Bolos

La Cántabra impulsa la candidatura de Díaz de Rojas a la presidencia de la FEB

Oscar Gómez Morante./
Oscar Gómez Morante.

Los presidentes de las federaciones territoriales decidieron apoyar la propuesta de la Cántabra para en una moción de censura desalojar de su cargo a Óscar Gómez Morante

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Poco a poco, el relevo en la presidencia de la Federación Española de Bolos (FEB) va tomando cuerpo. Falta aún el proceso legal para que todo cristalice, pero el nombre llamado a ocupar el puesto de Óscar Gómez Morante ya ha saltado a la palestra. José Luis Díaz de Rojas, un ingeniero madrileño -aunque con raíces cántabras- y ya jubilado, es el nombre de consenso en el mundo de los bolos. La propuesta de ese nombre partió de la Federación Cántabra de Bolos y a la misma se adhirieron las federaciones de Asturias, Andalucía, Galicia, Madrid, País Vasco y Comunidad Valenciana, en una reunión en la Casa de Cantabria en Madrid.

La primera decisión, también unánime, fue la de presentar una moción de censura contra Óscar Gómez Morante, cuyas irregularidades en lo económico -referidas a los gastos en su cargo- le han costado la pérdida de confianza del mundo de los bolos. Los asambleístas cántabros en la Española ya están firmando toda la documentación necesaria para la moción de censura, que dado el respaldo con el que cuenta saldrá adelante con total seguridad.

Para esa moción de censura aún no hay una fecha fijada. Tras presentar toda la documentación necesaria en la Federación Española, se convocará a la asamblea y será ella la que vote el previsible cese de Gómez Morante, que llegó al cargo en el mes de mayo del año 2014.

La persona que le sucederá en el cargo, José Luis Díaz de Rojas, no es conocida en el mundo de los bolos. Pero su padre fue todo un referente en este deporte. El médico carmoniego Francisco Díaz González, al que las gentes de los bolos conocían como 'Panchito', llegó a organizar en la bolera de Carmona un concurso concebido a modo de jornada de convivencia bolística y que se convirtió en una cita obligada para los jugadores en las décadas de los 60 y 70 del pasado siglo. Sus múltiples ocupaciones en Madrid le obligaron a rechazar el cargo de presidente de la Federación Española de Bolos, que le llegaron a ofrecer varias veces. Se dará la curiosa circunstancia de que el cargo que no ocupó el padre, lo hará el hijo cuando prospere la moción de censura contra Gómez Morante.

Mediación

El ajetreo en la Española de Bolos y su delicada situación económica podría tener cierto alivio. Con el cambio de Gobierno y el próximo nombramiento de un secretario de Estado para el Deporte -y todos los directivos del Consejo Superior de Deportes-, no es descartable que desde el Gobierno regional se medie para echar una mano con el fin de que la situación de la Federación Española de Bolos esté un poco más desahogada.

 

Fotos

Vídeos