentar de nuevo el ascenso», dice su capitán, Tocornal. «Tenemos varias armas que podemos utilizar en ciertos momentos de los partidos. No siempre se va a jugar de la misma manera. Son variantes que te ayudan en cada momento. Habrá algunos de tener la posesión más y otros de recurrir a un juego directo», insiste.

Más aspirantes

El Tropezón, que ha apostado por la continuidad de Geli, aspira de nuevo a recuperar un puesto en Segunda B tras su descenso de hace tres temporadas. Conserva la columna vertebral del equipo y se ha reforzado con jugadores de calidad contrastada. Iván, uno de sus capitanes, elude señalar objetivos concretos. «Veo un equipo con ganas y con ambición», comenta el portero, que opta por borrar todo lo anterior y centrarse en la Liga, «que es lo que importa»: «El equipo se ha preparado tanto física como tácticamente. Ahora empieza lo bueno. Empiezan a contar los puntos, los partidos ya no vuelven y hay que sumar de tres en tres. Vamos con mentalidad ganadora y mente limpia. El grupo está con mucha ilusión y trabajando fenomenal».

Entre los equipos que tienen muchas probabilidades -teóricamente-, de hacerse con un puesto de play off está el Cayón, que conservan casi la totalidad de la plantilla de la temporada pasada, con algún retoque. También el Racing B estará en la pelea, en el exhilio de Villaescusa por el que ha optado el club verdiblanco. Una plantilla completamente renovada a las órdenes de José Gómez. A dar un paso hacia delante también aspira el Siete Villas. Con Víctor Gutiérrez al frente, intentará regresar a la parte alta, como sucedió en la temporada 2010-11.

El Textil Escudo fue una de las revelaciones del pasado curso. En su tercer año como entrenador del conjunto de Cabezón, Pablo Lobeto asegura que el equipo «llega bien al inicio de Liga. Lo tenemos todo claro, sólo falta que sepamos plasmarlo el domingo -por mañana-, ya que de lo contrario tendremos problemas». El técnico asegura tener «una plantilla muy buena y preparada para afrontar todos los retos con las máximas garantías. Estoy convencido de que veremos un equipo competitivo y con las ideas claras».

Todo eso por arriba, pero después está la encarnizada pelea por mantener la categoría. Para este trío de desgraciadas posiciones, teóricamente, hay hasta cinco equipos que se postulan como son Revilla, Rinconeda, Naval, Solares o Velarde. Una vitola de la que desprenderse a base de resultados.

El Revilla cuajó un año excelente en la pasada campaña. De hecho se hizo con el título de Preferente. Los de José Luis García 'Chele' regresan a la máxima categoría regional con infinidad de ilusiones, pero su destino, salvo tremenda sorpresa, no pasa por estar en una zona medianamente tranquila.

El Rinconeda pisa por primera vez la Tercera tras dieciséis años de existencia. Los de la comarca del Besaya pretenden evitar el descenso a toda costa, pero lo harán con un equipo conformado prácticamente por jugadores novatos en estas lides. «Con humildad y responsabilidad». Así afronta el entrenador del conjunto de Polanco, Nando Crespo, la llegada a la categoría, en una temporada que será un reto a nivel colectivo, pero también de forma individual para sus jugadores. Será muy importante para ellos, pero lo principal será construir una forma de jugar», advierte. Afirma que tiene ya todo definido en su cabeza. «Soy de esperar hasta el último momento para confirmar el once. Pero dudas, ninguna», acota. «Buscaremos plasmar en el campo lo que intentamos hacer». En este sentido, Crespo avanza que «sabemos que vamos a sufrir en la mayoría de los partidos, pero intentaremos estar el año que viene en esta categoría».

El Naval es otro de los destinados a sufrir. Álvaro González tiene plena confianza en todos sus futbolistas y solo ha dado una baja. Aunque, eso sí, los reinosanos han fichado a cinco futblistas. Un año para soñar y disfrutar, pero con la consciencia de que es un puerto de categoría especial.

El Solares afronta su segundo año en Tercera con relevo en el banquillo. Carlos Cruz decidió marcharse al Velarde y deja huérfano a un equipo que tendrá que reinventarse si quiere mantenerse, ahora con Javi Roncal al mando. Precisamente el Velarde, que el año pasado rondó las plazas de peligro, intentará salir de esa zona caliente. Un equipo que siempre completa una de las dos vueltas a un gran nivel, pero en la otra se desinfla. Tendrá que mostrarse más regular en este curso, donde la pelea se aprieta. Los de Camargo, además, tendrán que reponerse de la marcha de Aurelio Ávila, técnico durante las últimas campañas.

El resto de los equipos de la categoría, teóricamente, navegarán por aguas tranquilas,. Unos buscarán sumar los puntos necesarios para la salvación lo antes posible y así evitar apuros de última hora y otros por acabar entre los nueve primeros para disputar la Copa Federación.

Algunos jugadores cántabros que estaban en clubes de fuera de la región han regresado para aumentar el nivel del campeonato. Son los casos, entre otros, de Jony, que la temporada pasada militó en el Torrelevante e Iván Argos, que probó suerte en el conjunto gallego del Barco. Ambos han regresado a Cantabria para jugar en el Laredo. Por otro lado, el santoñés Roberto Platero, un trotamundos del fútbol, firmó con el Siete Villas tras finalizar su contrato con el Portugalete. De la comunidad vecina también ha llegado Rubén Lavín, que recala en el Tropezón. Pero si hay un fichaje que destaque por encima de todos en lo que se lleva de verano es el de Laro Setién, que el año pasado militó en el Córdoba B de Segunda B y que se ha comprometido con el Escobedo por una temporada.

Los banquillos

En cuanto a los entrenadores, la Tercera vive una temporada más una revolución en los banquillos. No se salva ni el Velarde, que llevaba seis temporadas con Aurelio Ávila al frente y ahora le da la oportunidad al ex del Solares, Carlos Cruz. Tampoco el Laredo ha renovado la confianza en Arteche, tras la elección de nuevo presidente, y apuesta por el ex del Torrelevante, Raúl Pérez. Pero camargueses y pejinos no son los únicos: casi la mitad de los equipos tendrán un nuevo inquilino en el banquillo, en concreto ocho.

Andoni Guerrero, ex del Sámano, llega al Vimenor para intentar devolverlo al lugar que por historia se merece. El Racing B, otro candidato al play-off, apuesta por José Gómez, que llega de entrenar a la selección cántabra. En el Bezana, José Moratón sustituye a Joseba Saralegui, que llegó al en el mercado de invierno y salvó al equipo del descenso. Ahora su destino es el Sámano, mientras que el Albericia se ha hecho con los servicios de Abraham Pérez, que el año pasado dirigió al Santillana. La Tercera echa hoy a andar y promete muchas emociones.