Boxeo

Jon Miguez se hace con el cinturón de Campeón del Mundo Júnior Welter

Jon Míguez, en su salida al ring./PEDRO LUIS AJUARIAGUERRA
Jon Míguez, en su salida al ring. / PEDRO LUIS AJUARIAGUERRA

El púgil castreño se impuso al ucraniano Vasyl Kurasov, en un combate que se decidió a los puntos tras finalizar los diez asaltos

Alexánder Aguilera
ALEXÁNDER AGUILERACastro Urdiales

No todos los días un deportista se proclama campeón del mundo. Sin embargo, Castro Urdiales puede presumir desde el pasado día 2 de febrero, de tener entre sus ciudadanos a un boxeador con el cinturón que le acredita como el mejor del planeta en su peso y categoría. El escenario donde Jon Míguez se enfrentó a su rival por el título no fue, ni más ni menos, que el frontón de Miribilla, lugar donde se congregaron cerca de tres mil personas para presenciar la velada que tenía como evento principal el combate que enfrentaba al luchador castreño con el ucraniano Vasyl Kurasov.

A pesar de la buena preparación llevada a cabo, Jon se subía al ring por primera vez en su carrera para pelear por un título en un combate que, al contario que en los nueve anteriores, se disputaría a diez asaltos. «No estaba especialmente nervioso por el hecho de jugarme un título porque iba bien preparado. De hecho, disputamos los diez asaltos y me encontré muy bien en el aspecto físico, lo que quiere decir que los entrenamientos han dado sus frutos», explicaba Miguez con posterioridad.

Jon consigue impactar un golpe en la cara de su rival.
Jon consigue impactar un golpe en la cara de su rival. / PEDRO LUIS AJUARIAGUERRA

Durante la preparación del combate, una de las ideas del equipo del luchador castreño era la de agotar lo máximo posible a su rival, quien en la mayoría de sus combates había ganado antes de finalizar el cuarto asalto. «Empezamos viendo como salía y fue a partir del segundo asalto cuando bajó un poco el ritmo y la intensidad. Aun así, llegó bastante bien hasta el final y fue un combate limpio en el que casi no nos agarramos», destacó el campeón del mundo junior. Entre las claves que le llevaron a la victoria, el boxeador castreño destacó el trabajo hecho a la hora de golpear abajo: «La verdad es que Kurasov era muy rápido y esperaba mucho la contra, por eso era importante golpear la zona de abajo para ir minando poco a poco y al final dio resultado».

El castreño con el cinturón que le acredita como campeón del mundo.
El castreño con el cinturón que le acredita como campeón del mundo. / PEDRO LUIS AJUARIAGUERRA

Con el cinturón en sus manos y algún que otro golpe encima, Jon fue recibido en el Ayuntamiento por cientos de castreños que le reconocieron su hazaña deportiva, un acto que tardará en olvidar: «Fue algo increíble. Estaba casi sin descansar, pero el hecho de que te reciban así en tu pueblo es algo que nunca voy a olvidar». No obstante, la actividad no cesa para Jon que, tras tres días de descanso, volvió a la actividadpara de cara a un posible combate el próximo 30 de marzo.