Fútbol | Racing

La grada prepara su veredicto

Los jugadores, ante la Gradona, en un partido de esta temporada en los Campos de Sport. /Celedonio Martínez
Los jugadores, ante la Gradona, en un partido de esta temporada en los Campos de Sport. / Celedonio Martínez

Aficionados racinguistas auguran «silbidos y reproches» en el último partido del campeonato | Las peñas se reunen este viernes para decidir cómo muestran su malestar tras «una temporada horrible», sin esperanzas de que haya un milagro

SERGIO HERRERO | MARCOS MENOCAL SANTANDER.

El jurado popular, después de 37 jornadas de Liga, ya tiene listo su veredicto. Y éste es 'culpable'. La grada lo anunciará el domingo, a partir de las 18.00 horas. En coincidencia con el último partido del campeonato frente al Real Unión. Como no espera que haya un milagro y que el Racing se meta de rebote en el play off de ascenso a Segunda División, para qué esperar. Los aficionados verdiblancos prevén «silbidos y reproches» y también más asientos al aire que de costumbre. Aunque las peñas que componen La Gradona se reunirán hoy para decidir alguna medida conjunta con la que mostrar su malestar a los del césped y a los del palco. A estos últimos, estén o no. Pancartas, cánticos o incluso dejar la grada vacía durante algunos minutos del encuentro pueden ser algunas de las acciones.

«Hasta este momento se ha apoyado al equipo pero ahora ya no se merece mucho y se le pitará» José Ignacio Sánchez | Abonado

El presidente de la Asociación de Peñas Racinguistas, Ángel Zorrilla, prevé una tarde en la que «aplausos habrá pocos, después de la mala temporada que hemos tenido que aguantar». «La afición tiene derecho a mostrar su descontento. Es lógico y normal. Y como salga un buen día, a ver cuánta gente va a ver el partido», prevé. Sólo espera que los nuevos gestores del club «hayan aprendido de todo lo sucedido».

Daniel Marqués, de la peña San José 1913 de Astillero, estima que el ambiente será «frío» aunque es consciente de que habrá «críticas y silbidos a los jugadores. Y también al palco, aunque no estén, porque la temporada ha sido un auténtico despropósito». Así que, una buena cantidad de aficionados optará por pasar la tarde en otro sitio: «Hay muchos compañeros de la peña que tienen pensado ir, pero otros, que están hartos, prefieren hacer otros planes. La gente está muy quemada y mucha culpa la tienen los jugadores».

«Aplausos habrá pocos, después de la mala temporada que hemos tenido que aguantar» Ángel Zorrilla| Presidente de las peñas

Desde Juventudes Verdiblancas, Pablo Rodríguez es consciente de que «la gente está enfadada». Especialmente «por la forma de perder» en Zubieta. En una final. «Yo creo que la afición no va a perdonar cómo se ha llegado a esta situación», afirma. Las peñas tienen un encuentro hoy para decidir sus acciones de cara al domingo: «Nosotros actuaremos siempre como Gradona. No queremos ir por nuestro lado sin tener en cuenta a los demás». Y cree el domingo que es un buen momento «para quejarnos y manifestar qué queremos ahora, porque va a haber importantes cambios en el club».

¿Se lo merecen? Pues sí, sobre todo los futbolistas. La frustración hay quesacarla por algún lado» Antonio Sainz Cueto | Presidente de AUPA

El hastío no es ajeno ni para los aficionados más veteranos, como el incombustible Pepe Barros. El abonado número 11 mostrará su malestar a su forma. «Por mi parte no habrá insultos ni improperios, pero tampoco les voy a aplaudir, porque esto no tiene solución», afirma. En su opinión, las críticas tendrán doble dirección. «Los silbidos y los reproches, que parecen inevitables, estarán repartidos entre el césped y el palco», vaticina.

Pedro Cava, de la peña Aúpa Racing, también es de los que piensa que los pitos serán protagonistas. «La gente está muy desencantada». Él tomará una postura intermedia: «Creo que habrá silbidos. Yo, por mi parte, ni pitos ni aplausos. Mostraré mi indiferencia después de esta triste y mala temporada. Tras el partido, ya veré lo que hago».

«Mi actitud será positiva a la espera de que se produzca ese milagro, aunque será complicado» Agustín Ibáñez | Abonado

Por su parte, Juan Calzada estima que «el recibimiento será malo» y espera «que haya pitos y reproches, pero nada más». Una de las principales incógnitas estará en el mensaje contra el palco, después de las dimisiones de Manolo Higuera y su equipo. «Creo que no se puede ser injustos. La parte deportiva ha sido tremenda, pero la gente que se ha ido ha hecho un esfuerzo», dice.

«Silbidos merecidos»

El presidente de la Agrupación Unificada de Pequeños Accionistas, Antonio Sainz Cueto estima que los silbidos son merecidos: «A la frustración hay que darle salida de alguna manera. Sobre todo hacia los futbolistas». «Dudé si ir, porque el Racing no se juega nada. Será un espectáculo triste, una forma de martirizarse, pero al final me han convencido». Comparte opinión con Davide Lacasella, quien cree que el equipo «se merece una buena pitada, aunque tampoco creo que sirva para nada». Alberto Fernández prevé que la dimisión de Higuera acolchará la bronca. «Los pitos irán más dirigidos a los jugadores, especialmente a las cabezas visibles del vestuario, como Granero y Aquino», comenta.

«Por mi parte, ni pitos ni aplausos. Mostraré mi indiferencia después de esta triste campaña» Pedro CavaPeña | Aúpa Racing

Bernardo Colsa, expresidente de la APR, se encuentra «apenado» por la situación, «pero la gente está muy enfadada. La plantilla no ha dado el nivel. Mucha gente no quiere ni ir el domingo al partido por no pasarlo mal. Hay mucha frustración». Y Raúl Gómez Samperio, de la Peña Cossío, piensa que ese mosqueo se traducirá en que «la afición va a desahogar su enojo de toda la temporada. Es de justicia. Los jugadores son responsables de los triunfos y también de las derrotas».

«Mi opinión es que se merecen una buena pitada, aunque tampoco creo que sirva para nada» Davide Lacasella | Abonado

Agustín Ibáñez, expresidente de AUPA, intenta tomarselo de otra manera. «Mi actitud será positiva a la espera de que se produzca ese milagro, aunque será complicado ¿Por qué no? Puede haber indiferencia o mosqueo e indignación lógicos». Peor lo ve César Bravo. Ni siquiera sabe si irá a El Sardinero. «No lo sé. Estoy muy decepcionado. Después de lo que ha pasado, no me apetece mucho ir».

Judith Céspedes aporta ideas para una posible protesta más allá de los silbidos. «Deberíamos ir todos del mismo color y sin banderas ni bufandas, para mostrar el rechazo», propone. La temporada ha sido muy dura para todos. También para José Ignacio Sánchez, que habla de un esfuerzo de la afición no recompensado: «Hasta este momento se ha apoyado al equipo, pero ahora ya no se merece mucho y se le pitará».

«Habrá un recibimiento malo. Espero que haya pitos y reproches, pero nada más» Juan Calzada | Abonado

Rubén López cree que el domingo es el momento adecuado para mostrar el mosqueo. «Los socios vamos a animar y a protestar cuando toca y el domingo no es momento de ánimos». Y Florent Díaz propone pagar a los futbolistas con su misma moneda: «El cuerpo te pide de todo, pero lo mejor sería mostrar indiferencia, como han hecho los jugadores». Para Ruth Peña, lo importante es que la grada se exprese: «Quedarse callados o que aguanten un chaparrón muy grande. Cualquier cosa estaría bien». David Campo es la viva imagen del racinguismo a día de hoy. «No se merecen nada. Después de tres años se repite el mismo cuento y ya estamos cansados», afirma. La paciencia de la grada se acabó hace tiempo y el domingo dictará sentencia.

«Creo que la gente está enfadada y no va a perdonar el cómo se ha llegado a esta situación» Pablo Rodríguez | Juventudes Verdiblancas

El caso de Manuel Pila Güemes es bastante peculiar; después de 25 años de socio, esta temporada debutará en El Sardinero el próximo domingo: «Fui en pretemporada a ver al Racing contra el Cayón y ya vi que era imposible que se ascendiera. Decidí no ir más al campo y ahora creo que debo ir y mostrar mi rechazo a la actitud que han demostrado los jugadores». No faltará a la cita como otros. Puede ser la última del año.

«Seguramente, la entrada más pobre de la temporada»

Los Campos de Sport no han estado muy boyantes esta temporada. Pero el domingo tiene pinta de que puede vivir, «seguramente, la entrada más pobre de la temporada», tal y como prevé Pedro Cava. Juan Calzada también está «convencido de que fallará mucha más gente de lo normal». Y otros se atreven, incluso, a hacer una estimación del público que puede acoger el estadio verdiblanco en este último partido del campeonato. Davide Lacasella apuesta porque «no habrá más de 4.000 espectadores en las gradas. La gente está muy mosqueada». Otro abonado rebaja aún más esa previsión: «Yo creo que no va a haber ni 3.000 viendo el partido». Lo que parece claro es que quienes finalmente se decidan a ir a los Campos de Sport despedirán la temporada y al equipo de cualquier manera, menos con aplausos, después de una campaña paupérrima.

 

Fotos

Vídeos