El Derby de Loredo ya tiene su reina

Cristina Pérez dirige a 'Eighteen Poems' hacia la victoria en el Derby de Loredo. Su triunfo es el primero de una amazona en la prueba reina de la jornada. /ROBERTO RUIZ
Cristina Pérez dirige a 'Eighteen Poems' hacia la victoria en el Derby de Loredo. Su triunfo es el primero de una amazona en la prueba reina de la jornada. / ROBERTO RUIZ

La cántabra Cristina Pérez, con 'Eighteen Poems', es la primera mujer en ganar la prueba más importante

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTLoredo

Desde hace unos años, el título de rey de Loredo lo ostenta un cántabro. Diego Sarabia (Santander, 1981) sumaba hasta ahora 24 victorias en su playa, nueve de ellas en la prueba reina. Y en la edición número 62 del Derby de Loredo añadió otras dos muescas más a su cetro. Pero desde hoy, al rey le acompaña una reina que hizo historia en la playa de Ribamontán al Mar. La cántabra Cristina Pérez (Laredo, 1999) se convertía en la primera amazona en ganar la carrera más importante de la jornada. Ese Gran Premio Ayuntamiento de Ribamontán al Mar. El Derby de Loredo y que, por extensión, da nombre a todo un día de carreras. Pérez puso un peldaño más en esa escalera hacia la igualdad que construyen millones de mujeres en el mundo. Su gesta podría ser recordada en dieciocho poemas, la traducción al español de 'Eighteen poems', el nombre del caballo irlandés de la cuadra El Sable -también de Laredo- que la llevó a semejante hito.

La mañana en Loredo parecía hecha por encargo. Un cielo azul revelaba en toda su extensión esa postal que recorre España vía foto de móvil. Un mar Cantábrico tranquilo, Santander al fondo, y caballos purasangre volando por la playa. Además, la cosa tenía su guasa, porque un cerco de nubes parecía que cubría el resto de la región. Entre los habituales de la playa y los que fueron a ver el Derby, casi 10.000 personas, según anunciaba la organización.

La primera carrera, el Gran Premio Junta Vecinal de Loredo, sobre 1.500 metros, tenía su pequeña gran historia. Diego Sarabia llegaba el último a la zona de calentamiento. Y subido a lomos de 'Acamante'. La relación entre ambos es lo más parecido a un cuento. «Lo compré hace casi tres años. Y al principio estaba en Madrid. Corría horrible, no se empleaba en las carreras...». Deshauciado para el turf, Diego lo trajo a Cantabria. «Siempre tengo aquí uno o dos caballos para entrenar a diario». 'Acamante', británico de origen, se convirtió desde el primer minuto en más cántabro que las tudancas que pastan en Sejos. «Desde hace dos años y medio, ha ganado diez carreras, dos de ellas en Loredo». El animal, al que a sus ocho años ya no le quedan muchos galopes en sus patas, se ha enamorado tanto de esta tierra que «es imposible sacarle de aquí una semana. Se deprime. A la hora de viajar, hay que ir, competir y volver».

Diego no lleva la fusta cuando monta a 'Acamante'. Aparte de que al caballo no le gusta -«si se le pega, adiós carrera», apunta Sarabia-, no hace falta. La compenetración del entrenamiento diario hace que se conozcan sin mirarse. Así, 'Acamante' llevaba a Diego a liderar la carrera al primer paso por meta. Y el dúo de la cuadra Río Cubas pasó también en cabeza por la curva que llevaba a la recta de llegada. En ella, por un cuerpo, ajusticiaron a 'Cinnamon Crescent' (Costa La Vall), con Marc Pulido a la grupa, y a 'Sel Cheesy', de la cuadra El Paraíso y con Andoni Lezama a las riendas. Tras regresar a la zona de meta, 'Acamante' entornó la cabeza hacia su amigo para dedicarle un pensamiento. 'Feliz cumpleaños'. Sarabia cumplía hoy 37 en su playa. Diego acarició con un amor infinito a su compañero para agradecerle una victoria de lo más especial. Era la primera del día.

Tras la exhibición de ponis de los más pequeños, llegó la segunda prueba de la jornada. La más larga. El Gran Premio Gobierno de Cantabria retaba a media docena de binomios sobre 2.400 metros. Aunque al poco de empezar, los seis caballos se quedaron en cinco. 'Motivo inicial', de la cuadra El Sable y con Cristina Pérez a las riendas, no tomaba la salida. A última hora, vieron que el caballo no estaba en condiciones de competir y no era cosa de forzarle. Los pronósticos situaban a 'Arnulfo', de la cuadra César Alonso y con Ignacio Melgarejo a la grupa, como favorito. Por el primer paso por meta, Sarabia y otro de los caballos de la cuadra Río Cubas, 'Ouranys', mandaba un grupo compacto seguido de 'Arnulfo', 'Lochfield' -de la cuadra El Sable y con la monta de Nicolás de Julián- y de su compañero de cuadra 'Stormy Dance', montado por Ramón Aguilera.

Sarabia no las tenía todas consigo con 'Ouranys'. Creía que al caballo esos 2.400 metros se le iban a hacer muy largos. Pero para dosificarle estaba su jinete. Ese que parece conocer hasta el último grano de arena de esa playa. En la recta de meta, 'Ouranys' y Sarabia aguantaban todos los ataques y el jockey de la cuadra Río Cubas ganaba incluso con algo más de margen que en la primera carrera, ya que le daba tiempo a levantarse sobre la silla y saludar al público. Por algo más de un cuerpo entraban por delante de 'Arnulfo' y de 'Stormy Dance'. Para entonces, parecía que se acababa la suerte en lo meteorológico. El cielo se iba cubriendo de nubes.

El turno de Cristina

Pero después de otra exhibición, esta a cargo de jinetes y caballos de la Yeguada Castanedo, el sol volvió a su tribuna de preferencia para ver el Derby de Loredo. La tercera carrera del día sobre 2.000 metros. Cuatro caballos se jugarían la victoria: 'Eighteen poems', con Cristina Pérez a las riendas; 'Keph de la Mancha', propiedad de Christine López y con Pablo Gredilla a la grupa; 'Ragazzo', de la cuadra Atalaya y con la monta de Diego Sarabia; y el gran favorito, 'Merón', de la cuadra Soñador y dirigido por Pablo Laborde.

En el primer paso por meta, 'Eighteen poems' y Cristina Pérez ya avisaban de sus intenciones. Ambos cruzaban junto a la tribuna en la primera plaza, seguidos de 'Ragazzo', 'Merón' y 'Keph de la Mancha'. En contrameta, Sarabia intentó apretar en busca de un 'hat trick' y un regalo de cumpleaños perfecto. Pero el esfuerzo de correr las tres pruebas del día, más el calor que pegaba en Loredo, pasó factura. «Además, 'Ragazzo' se ha lesionado durante la carrera. Tiene una rotura de fibras en un suspensor». Ambos entraron primeros en la recta de llegada, pero hasta ahí llegaron. 'Eighteen poems' y 'Merón' les pasaban para jugarse el título. Y el triunfo, con holgura, fue para el caballo de la cuadra El Sable, que convertía en historia a su amazona.

«Es mi segunda victoria aquí», recalcaba la amazona laredana. El año pasado se impuso en el Gran Premio Gobierno de Cantabria a lomos de 'Ley de Leyes'. A pesar de no llegar a los 20 años, en los últimos veranos es una asidua de las carreras de Loredo. «Llevo ya cuatro años compitiendo», señalaba en meta tras una victoria que, aún un poco abrumada por tanto aplauso, quería dedicar «a toda la cuadra El Sable». Desde hoy, parte de la arena de la playa de Loredo, esa que una vez al año se convierte en uno de los hipódromos más bonitos del mundo, tiene nombre de mujer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos