La contrarreloj de la Gimnástica

Luis Alberto se lamenta después de que la Gimnástica encajase un gol del Durango en Tabira/Oskar Matxin Edesa
Luis Alberto se lamenta después de que la Gimnástica encajase un gol del Durango en Tabira / Oskar Matxin Edesa

Los blanquiazules apuran sus opciones de permanencia para las últimas cuatro jornadas con la próxima visita del Barakaldo a El Malecón

Adela Sanz
ADELA SANZTorrelavega

Los resultados de la jornada no han sido propicios para una Gimnástica que debe apurar en los cuatro partidos que restan sus opciones de permanencia. El empate a cuatro en Durango, unido a los triunfos del Izarra frente al Leioa (2-1) y del Real Unión en Mareo (0-1), ha supuesto un duro revés para los blanquiazules, que ahora, a falta de disputarse doce puntos, se sitúan a siete de la salvación.

A partir de ahora comienza una fatídica cuenta atrás en la que el conjunto de Dani Mori ya no solo competirá contra sus oponentes en el campo, sino que deberá mirar de reojo el resultado de otros equipos. No depender de uno mismo complica mucho una situación que ya de por sí era difícil, pero a pesar de la dificultad y de que las posibilidades de mantenerse en la categoría se han reducido mucho, el equipo de Torrelavega tiene la obligación de apurar hasta la última gota de la copa de la esperanza.

La carrera contra el reloj comienza esta misma semana, con la visita del Barakaldo. La espada de Damocles pende sobre la cabeza de una Gimnástica que desde ya empezará a luchar, jornada a jornada, por su salvación. Un mal resultado frente a los vizcaínos, combinado con el triunfo del Izarra en Gernika y del Real Unión ante el Calahorra podría liquidar cualquier atisbo de esperanza, consumando el descenso.

Así pues, a los de Mori, como el mismo técnico asturiano anunció en la rueda de prensa posterior al partido frente a la Cultural, en la que se mostró confiado en alcanzar los 43 puntos y anunció que los suyos se vaciarán en las jornadas que restan, ya no les sirve otro resultado que no sea el triunfo. Ganar y tener fe en la fortuna, ese es el clavo ardiendo al que a la Gimnástica no le queda más remedio que agarrarse. Pelear y seguir luchando, a pesar de todo, por orgullo y honor, por esa mínima esperanza de éxito que, a pesar de todo, sigue ahí.

Lo cierto es que la jornada 34 no ha sido propicia para ninguno de los equipos que ocupan la zona de descenso. No solo Cultural de Durango y Gimnástica se han complicado la vida con un empate que perjudica a ambos, sino que el Gernika, que se hallaba a dos puntos de salir de la zona de descenso, perdió en Guecho (4-1) y se sitúa ahora a cinco de salvarse.

Objetivo difícil

En Torrelavega cunde el desánimo entre los aficionados, quienes no obstante se muestran orgullosos de la buena imagen que los suyos dieron no solo en Durango, sino en las últimas jornadas. Muestran la tristeza lógica que sigue a un revés que no es fácil de digerir y más cuando hasta hace unos días las opciones de permanencia eran sólidas. Recortar cinco puntos con quince por jugarse era un objetivo difícil, pero asequible.

El encuentro en Durango era clave en este final de temporada, porque hubiera significado no solo eliminar definitivamente a un rival, sino además seguir apretando al Gernika, al Izarra y al Real Unión, que no atravesaban por su mejor momento de la temporada. Pero de las opciones posibles, a los blanquiazules les correspondieron algunas de las peores. Y es que, independientemente de lo que hiciera el Gernika, que al final cayó derrotado tras varias semanas sumando empate tras empate, la Gimnástica necesitaba que Izarra y Real Unión, o al menos uno de los dos, no sumara los tres puntos. Ninguno de los dos equipos tenía por delante un partido sencillo, a pesar de jugar frente a conjuntos que a estas alturas ya no se jugaban prácticamente nada (Leioa y Sporting B), pero a pesar de su mala racha reciente –el Real Unión solo había ganado uno de los últimos once partidos y el Izarra acumulaba cuatro empates consecutivos– hicieron lo que debían y ganaron, alejándose de paso de los cuatro últimos clasificados.