El Tropezón dice adiós al sueño del ascenso

El jugador taniego Jorge pugna por el balón con un rival./Sane
El jugador taniego Jorge pugna por el balón con un rival. / Sane

El Poblense encarriló el partido de vuelta en la primera media hora

Adela Sanz
ADELA SANZTanos

No pudo ser. El Tropezón se despidió de la fase de ascenso en la primera ronda al no poder superar a un Poblense que encarriló el partido de vuelta en la primera media hora gracias a los goles de Aitor y Lucas, que dejaron casi liquidada una eliminatoria que ya había enderezado el conjunto balear en el encuentro de ida (4-2).

1 Tropezón

Iván, Adrián, Rafa (Jorge Rodríguez), Busti, Álex, Luis Gómez, Vicky, Luis González (Víctor), Perujo (Mario), Fresno y Riki.

4 Poblense

Yeray, Miquel Jaume, Mateo, Damiá, Calonga, Víctor, Jaume Hernández, Lucas, Diego (Nico), Oller y Aitor.

Goles
0-1 m. 10 Aitor; 0-2 m. 21 Lucas; 1-2 m. 25 Riki; 1-3 m. 56 Aitor; 1-4 m. 88 Jaume Hernández
Árbitros
Sánchez Asla, del Comité Vasco. Amonestó por el lado local a Luis Gómez, Riki (2) y Álex y por el visitante a Oller.
Incidencias
Santa Ana. 650 espectadores.

El equipo de Tanos salió decidido a por el partido, dispuesto a remontar la eliminatoria, pero no tardó en recibir el primer revés con un gol de Aitor que aplacó sensiblemente el entusiasmo local. Le costó sobreponerse a los de Geli del tanto visitante. Para mayor desgracia, encajaron un segundo que les colocó casi al borde del precipicio.

Por fortuna para los cántabros, Riki acortó la diferencia pocos minutos después del tanto de Lucas. Ese gol, y la entrada al campo de Jorge y Víctor, dieron más fuerza al juego ofensivo que buscó el empate antes del tiempo de descanso pero que, a pesar de sus intentos, no lo consiguió.

En el segundo tiempo no le fueron mejor las cosas al Tropezón. Primero porque Riki, que recibió la segunda amarilla, fue expulsado; y después porque Aitor hizo el tercero, segundo de su cuenta particular, cerrando casi definitivamente el paso a los de Tanos a la siguiente ronda.

Al Tropezón le restaba poco más de media hora para revertir la situación, pero se vio incapaz de superar a un rival que se mostró muy seguro en todo momento y que, para colmo, en el último suspiro del choque, hizo el cuarto. Fue Jaume Hernández quien, a falta de dos minutos para el final, selló la victoria. El Poblense fue superior.