Bolos

Peñacastillo inaugura un nuevo tiempo

Los integrantes de Peñacastillo mantean a su capitán, Rubén Rodríguez, tras el título conseguido en la Carmelo Sierra. /Sane
Los integrantes de Peñacastillo mantean a su capitán, Rubén Rodríguez, tras el título conseguido en la Carmelo Sierra. / Sane

La peña llamada a dominar los próximos años en los bolos anticipa su dominio al vencer en una temporada que ha significado el fin de la hegemonía de Hermanos Borbolla

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Rod Taylor, en el papel de George Wells, hacía avanzar y retroceder el tiempo a su antojo. 'El tiempo en sus manos' es una muy agradable película de 1960 en la que en una especie de calesa sin ruedas, una pieza metálica similar a una sombrilla gira una vez activado el artefacto. Un simple contador delante del viajero indicaba el año al que se llegaba. Taylor finalizó su viaje en un muy lejano año 802.701. La 'peli' simplifica eso que parece imposible y que los físicos afirman, en un lenguaje casi ininteligible para el resto de los mortales, que quizá sí se puede. A su modo, la División de Honor del bolo palma ha vivido en este 2018 su particular viaje en el tiempo. Una Liga que bien pronto se vio sacudida por lo que iba a pasar en 2019. Los fichajes por parte de Peñacastillo Anievas Mayba de Jesús Salmón, Rubén Haya, José Manuel González y Sebi Iturbe -como quinto-, más el llamado a ser el gran referente de los bolos en los próximos años, Víctor González, sacudieron la competición. El posterior baile de fichas hizo que incluso en algunas jornadas, los equipos perdiesen un poco el paso. Pero poco a poco, los jugadores del presente de Peñacastillo comenzaron a reivindicarse. El futuro aún no había llegado y la Liga de 2018 la jugaban, además de Víctor González, Rubén Rodríguez, Pedro Gutiérrez, Carlos Gandarillas y Senén Castillo.

0 TORRELAVEGA

4 PEÑACASTILLO

Torrelavega Siec
Gonzalo Egusquiza (c), Isaac Navarro, Iván Gómez, Iñi Pedrosa.
Peñacastillo Anievas Mayba
Rubén Rodríguez (c), Víctor González, Pedro Gutiérrez, Carlos Gandarillas.
Árbitro
Alfredo Escandón.
Bolera
Carmelo Sierra (Torrelavega)

Esa cuadrilla, que a excepción de uno de sus bolistas no estará en la Mateo Grijuela el próximo curso, llevó ayer el tercer título de Liga a las vitrinas de la peña. En un ya lejano 1987 cantaron el primero y mucho más cerca, en 2014, el segundo. En la Carmelo Sierra, el trienio de títulos de Hermanos Borbolla Villa de Noja ayer llegó a su fin.

Las cuentas para Peñacastillo Anievas Mayba estaban claras como el agua de un arroyo de montaña. Si ganaba a la Bolística, campeonaba. Aunque perdiese en los dos envites que le quedan, Los Remedios -esa peña modesta que ha hecho una temporada mucho más que soberbia- ya no tendría opción de arrebatarle el título. Y los líderes ejercieron de ello en una Carmelo Sierra con una muy buena entrada. Entre el público, mucho aficionado de Peñacastillo ante la posibilidad de ver a su peña ganar la Liga.

Los santanderinos no dieron opción y derrotaron por un claro 0-4 a Torrelavega Siec

Los capitalinos comenzaron mandando. Un emboque del capitán, Rubén Rodríguez, hacía que los suyos lograsen un 20-25 desde el tiro. La Bolística apenas pudo enjugar la renta desde el birle (24-23). Así, por 44-48 Peñacastillo daba el primero de los cuatro pasos necesarios en la tarde torrelaveguense. El segundo fue aún más sonoro. Tras un igualado 19-22 desde el tiro, Peñacastillo Anievas Mayba dio un puñetazo en la mesa. Desde el birle, lograba la cifra más alta de toda la tarde en la bolera, 35 palos, para vencer por un cómodo 42-57. Si el capitán había embocado en el primer chico, en el tercero le tocó al príncipe -ya casi el rey- que reclamará dentro de muy poco su corona en esto de los bolos. Víctor González, el único que quedará en Peñacastillo la próxima temporada del actual plantel, acertó con el cachi para que su peña ganase desde el tiro por 13 a 25. Desde el birle, los de Rubén Rodríguez volvieron a ser mejores para con un 18-25 vencer en la manga por 31-50. El título de Liga estaba a un chico de distancia.

La Bolística tiró de orgullo. No en vano, es la decana de los bolos. El cuarto acto fue el último, pero también el más peleado. Por apenas un bolo se imponía Peñacastillo desde el tiro (16-17). Y por la misma renta, desde el birle (22-23). Ese 38-40 desataba la alegría de una peña y sus aficionados en la Carmelo Sierra. Peñacastillo Anievas Mayba era el campeón de la División de Honor 2018.

Centrados en el presente

«Ha sido muy peleado. Como todos». Nel González, el presidente de Peñacastillo Anievas Mayba, no podía estar más contento en la Carmelo Sierra. Por el partido -«no se puede rematar mejor el campeonato»-, pero sobre todo, por el tercer título para las vitrinas de su peña. Ese viaje al futuro en forma que en forma de fichajes dinamitó la Liga sí afectó a la competición, «ya que hubo un par de partidos raros». Pero el tema llegó hasta ahí. «Nosotros no hablamos de futuro, sino que nos centramos en el presente». Tras un inicio algo titubeante, Peñacastillo Anievas Mayba cogió velocidad de crucero para hacer «una Liga de menos a más que hemos acabado muy bien».

Nel González reconoce que su peña «no era candidata a ganar la Liga». Sí para estar «arriba», pero no para levantar el título. Pero las prestaciones de otros equipos no han estado a la altura de lo que se esperaba de ellos «y nosotros hemos seguido a lo nuestro». El éxito de la peña santanderina radica «en el compromiso de todos los integrantes de la peña. Jugadores y directivos». El presidente de Peñacastillo se deshace en elogios a sus bolistas. «Porque han estado fenomenales. El anuncio de esos fichajes no ha supuesto ningún hándicap para ellos. Han sido unos profesionales al 100%».

Los dos hijos de Nel -Víctor y José Manuel-, junto a Jesús Salmón, Rubén Haya y Sebi Iturbe conforman, y eso es una opinión unánime, un 'plantillón' que convertirá a Peñacastillo Anievas Mayba en el gran rival a batir. Pero Nel prefiere la cautela. «El año que viene, Dios dirá...» Hasta entonces, los jugadores estarán enrolados en sus competiciones individuales, aunque aún queda algún torneo reservado a las peñas.

La Liga 2018, en cuanto a su ganador, ya es historia. Por tercera vez, el título tiene el nombre de Peñacastillo. Faltará por ver si la peña santanderina ha hecho su particular viaje en el tiempo, anticipando en este año lo que va a suceder en los venideros. Víctor González será el único eslabón que conecte ambos momentos. El antes y el después de un equipo llamado a ser el dominador en el futuro. Pero que junto al chaval -ya es su segundo título de Liga- ha escrito un glorioso presente de la mano de Rubén Rodríguez, Pedro Gutiérrez, Carlos Gandarillas y Senén Castillo.

«Nadie pensaba que podíamos ser campeones de esta Liga»

«Creo que son 14...» Rubén Rodríguez (Villanueva de la Peña, 1977), intentaba hacer memoria para recordar cuántos títulos de Liga ha ganado en su carrera. «Pero el que mejor sabe es este, el último», añade al punto entre risas. El capitán de Peñacastillo Anievas Mayba estaba ayer exultante. El título llegó «tras un partido muy bueno, en el que hemos jugado con nuestras ideas hasta las últimas consecuencias. Hemos vuelto a estar bien en el partido, muy centrados».

Rodríguez vio la posibilidad de campeonar tras la victoria de su peña por 4-1 ante Los Remedios, «una peña con muchísimo mérito que han peleado la Liga hata ahora». Esa victoria significaba ganarles la diferencia particular en sus enfrentamientos. Y en la pasada jornada, el triunfo ante Hermanos Borbolla Villa de Noja, más la derrota de Riotuerto ante Sobarzo, hizo que «nos viésemos casi campeones». Rodríguez está más que satisfecho porque «la Liga la gana el mejor. Es el fruto de muchos meses de entrenamientos y competiciones». Aunque Rodríguez coincide con su presidente: «Tampoco nadie pensaba que nosotros ganásemos este título».

El bolista de Villanueva de la Peña hace balance de un curso 2018 un tanto extraño. «El sentir general es que, por ejemplo, Noja no ha estado al nivel que se esperaba. De Roper también se esperaba más». Riotuerto sí se presuponía que iba a estar «arriba». No así Los Remedios, «la grata sorpresa de la Liga».

Aún así, la alegría de Rubén Rodríguez va aparejada de una pequeña reflexión. «Es un tema extraño. Que ganes la Liga y no continúes en la peña... Pero el proyecto de Peñacastillo Anievas Mayba es grande y el mercado es el que dicta». Rodríguez prefiere ser cauto sobre el comienzo de la dinastía de los santanderinos. «El espejo es Noja. Han ganado tres Ligas seguidas, pero la cuarta no la han conseguido. Peñacastillo será el equipo a batir en los próximos años, pero puede haber una temporada en que no gane».

Temas

Bolos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos