Fútbol | Racing

Sergio y Jon Ander engrasan al Racing

Sergio y Jon Ander engrasan al Racing
Daniel Pedriza

El astillerense y el vitoriano hicieron funcionar al equipo de Iván Ania y lideraron la remontada frente al Barakaldo

SERGIO HERRERO y PEDRO FOMPEROSASantander

Hay piezas que hacen funcionar una máquina parada. Hay engranajes que arreglan lo que parece estropeado. Hay pegamentos que unen los trozos inconexos. Y el Racing encontró los suyos este miércoles en las figuras de Jon Ander y Sergio Ruiz. Vitoriano y astillerense levantaron a un equipo que flojeó en la primera parte. Encendieron la luz en Baceñuela y lideraron una remontada brillante ante el Barakaldo.

Decía el lunes Iván Ania que no quería que sus jugadores se sintiesen titulares o suplentes. Quizá por eso el míster ayer volvió a realizar una mezcla entre los que apuntan al once titular, otros que parten en un segundo plano y los de la cantera que aguantan el tirón de la pretemporada en busca de un puesto entre los elegidos. Eso, con las ausencias por lesión de César Díaz y Rafa de Vicente y la del recién llegado Álvaro Cejudo.

3 Racing

Zárraga, Sainz-Maza, Julen Castañeda, Miguel Goñi, Figueras, Jerín, Enzo Lombardo, Musy, Juanjo, Quique Rivero y Pablo Goñi. También jugaron:Jon Ander, Javi Cobo, Sergio Ruiz, Antonio Tomás, Puras, Soberón, Kitoko, Olaortua, Mirapeix, Mendicute y Buñuel.

1 Barakaldo

Viorel, Cuerva, De Paula, Fran García, Antonio Sánchez, Barbosa, Dopico, Andy García, Aguirrezabala, Erik Ruiz y Estelles. También jugaron:Ovidio, Txabo, Becerra, Prats, Carles Marc, Carrera, Larrayoz y Raúl Hernández.

Goles:
0-1, min. 20: Antonio Sánchez. 1-1, min. 67: Jon Ander. 2-1, min. 72: Mendicute. 3-1, min. 80:Javi Cobo.
Árbitro:
López Parra (Comité Cántabro).
Incidencias:
Campo de Baceñuela. Con césped en buen estado aunque blando y resbaladizo, en una tarde nubosa pero apacible.

En la primera mitad, el Racing apenas enseñó algunas de las señas de identidad que el asturiano quiere para su equipo. Quizá fueron los peores minutos verdiblancos en lo que va de temporada. El conjunto cántabro quiso mandar. Ser jefe sobre el verde. Sacar el balón jugado y ser vertical más allá de la línea de medio campo. Pero sólo quiso. Al técnico, que se daba la vuelta con genio hacia su banquillo, aún le quedan bastantes cosas por ajustar como se vio antes del descanso. No se alarmen. Este es el momento. A los santanderinos aún les falta para parecerse a un equipo de natación sincronizada. Escaseó la coordinación en los movimientos y el entendimiento en los marcajes. Por el momento, nada grave.

El Barakaldo, en plena reconversión después de la marcha de muchos de sus futbolistas, se mantuvo a la espera. El Racing no aprovechó su responsabilidad. De hecho, los vascos fueron los primeros en avisar. Barbosa culminó una gran jugada colectiva con un disparo que se marchó alto. La réplica verdiblanca fue un córner lanzado por Quique Rivero que se habría colado en la portería si Viorel no hubiese metido la mano a tiempo.

Los gualdinegros sacaron partido de los desajustes veraniegos verdiblancos. Piezas con holgura, engranajes a estrenar y restos de óxido. Entre unos y otros, el balón le llegó a Antonio Sánchez dentro del área, quien batió a Zárraga por debajo de las piernas, con un remate tan placentero como afortunado. Sendos tiros de Pablo Goñi y de un prometedor Enzo Lombardo que no encontraron portería completaron el listado de argumentos racinguistas de una primera mitad en la que de lo poco destacable fue la actuación de Miguel Goñi en el centro de la zaga.

Sergio Ruiz hizo acto de presencia

Y entonces hizo acto de presencia Sergio Ruiz. Los galones que lleva la camiseta racinguista en el brazo, el astillerense ya los porta de serie. Impasible al trajín de fichajes en el centro del campo racinguista. El cántabro lideró una segunda parte bastante mejor de los de Ania. Con un paso hacia delante, empezaron a llegar las verdaderas ocasiones para los verdiblancos, que ganaron en ataque con la entrada de un Jon Ander que es como el cobrador del frac. Persigue, molesta y amedrenta a los centrales hasta que se cobra lo suyo.

Daniel Pedriza

Probó Enzo Lombardo. Después Olaortua con un cabezazo que sacó un zaguero bajo el larguero. Posteriormente pudo Soberón. Y Jon Ander sacó el maletín para meter el balón. El ariete agarró la pelota, dejó con el molde a un defensa y batió a Viorel. Mención aparte merece la mala fortuna de un Antonio Tomás que se retiró por un fuerte golpe en la espalda después de apenas quince minutos sobre el césped. Eso adelantó el debut de Kitoko.

Se ve que a Jon Ander aún le debían algo en el equipo rival, porque volvió a hacer de las suyas. Eso sí, esta vez compartió lo recaudado con el canterano Mendicute. Una gran jugada del vasco por la izquierda la completó con un medido centro al segundo palo, donde el chaval, con un precioso remate de tijera que mandó a besar las mallas. El recital de Jon Ander no terminó ahí. Ganó la espalda a la defensa y su pase atrás lo ajustó Javi Cobo al palo para hacer el tercero. El alavés aún pudo hacer otro golito, pero su remate en el área pequeña, con oposición, lo mandó fuera. No le iba a salir todo. Que guarde algo para más adelante.

El Racing cambió su cara tras el descanso. Había salido hasta el sol en Baceñuela y los racinguistas presentes en Galizano vieron las cosas un poquito más claras, porque con lo visto en la primera mitad más de uno se asustó. Iván Ania tiene trabajo por delante, pero hay promesas a las que agarrarse. «Que empiece la Liga ya», decía un aficionado a la salida del estadio de Ribamontán al Mar. Disfrutemos primero del verano, que el invierno será muy largo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos