Próxima reunión Juntos

Ania ya tiene a su equipo de confianza

Iván Ania, a la derecha, junto a Pablo Gutiérrez y Fabián Fernández -al fondo- en el banquillo del Villanovense. /Estrella Domeque
Iván Ania, a la derecha, junto a Pablo Gutiérrez y Fabián Fernández -al fondo- en el banquillo del Villanovense. / Estrella Domeque

Pablo Gutiérrez y Fabián Fernández se encargarán de la preparación física y del entrenamiento de los porteros, respectivamente

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Iván Ania va configurando el equipo de trabajo que tendrá en el Racing para la próxima temporada. Finalmente, el entrenador asturiano contará en el cuerpo técnico con sus dos hombres de confianza: Pablo Gutiérrez y Fabián Fernández. Ambos estaban con él en el Villanovense la pasada campaña. Y también las dos anteriores en el Caudal. El primero se encargará de la preparación física y el segundo del trabajo con los porteros. Los puestos que anteriormente ocupaban los despedidos Adolfo Mayordomo y Javi Pinillos.

Es una tripleta de técnicos que está tratando de crecer junta y el Racing y su dirección deportiva, con Chuti Molina a la cabeza, ha aceptado que sigan de la mano en esta aventura como racinguistas. Así pues, su currículum es prácticamente idéntico al del nuevo técnico verdiblanco. El pasado martes, Pablo Gutiérrez y Fabián Fernández ya estuvieron visitando las Instalaciones Nando Yosu y comenzaron a trabajar junto al entrenador, el primero en llegar a Santander, en la preparación del proyecto número 106 de la historia del Racing.

Ahora queda por determinar una figura no menos importante dentro del organigrama a pie de campo. La persona del segundo entrenador. Un nombramiento que tratan de consensuar tanto Chuti Molina como el propio Iván Ania. El club maneja varias opciones y espera cerrar su incorporación en un breve espacio de tiempo, en esta cascada de caras nuevas que se está sucediendo en la estructura racinguista en estas dos últimas semanas.

El Racing tiene pendiente una charla con Oriol Lozano para ver en qué función le ubica

Fabián Fernández es ingeniero industrial por la Universidad de Oviedo. Y en lo relacionado con el fútbol, es técnico especialista en el entrenamiento de porteros por la Real Federación Española de Fútbol y posee el título de Técnico de Nivel II. A priori y salvo cambios inesperados en la plantilla racinguista, el nuevo responsable de la parcela tendrá bajo su tutela a dos de los mejores guardametas de la Segunda División B, como son Iván Crespo y Raúl Domínguez, una dupla con la que también ha trabajado en las dos últimas temporadas su predecesor en el cargo, Javi Pinillos.

Ver más

Por su parte, Pablo Gutiérrez tendrá que ponerse al frente de una de las parcelas más importantes en el funcionamiento de un equipo de fútbol: el aspecto físico. Un ámbito en el que, al final, los resultados son los que dan y quitan razones. Como dijo Quique Rivero en las últimas semanas de la temporada recién finalizada, «cuando ganas parece que estás muy bien físicamente y cuando pierdes da la sensación de que estás mal». El de Soto del Barco recogerá los bártulos de Adolfo Mayordomo, preparador físico racinguista en las últimas campañas. Con una gran compenetración con Iván Ania, incluso le ha tenido que sustituir en algún partido al frente del equipo, cuando el técnico y su segundo fueron sancionados en la época del Caudal, en Tercera División.

Ania, Gutiérrez y Fernández llevan tres temporadas trabajando codo con codo

El equipo asturiano se puso en manos de Iván Ania, Pablo Gutiérrez y Fabián Fernández en el verano de 2015. Con el trío de técnicos, más el segundo entrenador, Mario Prieto, el conjunto de Mieres completó una temporada espectacular en Tercera División. Obtuvo el título en el grupo asturiano con 98 puntos. En la eliminatoria de campeones del play off cayó frente al Boiro, pero su equipo se repuso y eliminó al Cayón y al Haro para hacerse con un puesto en Segunda División B. En su primera experiencia en la categoría de bronce, consiguió la permanencia en la última jornada con el Caudal, en un curso en el que coincidió con el Racing. Sus dos enfrentamientos contra los cántabros, dirigidos por Ángel Viadero, se saldaron con derrota -2-3 y 4-0-.

El prestigio de Iván Ania y sus hombres continuó en aumento e hicieron las maletas para abandonar Asturias y ocupar el banquillo de un equipo al que el Racing acababa de eliminar poco antes en el play off de ascenso: el Villanovense del que proceden. En el cuadro extremeño contaron con menos mimbres que sus predecesores. Y pese a realizar una primera parte del campeonato irregular, al final les faltaron partidos para haberse colado entre los cuatro primeros clasificados. Eso, con un dato curioso. Sólo 29 goles marcados en 38 partidos. La efectividad fue máxima.

Ahora falta por ver si esa fulgurante trayectoria del entrenador asturiano, apoyado siempre en Pablo Gutiérrez y Fabián Fernández, logra seguir con la flecha hacia arriba ante un reto mayúsculo como es el de dirigir a un Racing obligado a ascender. Un equipo que, en los últimos años, se está convirtiendo en un devorador de entrenadores y ayudantes. Carlos Pouso también llegaba con una buena dinámica en los banquillos, pero los Campos de Sport se le atragantaron al técnico vasco. Todo lo que rodea al club cántabro es de unas dimensiones que pocos equipos de Segunda División B arrastran tanto a su estela.

El último superviviente

Además de la búsqueda de un segundo entrenador que acompañe a Iván Ania, Fabián Fernández y Pablo Gutiérrez en el trabajo del día a día, el Racing tiene abierto otro frente en lo que respecta al cuerpo técnico verdiblanco. Es lo que tiene que ver con el único superviviente del 'staff' que anteriormente tuvieron Ángel Viadero y Carlos Pouso tras las salidas de Adolfo Mayordomo y Javi Pinillos: Oriol Lozano. Los gestores del club tienen pendiente una conversación con el catalán. En principio, la predisposición por ambas partes es de continuidad y de respetar el contrato del técnico. Sin embargo, la entidad verdiblanca sí que tiene intención de darle otra función al que fuera zaguero racinguista. Entienden que no tiene sentido otro asistente más o un tercer entrenador en el equipo de preparadores verdiblancos. Así pues, en un encuentro próximo, la entidad y Oriol Lozano confirmarán si sigue perteneciendo a la disciplina racinguista y en qué función lo hace.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos