Fútbol | Racing

Rafa Tresaco: «Si han depositado confianza en mí es por algo. Solo espero no defraudarlos»

Rafa Tresaco posa en La Albericia. /María Gil Lastra
Rafa Tresaco posa en La Albericia. / María Gil Lastra

Rafa Tresaco está sorprendido por la llamada de Molina, pero dispuesto a ser «el tipo de jugador que quiera Iván Ania»

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

El nuevo fichaje racinguista se define como un chico tranquilo. Ayer ofreció su primera comparecencia ante los medios en la sala de prensa de La Albericia después de convertirse en un miembro de pleno derecho del primer equipo tras ocupar la ficha de Jon Ander y no se mostró en exceso nervioso, aunque una vez finiquitado el trámite, sí admitía que no está habituado a que los focos le apunten de manera tan contundente. Sobre todo el martes, cuando se anunció su promoción al Racing desde el equipo de División de Honor Juvenil. «La verdad es que no estoy acostumbrado a que haya tanta gente en los entrenamientos mirándome o pendiente de mí», confesaba, pero también añadía que no lleva «bastante bien» y que se lo toma «con mucha tranquilidad».

Y eso que las llamadas de amigos y los comentarios en redes sociales le abrumaron un poco. «Intento desconectar de twitter y de instagram, pero la verdad es que es imposible porque hay amigos que te pasan comentarios... Yo intento llevarlo tranquilo». Si es capaz de templar sus nervios de la misma manera sobre el césped tiene ya mucho ganado. Sobre todo en esos momento en que un futbolista debe mantener la cabeza fría para levantar la mirada y filtrar un último pase o buscar el ángulo adecuado para enviar el balón al fondo de la red.

A Tresaco le ha pillado de sorpresa la llamada de Chuti Molina para ser uno más a las órdenes de Ania. Pero el asombro no le ha hecho amilanarse. «Al ser joven te sorprende, pero si han depositado confianza en mí es por algo y espero no defraudarles», argüía el delantero con el propio Chuti Molina sentado al fondo de la sala, a quien por cierto quiso brindar un agradecimiento especial porque «sin su apuesta no estaría aquí». El jugador, que ya había encadenado un par de entrenamientos a las órdenes de Ania está dispuesto a dejarse modelar por el asturiano como si fuera un bloque de plastilina. «Estoy aquí para lo que me pida el míster y para adaptarme al tipo de jugador que quiera él. Poco a poco y adaptándome desde el primer día para no decepcionar a nadie».

«Ania me ha pedido que juegue de cara y que sea un puñal a la hora de rematar a puerta»

Aunque resten sólo seis jornadas el joven no quiere desaprovechar la oportunidad que se ha presentado ante él. Todo ha sucedido de una forma muy rápida. Apenas hace dos meses y medio que aterrizó en La Albericia desde el Zaragoza y desde entonces su progresión ha sido meteórica. Una inmediatez a la que ni él mismo da crédito aún. «Es sorprendente lo rápido que ha ido todo. Cuando salí de Zaragoza me ofrecieron la idea de venir al Racing y la apoyé desde el primer momento. Ahora estoy aquí y quiero darlo todo como futbolista», explicaba. Al llegar al Racing en febrero Tresaco volvió a tomar contacto con el verde. Durante su estancia en Zaragoza, donde permaneció durante nueve temporadas y completó la mayor parte de su etapa formativa, pasó del ostracismo, después de meses sin jugar, a recibir la oferta de Molina para venir a Santander. Aunque es un periodo que prefiere dejar atrás. «Pase unos años muy buenos en Zaragoza, pero llegó un momento en que yo no me puse de acuerdo con el club a la hora de firmar un contrato y me gustó lo que me propuso el Racing y Chuti. Ahora estoy aquí. Eso lo dejo en el pasado y lo daré todo por esta camiseta y este escudo».

Ania no ha tenido tiempo aún de charlar largo y tendido con Tresaco, y el oscense no sabe si el plan que ronda la cabeza del asturiano es dosificar los minutos que va a jugar o hacerlo saltar al césped a puerta gayola, pero al joven no le importa. Acatará la decisión sin pensarlo. «Aún no hemos tenido tiempo de hablar sobre eso, pero considero que estaré para lo que me diga él. Si me dice que tengo que jugar cinco minutos lo haré y lo exprimiré al máximo, y si me dice que tengo que estar en el banquillo o en la grada estaré sin ningún problema». De lo que sí han tenido tiempo para departir es de lo que Ania espera de él. El asturiano ya se ha encargado de darle las instrucciones precisas. Y afilar el colmillo para darle un bocado a la portería es una de las peticiones. «Me ha pedido, al ser joven, que esté tranquilo y que haga lo que yo sé. Que juegue de cara y que sea un puñal a la hora de rematar a puerta».

Velocidad y buen salto

Potencia, capacidad de salto y con cualidades complementarias a las de David Barral y Dani Segovia. Así definía Chuti Molina al flamante fichaje. Unos atributos con los que Tresaco se siente cómodo, aunque reconoce que pedirá consejo a sus dos compañeros en la delantera. «Les voy a pedir todo tipo de consejos. Pero yo me defino como un jugador rematador con velocidad y con buen salto. Seré el futbolista que quiera el míster. Me voy a adaptar a él y hacer lo que me diga». Con Dani Segovia es con quien tiene más confianza, al menos por ahora. «Dani me aconseja mucho porque tengo un amigo en común con él. Pero casi todos los compañeros me ayudan a la hora de moverme en el campo. Somos una piña».

«Ya sea jugar cinco minutos o estar en la grada o en el banquillo, lo haré sin problemas»

Con el equipo de División de Honor Juvenil Tresaco ha logrado sumar cinco goles en seis partidos, pero ahora tiene que demostrar que está capacitado para hacer los mismos con el Racing. La diferencia de categoría es un hándicap que tendrá que aprender a superar. «Segunda B es totalmente diferente, son unos pasos por encima de División de Honor. Es más difícil, pero voy a tomármelo con tranquilidad y a darlo todo cuando el míster me dé los minutos que sean necesarios».

Por su parte, Chuti Molina también explicó horas antes los motivos para la promoción del jugador del Juvenil en detrimento de la incorporación de un delantero con más credenciales. «Lo óptimo era la primera opción -admitió Molina-. Traer un jugadorazo con un año más de contrato y posiblemente titular de cara al año que viene -en Segunda, puesto que explicó que debe trabajar a futuro con la hipótesis del ascenso-, pero no ha podido ser», argumentó el director deportivo.