Atletismo

Coleman podría perderse el Mundial y los Juegos por saltarse tres controles

Christian Coleman celebra una victoria. /Efe
Christian Coleman celebra una victoria. / Efe

El plusmarquista de 60 metros y subcampeón del mundo de 100 ha presentado un recurso que le exima de una sanción de dos años, según el 'Daily Mail'

MIGUEL OLMEDAMadrid

Las autoridades antidopaje investigan a Christian Coleman, el velocista más rápido del planeta desde 2017, por saltarse tres controles antidopaje en los últimos doce meses, según informa el 'Daily Mail'. El plusmarquista y campeón mundial de 60 metros lisos ha presentado un recurso que invalide una de las tres faltas que presenta, aunque en caso de no prosperar Coleman afrontaría una sanción de hasta dos años que en el mejor de los casos le dejaría sin el Mundial de Doha y los Juegos Olímpicos de Tokio.

La Agencia Antidopaje Estadounidense (USADA) indica que «cualquier acumulación de tres controles no presentados en un periodo de doce meses puede ser castigada con hasta dos años de inhabilitación por violar el reglamento antidopaje». El clavo al que se agarran Coleman y su equipo de abogados es que los tres controles a los que hace referencia la investigación, y para los cuales no se encontraba en el paradero que indicaba en su perfil del sistema Adams, corrían a cargo de diferentes organismos. Es por ello que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), la USADA y la Unidad de Integridad del Atletismo de la IAAF (AIU) mantienen conversaciones que aclaren el caso, aunque ninguna de las tres ha querido hacer declaraciones al respecto.

También los precedentes juegan a favor de Coleman, el séptimo hombre más rápido de la historia en los 100 metros (9.79). Sin ir más lejos, el español Adel Mechaal ganó en el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) una acusación por no estar localizado en tres controles entre diciembre de 2015 y julio de 2016 alegando fallos en el sistema Adams que indica a las autoridades antidopaje el paradero de un atleta en cada momento.

En todo caso, el actual subcampeón del mundo y favorito al oro en el hectómetro en Doha y Tokio no queda en buen lugar para la opinión pública, algo que podría preocupar a Nike, la empresa con la que tiene un contrato de siete cifras desde 2017. No presentarse a un control que sabe que no va a pasar es la manera más sencilla para un tramposo de no dar positivo, pues tiene dos oportunidades más antes de ser sancionado. Perderse uno puede deberse a un descuido, no acudir a un segundo empieza a provocar recelo, fallar a un tercero a sabiendas de que ya acarrea dos, y siendo la gran estrella de la velocidad mundial, es muy sospechoso.