Aitor Buñuel

«Estoy encantado de que mi gol pase a la historia de un club como el Racing»

itor Buñuel posa en la plaza del Ayuntamiento, donde el pasado domingo disfrutó y comprobó parte de la grandeza del Racing con la afición coreando su nombre / Alberto Aja

Su tanto en Son Malferit será recordado en el Racing como el de Pineda o Moratón. El navarro espera «poder dar mucha guerra el año que viene»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

El nombre de Aitor Buñuel (Tafalla, 1998) se recordará siempre en el Racing. Como el de Moratón, el de Pallarés y Pombo –aunque estos dos se equivocaron de portería y no eran racinguistas, si no rivales aquel día–, o el de Pineda. Su gol el pasado domingo en Son Malferit abrió la puerta del infierno y le dio el ascenso a Segunda al Racing. El navarro está encantado de pertenecer ya a la historia del club centenario.

–La pelota, aún no se sabe muy bien por qué, aparece en la frontal del área del Atlético Baleares. Desde lejos arranca Aitor Buñuel y sin tiempo para pensarlo mucho la zapatea con virulencia. Inapelable. Vale un ascenso ¿Qué le pasó por la cabeza cuando iba a golpear el balón?

–Cuando vi que el balón llegaba a mí sabía que tenía que pegarle a puerta y prefería contactar bien con él más que pegarle por pegar y el tiro salió justo donde quería que fuera y para dentro.

–Fue el empate a uno, un gol que pasará a la historia del Racing ¿Cómo se lleva eso?

–Estoy encantado de que el gol pase a la historia de un club como el Racing. Busqué portería cuando lancé y cuando vi que el balón se colaba me entró un subidón enorme. Salió muy bien y llegó en un momento en el que lo estábamos pasando fatal...

–Hay quien decía que la jugada estaba ensayada, pero realmente, ¿no sería que estaba escrito en el destino que el gol tenía que ser así?

–Ellos sabíamos que tenían el rechace desprotegido, que teníamos que intentar cogerlos por ahí y el balón me llegó a mí. Sólo hacía falta meterla.

–¿Había vivido usted una 'guerra' como la que le tocó vivir en Son Malferit?

–Fue un partido muy competido y en un campo que hacen un fútbol muy directo;que priman las disputas, pero creo que igualamos la intensidad que ellos mostraron en su casa y estuvimos a la altura y la clave estuvo en que supimos tener garra, ser un bloque y, además, de querer hacer fútbol supimos adaptarnos a lo que había que hacer.

–Ahora que ha pasado, ¿cree usted que el Atlético Baleares era el rival más difícil que les podía haber tocado en el play off?

–Ellos propusieron el fútbol contraigo al nuestro; muy replegaditos y sin querer el balón. Y nosotros, por lo contrario, queremos dominar y llevar la iniciativa. Pero realmente, tocara el rival que nos tocara, iba a ser muy difícil. Daba igual quien se pusiera por delante, íbamos a superarle.

«Marqué el primer gol y el último. Es como cerrar un ciclo»

Con el tanto de Son Malferit, Buñuel suma tres esta temporada. Tres veces más que en todas las temporadas que ha militado en Segunda B, Segunda o Primera, que entre todas son cinco. Debitó muy joven con el filial de Osasuna. De hecho, Buñuel jugó con el primer equipo en Primera División quince partidos cuando aún no contaba con 19 años. Un talento precoz.

–¿Sabe usted que ha marcado el primero y el último gol de la temporada?

–Sí. El domingo recibí algún mensaje en el que me lo recordaban. Aún recuerdo el primero, ante la Real Sociedad. En el mensaje me decían que se había completado un ciclo.Abrí la lata en Liga y ahora este que parece que es el más importante de todos. No puedo estar más feliz.

–¿Le gusta atacar?

–Nunca he sido un goleador, eso es así. Un defensa debe preocuparse mucho de defender y luego si puede pues aproximarse al área contraria, incorporarse y si puede ayudar. En este Racing siempre hemos querido dominar el partido y llevar la iniciativa y eso nos permite tener un poco más de libertad, pero, como digo, sin que eso suponga asumir riesgos innecesarios. A mí me gusta ayudar cuando se puede.

–Ha pasado un año desde que usted se marchó de Pamplona para venir a Santander, ¿le ha sorprendido algo de lo que ha visto?

–Yo sabía que el Racing era un club grande, histórico y que venía a una ciudad que se respira fútbol, pero hasta que no consigues algo tan bonito como este ascenso no te das cuenta realmente de lo que significa el Racing para la región.

–¿Cuando fichó, el pasado verano, se imaginó acabar como el domingo, dando saltos en el balcón del Ayuntamiento de Santander?

–Ese era el objetivo y cuando ves la recompensa al trabajo pues te das cuenta de la importancia. Al final uno se hace futbolista para vivir momentos como ese. Fue espectacular.

–¿Fue complicado salir de su tierra, Pamplona, y bajar a Segunda B para venirse a Santander?

–Para mí fue una decisión difícil salir de casa y venir al Racing. Recuerdo que cuando la tomé lo hice con toda la ilusión y salió todo bien. Me sentí querido desde el primer minuto. La apuesta que hizo el Racing por mí y yo por venir aquí era grande y acertamos. Querer crecer al lado de un gran club como este es positivo. Ha sido una temporada que recordaré toda mi vida.

–Usted era una perla de la cantera de Osasuna, debutó en Primera, estaba en pleno crecimiento... ¿Por qué no ren0vó con el equipo rojillo y decidió jugar en Segunda B?

–Bueno, creo que lo más importante es que ahora soy feliz en el Racing.Estoy encantado de estar aquí y siempre llevaré en mi corazón a Osasuna, porque es el equipo en el que he crecido y de donde soy, pero estoy seguro que al Racing no lo olvidaré y ojalá pueda disfrutar de algo muy bonito en este equipo.

–¿Dónde cree que ha estado la clave para que, por fin, 'este año, sí?

–Se ha hecho todo a pedir de boca para que podamos ascender;no sólo en calidad de plantilla, que eso creo que ha quedado más de que demostrado, sino en que se ha conseguido un grupo humano increible. Hemos tenido en nuestra mano todos los medios necesarios para conseguirlo. Desde el primer empleado hasta el último. Todos los medios que tenemos en La Albericia.Es un club que por estructura, masa social, repercusión... No podía estar en Segunda B.

–En la Segunda B se necesita que varios jugadores tengan una determinada edad, menores de 23 años, para cumplir con el reglamento. Usted llegó al Racing con ese cartel, pero ha demostrado que lo de DNI era una casualidad, más que nada...

–Pero no sólo yo he demostrado que los jóvenes nos hemos hecho un hueco en el equipo. También está Enzo Lombardo o Berto Cayarga, que se han hecho una buena temporada. Ese perfil de jugador sub 23 lo hemos cumplido bien. Ese papel creo que no nos ha superado y hemos crecido junto con el Racing.

–Parece que está contando un cuento de color de rosas. Algún momento se habrá pasado mal, ¿cuándo hubo esas crisis mentales o deportivas que siempre afectan a los jugadores y a los equipos?

–Para eso soy tranquilo y en ningún momento vi peligrar el objetivo. En el fútbol como en la vida hay altibajos y sí es cierto que un hubo una racha que nos costaba un poquito más ganar, pero ahí se vio que éramos un equipo y pudimos superarla juntos.

–Se ha dicho que la plantilla del Racing es la de mayor calidad de la categoría ¿Le ha sorprendido algo en lo deportivo?

–Sabía que se estaba haciendo un proyecto enorme. Este club llevaba varios años en Segunda B y desde dentro no se quería seguir mucho más aquí. Han venido jugadores con mucha experiencia;Cejudo,Barral, Figueras... Pero también jóvenes con muchas ganas y creo que se ha acertado plenamente.

–En el primer tercio de Liga, usted jugó todos los minutos. De hecho hasta los amistosos de pretemporada no los perdonó. Se llegó a decir que jugaban Buñuel y diez más.

–A nivel personal estoy feliz por la temporada que he hecho. He jugado muchos minutos, muchos partidos y me ha facilitado crecer como futbolista. Ojalá sea así la temporada que viene. Soy un jugador que siempre que salgo al campo intento darlo todo, salga bien o salga mal, y espero que ahora que hemos conseguido esto no cambie nada.Estoy satisfecho con cómo han salido las cosas.

–Con la temporada cumplida, ¿le resta un año más de contrato, habrá que ampliarlo o es pronto aún?

–Creo que ahora es el momento de disfrutarlo y de acabar el año. Tengo una temporada más, estaré ahí para dar guerra con el Racing y lo que quiero es que nos vaya muy bien a todos. Que hagamos un buen trabajo y que la afición siga disfrutando de ello, que se lo merece. Lo que venga después que venga y ya se verá.

–¿Le había pasado alguna vez eso de ser goleador jugando de defensa?

–Es realmente complicado marcar siendo un lateral, pero también lo disfrutamos el doble. Eso es algo que siempre pasa. Cuando las cosas son difíciles gustan más y nosotros, los defensas, tenemos primero otras funciones en el equipo. Este año he logrado anotar tres y además han servido para que al equipo le haya ido bien y eso es lo más importante.

–Puede que le quede alguna oportunidad de marcar, ahora que llega el Fuenlabrada y la eliminatoria por el título de campeón de la categoría, ¿o sería mejor quedarse con el que anotó el domingo?

–El del domingo ya está marcado y ese ya está. Todo jugador quiere meter goles. Nunca se puede uno conformar. Ojalá pueda hacer alguno más en estos dos partidos que quedan.

–Después del subidón que da el ascenso, ¿no cuesta más de lo necesario volver a activarse para estos dos partidos que no sirven para mucho?

–Ni mucho menos. El objetivo ya está cumplido y eso es algo que lo tenemos que disfrutar. Para eso estamos ahora con las celebraciones y demás. Eso es lo importante, pero también lo es ser campeón de toda la categoría. Esta plantilla se diseñó para determinados objetivos y se han ido consiguiendo. Estamos capacitado para ello y queremos demostrar que es así. Queremos que se recuerde que fuimos el mejor equipo de Segunda B.