El juez exime a Pernía de toda responsabilidad en el fallo del concurso de acreedores

Pernía y Alí Syed no tienen ninguna responsabilidad del quebranto de las arcas del club, según el Juzgado de lo Mercantil. /
Pernía y Alí Syed no tienen ninguna responsabilidad del quebranto de las arcas del club, según el Juzgado de lo Mercantil.

Carlos Martínez de Marigorta, que califica como fortuito el proceso, fundamenta su fallo en algunos defectos jurídicos en el informe de los administradores y solo tiene en cuenta los dos últimos años antes de la solicitud del proceso concursal

ASER FALAGÁNSantander

Francisco Pernía no deberá asumir ninguna responsabilidad por el proceso concursal del Racing, que acaba de ser declarado fortuito (es decir, no culpable). Pese a la calificación culpable que solicitaron los tres administradores concursales del club por lo que consideraban desvío de fondos y gastos injustificados durante su gestión (2006-2011), la sala ha eximido de toda responsabilidad no solo a Pernía, sino también a Ahsan Alí Syed, figura que le sirvió para seguir controlando la sociedad. .

La declaración significa que el proceso en el que entró el Racing en 2011 bajo la administración de Pernía se produjo, no por una gestión desleal o irresponsable, sino por circunstancias de mercado o, como señala la propia calificación, fortuitas. Una interpretación que ha provocado una enorme sorpresa, puesto que los administradores concursales propusieron en su momento, tras auditar la Sociedad Anónima Deportiva, una calificación de concurso culpable para Pernía, aunque no para el resto de su Consejo.

El informe refería partidas no justificadas por valor de aproximadamente 4,9 millones de euros, y la Fiscalía también había solicitado una declaración culpable de Pernía y Alí Syed. Para ello se basaban en los desvíos de fondos y pagos sin justificar en diversas operaciones que denuncia el informe, entre ellas las del Racing Primavera, las contrataciones de Tchité y Smolarek, los traspasos de Zigic y Garay y los gastos en viajes y representación. En consecuencia, se solicitaba que Pernía respondiera patrimonialmente de estas cantidades.

Para fundamentar su fallo, el juez Carlos Martínez de Marigorta hace referencia a algunos defectos jurídicos en el informe de los administradores y, a diferencia de lo ocurrido en otros casos similares, solo tiene en cuenta los dos últimos años antes de la solicitud del proceso concursal, con lo que muchas de las actuaciones señaladas quedan fuera de este periodo. Además, señala que estas operaciones pueden ser motivo de reclamación de daños y perjuicios en los ámbitos penal o civil, pero que no se ha conseguido probar que agravaran en su momento la situación de insolvencia de la sociedad, y que por lo tanto no se debe declarar concurso culpable.

Se cierra así uno de los innumerables procesos judiciales en los que se encuentra inmerso el Racing, en este caso con una sentencia favorable a la anterior directiva, que sin embargo debe enfrentarse todavía a la querella de los exjugadores en el ámbito penal.