Bolos

La FEB presenta el día 16 a la asamblea unas cuentas que buscan evitar su cierre

José Luis Boto, expresidente de la FEB. /DM .
José Luis Boto, expresidente de la FEB. / DM .

El presidente, José Luis Díaz de Rojas, debe sacar adelante unos números con 200.000 euros de deuda | «No contemplo la disolución», adelanta

Alexánder Aguilera
ALEXÁNDER AGUILERASantander

José Luis Díaz de Rojas sigue trabajando para evitar el cierre de la Federación Española tras la crítica situación en la que la dejó la gestión de José Luis Boto y que su sucesor, Gómez Morante, solo consiguió paliar en parte. Ahora, el 16 de marzo, celebra una asamblea, su primera como presidente, en la que debe sacar adelante las cuentas anuales de 2018 y el plan de viabilidad. Dos pasos fundamentales para la recuperación de la FEB después de la grave crisis económica en la que está sumida la entidad, que llegó a tener un pasivo de más de medio millón de euros.

«Aún nos quedan 200.000 euros por pagar del préstamo que pedimos al Consejo Superior de Deportes (CSD). El año pasado la Federación cumplió con la cuota que debía reintegrar y ahora nos quedan cuatro más para saldar la deuda», explica Díaz de Rojas, para añadir que «nuestro plan de viabilidad debe demostrar que tendremos los ingresos suficientes como para seguir haciendo frente al préstamo».

Las cifras

200.000 euros
quedan por pagar del préstamo que se pidió al Consejo Superior de Deportes.
250.000 euros
era la cuantía del préstamo para permitir a la FEB su viabilidad.
4
años tiene de plazo la Federación para saldar la deuda contraída.

Rojas asumió la presidencia de la Federación tras la moción de censura al anterior mandatario, Óscar Gómez Morante, quien sobrepasó en 25.000 euros sus gastos de representación y desplazamientos -aunque reconoció la deuda y se comprometió a sufragarla- de una partida por otra parte muy ajustada.

Una episodio anecdótico, pero que provocó su salida por pérdida de confianza de directivos y asambleístas, descontentos por cómo había gestionado la ruinosa herencia que recibió de José Luis Boto. Es asturiano, este sí responsable del mal escenario actual de la FEB tras verse obligada a devolver las subvenciones del CSD tras no justificar gastos e inhabilitado para el cargo, dimitió cuando la situación del organismo era ya insostenible.

De ahí la importancia de la aprobación de las cuentas anuales de la temporada pasada, ya que ni siquiera la venta de su sede, el préstamo de la FCB y la recuperación de la subvención -pero no de forma retroactiva- han conseguido terminar con su deuda. Sí reducirla, pero el día a día sigue siendo muy complicado para el organismo que tiene ahora su sede en la Casa de Cantabria, en cuyo salón de actos se celebrará también la asamblea.

Ante este panorama, no es difícil temer por la continuidad de la FEB. Los continuos problemas surgidos dentro del organismo en los últimos años han desgastado sobre manera a una federación que, sin duda, vivió tiempos mejores, sin embargo su presidente niega este extremo aunque con alguna salvedad. «No contemplo la disolución de la FEB. Antes de desaparecer tendríamos en nuestra mano medidas más drásticas, pero lo que ahora necesitamos es tranquilidad y estabilizarnos. Eso sí, el que manda es el CSD y si en un momento dado dicen que tenemos que ir a disolución no nos quedará otra que hacerle caso», argumenta Díaz de Rojas. Sin embargo, este hecho no sería beneficioso para nadie, como explica el Díaz de Rojas. «El CSD también saldría perjudicado porque habría que crear otra Federación con la gente de bolos y estos le mirarían con resquemor».

Por otro lado, también se someterán a votación los cánones de los Torneos Circuito Nacional de Bolo Palma de Primera categoría (CINA 1) y el presupuesto del ejercicio 2019, el cual, según el máximo dirigente de la Federación Española, cada vez hay que ajustar más. «Nuestra situación nos obliga a ser muy estrictos, incluso puede que tras aprobar el presupuesto en la asamblea, nos veamos obligados a ajustarlo más si el CSD no nos concede la subvención que hemos solicitado».

Calendarios nacionales

Los calendarios nacionales y la modificación de Estatutos de la FEB también se someterán a votación para aprobarse en caso de recabar los apoyos necesarios. Se plantea un cambio referente a los artículos cinco y seis, que hacen alusión a las personas, entidades y modalidades que componen la FEB y a las relaciones de esta con otras federaciones internacionales, respectivamente.

En el último punto antes de pasar al turno de ruegos y preguntas, se darán a conocer los acuerdos de la Comisión Delegada que, tal y como afirma el propio presidente, tendrá lugar pocos días antes de la Asamblea General, aunque aún no se conoce la fecha exacta. Una vez explicados dichos acuerdos, la Junta Directiva dará la palabra a los asistentes para que expongan aquellas cuestiones que consideren necesarias.