Los grupos II y IV, reyes del ascenso

El Barakaldo, el tapado. Dani Aquino pugna por el balón en el partido de la primera vuelta ante el Barakaldo, próximo rival del Racing el domingo. /Javier Cotera
El Barakaldo, el tapado. Dani Aquino pugna por el balón en el partido de la primera vuelta ante el Barakaldo, próximo rival del Racing el domingo. / Javier Cotera

Eibar, Alavés y Leganés, actualmente en Primera División, llegaron a la élite después de disputar la Segunda B entre los clubes del norte | Doce equipos de los últimos veinte que subieron a Segunda salieron de ambos campeonatos

MARCOS MENOCALSantander

El grupo II, el del Racing, junto con el IV, el que normalmente agrupa a los clubes del sur de España, lideran el ránking de ascensos a Segunda División en las últimas cinco temporadas con seis para cada uno. Además, únicamente partiendo de estos dos grupos se logró subir de categoría sin acabar campeón en la fase regular. Los otros dos, el I y el III, suman ocho ascensos, cuatro para cada uno, y desde allí tan solo se consiguió el máximo objetivo después de ser primeros en la Liga doméstica y encarar el play off con los privilegios que dicha condición otorga.

Decía un entrenador que tuvo el Racing, amante de las ciencias sociales, Lucas Alcaraz, que la estadística no es más que «el arte de mentir bien», sin embargo no es menos cierto que suele encerrar verdades absolutas. Ahora bien, los datos, según se interpreten pueden ofrecer una u otra información. Pertenecer al grupo II, el que estrena esta temporada el Racing -a la vista de estas conclusiones- otorga más posibilidades de éxito, pero también invita a la cautela puesto que resulta mucho más competitivo. Alavés, Eibar, Leganés, Huesca, Athletic de Bilbao B y Albacete acabaron en Segunda División después de pasar por el grupo del norte y los tres primeros, además, no pararon hasta llegar a la élite en Primera.

La campaña en que el Racing bajó a Segunda B (2012-2013) se cruzó en el camino con los dos equipos vascos, Alavés y Eibar. El siguiente curso (2013-2014) fue el Leganés el que consumó el objetivo. Esa campaña, los equipos del norte compartieron Grupo con los clubes de la zona central (madrileños y castellanos). Los pepineros quedaron segundos por detrás del Sestao River, dirigido por Ángel Viadero, y acabaron celebrando el ascenso tras un gol de chilena del exracinguista Carlos Álvarez en el último y definitivo partido del play off. En la 2015-16, Huesca y Athletic de Bilbao B cambiaron de categoría; la mezcla aquella temporada fue entre clubes del norte y madrileños, aragoneses y manchegos. Un curso después (2015-2016) nadie subió a Segunda. El Castilla lideró el grupo, pero ni el filial merengue ni el siempre competitivo Barakaldo, que disputó el título hasta el final a los blancos, pudieron con el play off. La pasada campaña fue el Albacete, el campeón del grupo II, el que celebró el éxito final.

El mejor futbolista

Siempre que los expertos se refieren a este colectivo coinciden en que es probable que no sea el que mejor fútbol practica, sin embargo los datos sí que argumentan su potencial final. ¿Quiénes son los rivales del Racing? Si se analizan las tablas clasificatorias de las últimas cinco temporadas no hay duda de que el Athletic de Bilbao B es el enemigo a batir, puesto que jugó dos fases de ascenso, ambas con premio, y en los otros tres cursos peleó los cuatro primeros puestos del Grupo hasta el final. El filial de los 'Leones' es actualmente séptimo a cinco puntos del Racing y fue el último verdugo de los de Carlos Pouso. Un 'peleón' sin éxito que celebrar es el Barakaldo, precisamente el próximo rival del Racing este domingo. Los de Lasesarre acabaron sextos (2012-13), novenos (2013-14), octavos (2014-15) y segundos (2015-16) últimamente. Los vizcaínos han militado ocho campañas en Segunda División, pero desde el curso 1980-81 tratan de reverdecer viejos laureles. Tanto Athletic de Bilbao B como Barakaldo son enemigos oficiales, siempre han aspirado al ascenso y este año parece que tampoco se quieren perder la fiesta.

En cambio, la Real Sociedad B, actualmente cuarta en el grupo II a tan solo dos puntos de los racinguistas, es un equipo relativamente nuevo en estas lides. Ni asomó por los primeros puestos en las últimas Ligas salvo en la 2015-16, en la que firmó un séptimo puesto. Mucho más sorprendente es lo del Sporting de Gijón B, el líder incontestable en la actualidad, que marcha este año con rumbo fijo hacia el primer puesto y, sin embargo, en las últimas cinco campañas su mejor posición fue noveno, incluyendo un descenso a Tercera División.

El otro que sin duda peleará con el Racing por los mismos objetivos será el Logroñés. Los riojanos son junto a los cántabros, los más expertos en play off en las últimas Ligas. De la mano de Carlos Pouso, precisamente, jugaron la fase de ascenso dos temporadas consecutivas (2014-15 y 2015-16) y la pasada campaña terminaron quintos al borde de los puestos de privilegio. Los rojiblancos empezaron este curso muy titubeantes y los resultados les condenaron a una remontada que últimamente se está consumando. Después de disputadas 28 jornadas son quintos, a dos puntos tan solo de la Real Sociedad B, cuarta en la tabla. Los otros dos clubes que históricamente debían ser rivales del Racing en este grupo II, por nombre y aspiraciones, eran el Burgos y el Real Unión de Irún, pero ambos han perdido bastante comba con los mejores y actualmente ocupan la undécima y duodécima posición, respectivamente, y muy alejados ya de los premios.

En definitiva, a falta diez partidos para que acabe la fase regular, el Racing tiene como rivales al Mirandés, como recién descendido de Segunda, y a dos sorprendente filiales metidos por méritos propios entre los mejores: Sporting de Gijón B y Real Sociedad B, ambos poco acostumbrados a estar tan altos en la clasificación. De cerca les sigue el Logroñés y el Athletic de Bilbao, dos eternos aspirantes al ascenso, y han perdido su condición de favoritos el Burgos y el Real Unión de Irún.

Igual que las estadísticas «son el arte de mentir bien» -como decía el andaluz- las comparaciones no suelen tampoco ser muy ilustrativas y, en ocasiones, son un tanto perniciosas. Ahora bien, el Racing perteneció en su reciente triste historia en la Segunda B siempre al grupo I, en el que logró dos veces ser campeón y otra segundo, empatado a puntos con el primero. Pues bien, en ese grupo que esta temporada abandonó, tres de los rivales por el ascenso en aquellas ediciones -Racing de Ferrol, Pontevedra y Ponferradina- coquetean con el descenso y el Celta B, el enemigo el año pasado ocupa una anodina novena posición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos