Fútbol | Racing

La historia da el título al Racing

Óscar Gil se lanza al suelo para quitar el balón a Sergio Ruiz en la sesión de este miércoles en La Albericia./Roberto Ruiz
Óscar Gil se lanza al suelo para quitar el balón a Sergio Ruiz en la sesión de este miércoles en La Albericia. / Roberto Ruiz

Ningún líder en Segunda B dilapidó una renta de nueve puntos o más a falta de nueve jornadas | Arrasar en la Liga no asegura el ascenso, como al Castellón, que en la jornada 29 de la campaña 2002-03 tenía 16 puntos de ventaja, fue campeón y no subió a Segunda

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Las estadísticas están para romperlas, pero sólo cuando hablan bien de uno. De lo contrario, los récords negativos son los estigmas de un fracaso. Y a día de hoy, los números y la historia le dan el título de Liga al Racing. El primero de los objetivos marcados en la hoja de ruta verdiblanca. Nadie en este siglo, ningún líder de alguno de los grupos de Segunda División B con nueve puntos o más en la jornada 29 fue tan pardillo de dilapidar su jugosa renta. Así que los de Iván Ania, con doce sobre el Mirandés, deberían cumplir esta temporada con esa premisa. De lo contrario, sería el desastre jamás contado.

Es la primera vez que el club cántabro se ve en una situación similar. Para empezar, porque a pesar de su caché dentro del pozo de esta categoría, no se ha prodigado demasiado el cuadro verdiblanco en lo alto de la clasificación. En dos ocasiones llegó a estas alturas mirando al resto por el retrovisor. Precisamente, las dos campañas que terminaron con el ascenso. La primera, en la 1990-91, cuando el equipo de Felines llegó a la fecha actual con un punto -entonces las victorias sumaban dos- de ventaja sobre el Alavés. Terminó el campeonato con una renta de dos puntos y posteriormente logró el salto de categoría con el gol de Pombo -en propia puerta- en Getafe. En la 2013-14, con Paco Fernández en el banquillo, el Racing cruzó la línea de la jornada 29 -se jugaron 36 en total- con cinco puntos de ventaja con respecto al Racing de Ferrol. Los verdiblancos se proclamaron campeones antes de tiempo y administraron el botín para terminar con tres puntos sobre su máximo perseguidor. El paso previo a la eliminatoria contra el Llagostera que puso al Racing de nuevo en el fútbol profesional. En las tres campañas anteriores a la presente, los cántabros han ido prácticamente siempre a remolque, incluso en la que el conjunto dirigido por Pedro Munitis se hizo con el título en la última jornada.

El registro negativo en este aspecto le tiene el Barakaldo. El club fabril alcanzó estas alturas de la temporada 2015-16 con ocho puntos de ventaja sobre el Real Madrid Castilla. Los vascos completaron un sprint final horrendo que les llevó a terminar en segunda posición, empatado a puntos con el filial merengue. La diferencia de goles les condenó tras una campaña que estaba siendo espectacular.

Jon Ander, operado con éxito de su rodilla izquierda

Jon Ander fue intervenido este miércoles, con éxito, de la rotura del ligamento cruzado y de los dos meniscos de su rodilla izquierda que se produjo en el entrenamiento del pasado sábado en La Albericia. La operación la llevó a cabo el traumatólogo Antonio Cruz, en la Mutua Montañesa. Ahora empieza un largo periodo de recuperación –de al menos seis meses– para el delantero vasco. Quien ya entrenó este miércoles con normalidad fue Dani Segovia, tras superar sus problemas musculares. Se ausentó de la sesión Noguera, con permiso del club.

Pese a que los números del Racing son estratosféricos esta temporada, la marca verdiblanca no es la mejor del presente siglo en la Segunda División B. Ese honor lo ostenta el Castellón, aunque a la postre le sirvió más bien de poco. El cuadro orellut, en la campaña 2002-03, aventajaba al segundo clasificado en la jornada 29 en nada menos que 16 puntos. Cerró el campeonato liguero con diez de renta, pero después claudicó en el momento clave del play off de ascenso.

Además, otros dos equipos igualan la marca racinguista. Son el Girona, en la 2007-08 y el Barcelona B en la 2001-02. Ambos tenían doce puntos a estas alturas. Cerraron la Liga con 8 y 4 puntos, respectivamente. Pero luego tuvieron suerte dispar. Los gerundenses lograron el ascenso a Segunda y los de la ciudad condal suspendieron en los exámenes finales. Junto con el filial culé ese mismo año se quedó por el camino el equipo dependiente del Real Madrid pese a los diez puntos de margen que tenía a mediados de marzo y los once con que cruzó la línea de meta de la Liga regular.

Sant Andreu y Atlético Baleares llegaron a la jornada 29 con once puntos de ventaja en los cursos 2009-10 y 2011-12, respectivamente. Exprimieron sus rentas al máximo, ya que se quedaron con sólo 2 y 4 puntos de colchón sobre sus perseguidores. Y aunque se llevaron el título de campeón a sus vitrinas, ninguno de los dos dio el salto al fútbol profesional.

Algo que sí logró el Cádiz en la temporada 2008-2009, después de presentarse a falta de nueve jornadas para el final con nueve puntos de ventaja sobre el segundo clasificado. El cuadro andaluz mantuvo el ritmo -concluyó con 8 de renta- y luego cumplió con sus objetivos en el definitivo play off de ascenso.

Las cuentas

Las sumas le salen fácil al Racing. Con esos doce puntos de ventaja y sólo 27 por disputarse, el equipo cántabro necesita quince puntos más para asegurarse el salir campeón. Un listón que puede ser incluso menor si el Mirandés no hace un tramo final de la Liga prácticamente inmaculado. A eso hay que añadirle que los de Iván Ania, sobre el papel, tienen a priori un calendario mejor que el de los burgaleses de aquí en adelante.

Evidentemente, el principal trabajo del técnico asturiano y en lo que se desgañita cada vez que ve una bajada de brazos es en mantener viva al máximo la ambición de sus futbolistas. Hasta que el título liguero sea ya un hecho y el Racing se pueda dedicar de forma definitiva a preparar el play off de ascenso a Segunda División. Ayer, Iñaki Olaortua afirmó que la situación racinguista «tiene buena pinta. Llevamos un buen colchón de doce puntos». Sin embargo, el central apeló a la cautela: «Hay que seguir. Hasta que matemáticamente no seamos primeros, seguiremos».

Mientras tanto, la jornada de este próximo fin de semana trae posibles favores cruzados entre los dos equipos cántabros. El Racing se enfrenta ante un Real Unión que ocupa en este momento el puesto de promoción de descenso a Tercera División. Es decir, un rival directo de la Gimnástica. Por su parte, el conjunto torrelaveguense viaja el domingo a Anduva donde le espera el segundo clasificado, el Mirandés.