Aritz Aranburu se lleva la Albarca

El surfista cántabro Pablo Gutiérrez fue tercero en la prueba. / María Gil Lastra

El surfista vasco se proclama campeón en la primera edición del Santa Marina Challenge

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

Ni Tarifa ni Honolulu, uno de los spots de surf más exclusivos del Cantábrico: la derecha de Santa Marina (Loredo) se convirtió por un día en la meca de este deporte. Aritz Aranburu se coronó campeón de la prueba y se llevó el trofeo de La Albarca al sentenciar la final con la 'ola del día', que los jueces valoraron con un 9.33. Gracias a esta puntuación el surfista vasco pasó a encabezar la final y convertirse en el campeón de esta edición del Santa Marina Challenge. Y eso que el resto de riders no se lo puso fácil. Y el mar tampoco. La previsión para este fin de semana auguraba unas condiciones inmejorables para la disputa del campeonato y no se equivocó. Olas de más de dos metros conformaron un escenario más que propicio para que los 16 surfistas se lucieran sobre sus tablas y sacasen el máximo partido a esta legendaria rompiente seña del municipio cántabro de Ribamontán al Mar.

La competición comenzó con los choques de cuartos de final divididos en mangas de cuatro riders (dos pro surfers y dos locales), batallas que se convertirían en una antesala de las rondas posteriores. Si bien el suave viento cruzado no se lo puso fácil a los competidores, que tuvieron que hacer frente a unas condiciones un tanto revueltas. Un pequeño hándicap que la mayoría de ellos resolvió echando mano de un gran nivel técnico.

El anfitrión Pablo Gutiérrez empezó fuerte y superó la primera ronda con rotundidad (13,83 puntos), al igual que el francés Vincent Duvignac que, con un elegante estilo, se postulaba como uno de los favoritos al título. El joven local Gonzalo Gutiérrez (11,57 puntos) protagonizó junto al guipuzcoano Indar Unanue (11,17 puntos) una disputadísima manga que les dio el pase a ambos a la siguiente ronda. En la última manga de cuartos, Aritz Aranburu enseñó sus ya conocidas armas con una rotunda actuación y la mayor puntuación de ola (nueve puntos) y manga (16,5 puntos).

Los surfers más destacados de cuartos también lo fueron en semifinales, obteniendo el pase a la gran final por derecho propio y ejerciendo de contundentes verdugos de surfistas tan ilustres como los cántabros Dani García y Michel Velasco o los vascos Eneko Acero e Indar Unanue. Tras un pequeño parón de media hora la final comenzó con una notable mejora de las condiciones del viento. Una buena noticia para los cuatro finalistas.

Segunda edición

Los primeros compases fueron muy disputados, con un ir y venir de altas puntuaciones y cambio constante de líder de manga hasta que Aramburu se coronó campeón. La segunda plaza fue para el francés Vincent Duvignac y la tercera para el organizador de la prueba, Pablo Gutiérrez. El cuarto puesto lo logró el cántabro Gonzalo Gutiérrez, que se consolida como el competidor regional más en forma del momento.

El premio al 'Mejor Cántabro' fue para Michel Velasco y la 'Mejor Ola' para Aranburu. Pablo Gutiérrez se mostró muy satisfecho de la primera edición del Santa Marina Challege y avanzó que tiene la mente puesta ya en una segunda. «Estoy encantado con el resultado de este primer evento. Juntar a todos estos amigos en un campeonato en mi ola favorita es increíble. ¡Ya estoy pensando en una segunda edición!».