Liaño, 22 años después

Paco Liaño mantendrá el récord en solitario 22 años después si hoy Oblak encaja un gol o no juega todos los minutos./
Paco Liaño mantendrá el récord en solitario 22 años después si hoy Oblak encaja un gol o no juega todos los minutos.

Se cumple el aniversario de la última jornada de la Liga 93-94, en la que el exportero racinguista, entonces en el Deportivo, se convirtió en el mejor Zamora de la historia

MARCOS MENOCALSantander

14 de mayo de 1994. Hoy se cumple 22 años de aquel final de Liga en el que Djukic no acertó desde los once metros y su fallo privó al Deportivo de la Coruña de ganar el campeonato y se la puso en bandeja al Barcelona de Cruyff, Stoichkov y compañía. Ningún amante del fútbol podrá olvidar jamás las lágrimas del Superdépor. González, el portero de aquel Valencia, detuvo el penalti con el tiempo cumplido. El resultado fue de empate a cero.

Ese día es histórico por lo que representó aquel desenlace, pero también lo es porque esa jornada un cantabro, Paco Liaño, exracinguista, estableció un récord que dura desde entonces, el Zamora más espectacular que se recuerda: 18 goles encajados en 38 partidos. «Los años han demostrado la dificultad que entraña algo así», recuerda el exportero.

El estratosférico registro de Liaño aumenta su leyenda después de que Oblak, el meta esloveno del Atlético de Madrid, encajase la pasada semana dos tantos e igualara a falta de una jornada los números del cántabro. «Tan solo hay que fijarse en este Atlético de Madrid y conocer cómo defiende para darse cuenta de lo que fue aquella temporada en el Dépor», añade.

«Le han metido dos. El Levante le ha metido dos al Atlético», le gritaban los aficionados a Liaño el pasado fin de semana en La Albericia, mientras el exracinguista presenciaba el partido Racing B-Colindres, de Tercera División. «Me han llamado de todos los sitios. La gente estaba pendiente», reconoce.

Desde entonces, Claudio Bravo, hace tres temporadas (Barcelona) y Oblak, este año con los colchoneros, han sido los únicos que se han arrimado a los registros de Liaño. «Jugábamos muy bien y era muy difícil marcarnos gol. Ribera, Voro, Nando, Rekarte y Djukic. Con aquella defensa era necesario echar una instancia para pasar. «No jugábamos a encerrarnos, pero ahí está el porcentaje, apenas un 0,47% de goles encajados por partido», señala el exportero. Los gallegos tan solo encajaron tres goles en un partido de Liga, ante el Barcelona (3-1) y precisamente ese resultado les condenó a no ganar el campeonato. «Empatamos muchos partidos y dejábamos la portería a cero muchos días. Esa era nuestra clave». Esa, desde luego, y también tener en aquel equipo a Bebeto, Fran, Mauro Silva... Los rojiblancos de Simeone han sido los que más se han acercado al récord de Liaño, no en vano se han ido para casa en 30 ocasiones esta temporada entre Liga,Champions y Copa del Rey sin recibir un gol. Hoy, el esloveno, si juega todo el partido, solo podrá empatar como mucho al cántabro si no encaja ningún tanto ante el Celta de Vigo en el Vicente Calderón en la despedida de la Liga. Si Oblak juega, sumará todos los minutos del campeonato, «algo que en mi época era común, pero que ahora es más difícil.Es más habitual que haya rotaciones en la portería», concluye el cántabro.

Pagola a 80 minutos de Abel

Por otro lado, el portero del Tudelano, Mikel Pagola, está a tan solo ochenta minutos de establecer un nuevo récord nacional de imbatibilidad y superar los 1.275 minutos que Abel Resino logró en 1991. El meta del modesto equipo navarro le arrebatará al ahora entrenador uno de los registros más antiguos del fútbol nacional. Pagola lleva doce encuentros sin encajar un gol y de ahí se explica la espectacular trayectoria del Tudelano.

Su equipo, que es actualmente tercero con los mismos puntos que el Racing, juega mañana a las 17.00 en Tafalla, ante la Peña Sport. Ochenta minutos tienen la culpa.

 

Fotos

Vídeos