Equitación

Yolanda Lavín, una campeona de Doma Clásica

Yolanda Lavín con su caballo 'Gladiator'. /
Yolanda Lavín con su caballo 'Gladiator'.

La amazona astillerense Yolanda Lavín se alza con el Concurso Nacional 'Dos estrelllas'

José Compostizo
JOSÉ COMPOSTIZOEl Astillero

Los deportistas de El Astillero continúan cosechando grandes éxitos en las diferentes modalidades en las que participan. Así, en esta ocasión, el mundo de la Doma Clásica ha supuesto un nuevo triunfo para una deportista del municipio, Yolanda Lavín, que se ha alzado con el Concurso Nacional Dos Estrellas celebrado en Gornazo el pasado mes de julio.

Dentro de su categoría -nivel Rider 2ª y 2B-, Yolanda se ha alzado con la victoria en los dos días que constó la prueba. La ventaja que tomó en el primer día de competición, le sirvió para proclamarse campeona de la prueba con su caballo Gladiator. Pero antes de proclamarse campeona nacional, Yolanda, ha participado en la Liga Cántabra donde ha cosechado dos segundos puestos -Prezanes y Gornazo-, y cuarto puesto en Laredo. Actualmente se encuentra preparando el Campeonato de Cantabria que se celebrará en Ibio en el mes de octubre, pero sin perder de vista otro concurso nacional que se celebrará en Asturias antes de la prueba regional.

Yolanda entrena en el Centro Ecuestre Santibáñez, que se encuentra ubicado en el municipio de Villacarriedo y que está gestionado por su entrenador personal Jon Oliver. Allí entrena tres días a la semana, mientras que en otros tres lo hace en el Centro Ecuestre Los Caballucos de Hazas de Cesto.

Sus inicios fueron con un 'pony' que le compró su primo. «Un día cuando estaba dando un paseo me tiró y estuve veinte días en coma y mi padre me le quitó», recuerda.

Pero a los quince años, era tal su pasión por los caballos que el padre le compró, no un caballo sino cuatro. «Me gustaban y me gustan mucho y emprendí este camino dedicándome a la cría y a la doma», comenta Yolanda que desde hace cinco años empezó a competir, primero en salto, donde tan solo estuvo una temporada con un caballo de nombre 'Orión', de la raza 'Tres Sangres', para posteriormente pasarse a su verdadera pasión, la Doma Clásica, con sus actual caballo -regalo de su marido-, 'Gladiator', con el que empezó oficialmente a realizar concursos.

Para Yolanda es fundamental ser muy cariñosa con el potro, sobre todo en los primeros momentos. «Hay que ser especialmente cuidadoso con los ejemplares que vienen muy fuertes. Porque como norma general se tardan tres o cuatro meses en conseguir el respeto de los caballos. Si intentas apretar más de lo normal puede llegar a pasar que el caballo no vuelva a entrar jamás», dice.

Yolanda, cree que no hay diferencia entre la Alta Escuela y la Doma Clásica, ya que en las dos disciplinas «el caballo debe tener un buen paso, un buen ritmo de trote y un buen galope». Por lo tanto, reconoce que, «los tres aires del caballo tienen que ser buenos y, por eso, para mí, las dos disciplinas son iguales».

Yolanda, que es madre de dos hijos, Laro y Jana, que con tan solo seis años ya sigue sus pasos, dado que está entrenando en el Centro Ecuestre de Hazas de Cesto de la mano de su profesora, Isabel Exposito, espera que este próximo año pueda alcanzar el puesto más alto en el podium y, además, intentará encontrar algún patrocinador para poder competir a nivel nacional. «Es muy difícil participar fuera de Cantabria sino tienes un sponsor, ya que cada participación te puede suponer unos mil euros en gastos». Además, asegura que la manutención es muy costosa. «Es verdad que también hay que estar bastante pendiente de ellos, ya que es un animal bastante delicado y te puede suponer 400 euros al mes en cuidados».

Herrajes, vacunas, veterinario o la comida diaria son asimismo los principales gastos que le suponen un gran desembolso. Aunque lo más difícil para la amazona es poder disponer una finca para entrenar por su alto coste «no hay personas que nos las quieran alquilar», pero pase lo que pase, seguirá dedicándome a los caballos como hace ahora mismo, «de lunes a lunes, para domarlos lo mejor que pueda», asevera.