Un inicio convincente

Los jugadores del Racing celebran uno de los goles anotados en la presente temporada en los Campos de Sport. /Alberto Aja
Los jugadores del Racing celebran uno de los goles anotados en la presente temporada en los Campos de Sport. / Alberto Aja

El juego del equipo de Iván Ania está siendo irregular pero, aún así, acumula tres victorias y dos empates y ha pasado dos rondas de Copa. Tras cinco jornadas de Liga ante algunos de sus rivales directos, el Racing se mantiene invicto

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Nadie se acordará de cómo jugábamos cuando hayamos ascendido. Las cosas en el fútbol son así. Rápidas, efímeras, cambiantes. El Racing de Paco Fernández hacía un juego feo, tosco y simple. Aburría a cualquiera, empezando por el rival. Pero aquel equipo ascendió y el estilo que empleó para hacerlo quedó relegado a un plano posterior que ya no interesa a nadie. El fin justificó los medios, sin duda. Si una característica ha mostrado el Racing de Iván Ania en estas cinco semanas que van de campeonato es su capacidad para competir. Juegue bien o juegue mal, sigue invicto. Y con importante margen de tiempo para corregir aquellas cosas que no funcionan al cien por cien. Para devolver al club a Segunda División, objetivo perentorio, competir en cualquier circunstancia y ante cualquier enemigo es un requisito indispensable. Hasta el momento, el Racing cumple con creces.

Porque el equipo dirigido por el técnico asturiano ya se ha enfrentado en este periodo a dos de los, a priori, aspirantes a los puestos de ascenso, como el Mirandés y la Real Sociedad B. Contra los burgaleses empató fuera de casa y si no ganó fue por un tanto marcado por los rojillos tras una clara falta sobre Iván Crespo. Y frente a los donostiarras, los verdiblancos hicieron la cuadratura del círculo. Vencer sin chutar a portería. También vale.

LOS ARRANQUES

11
puntos acumula el Racing de Ania tras las cinco primeras jornadas de Liga.
9
puntos sumaba el equipo de Ángel Viadero en el inicio de la campaña pasada.
13
El mejor arranque del Racing en Segunda División B, en un curso en el que batió récords.
5
puntos fue el pobre bagaje del equipo de Munitis en el inicio de la campaña 2015-16.
7
puntos obtuvo el Racing en el inicio de la temporada del ascenso con Paco Fernández.

Pero además, el conjunto dirigido por Iván Ania ya se ha quitado de encima uno de los desplazamientos más complicados de la temporada, el que le llevó a un estadio de Merkatondoa en el que se juega a otro deporte muy distinto al fútbol. Allí le esperaba el actual tercer clasificado, el Izarra, y si el Racing no ganó fue porque no quiso. Porque con un 0-2 al descanso, se confió hasta tal punto que fue castigado con un empate merecido.

El mejor arranque de Liga fue el primer curso de Viadero, con trece puntos en cinco jornadas

Este Racing está aprendiendo a dominar diferentes registros. Quien mucho abarca poco aprieta, pero lo cierto es que en la Segunda División B sólo sobreviven los que mejor saben adaptarse. Ante el Arenas, en los Campos de Sport, el cuadro santanderino sacó su versión más elegante para golear al cuadro vasco. Con un juego más vistoso que en ocasiones anteriores. Y este pasado domingo, frente al Vitoria, el Racing supo ganar hasta sin merecerlo. Martillo pilón. Lo importante era vencer. Por cierto, de nuevo sobre hierba artificial.

Todo eso en un campeonato liguero en el que el equipo de Ania es segundo clasificado, a dos puntos de un intratable Bilbao Athletic -los rojiblancos sólo se han dejado dos puntos en Santa Ana, ante la Gimnástica- y por el botín cedido de forma absurda contra el Izarra. Paralelamente, el conjunto verdiblanco ha conseguido hacer de la Copa del Rey un objetivo. Una competición que en principio era secundaria y casi hasta estorbaba, ahora interesa y mucho. El Racing se impuso en la primera eliminatoria y apenas tres días después del primer enfrentamiento entre ellos, al Mirandés (0-1). Sobre el papel, su gran rival liguero. Y una semana después apeó de la competición a un UCAM Murcia (0-2) de Pedro Munitis que es segundo en el grupo IV de Segunda División B. Sin duda, dos buenas pruebas de estrés de cara a un futuro play off de ascenso. Con la Unión Deportiva Logroñés en el horizonte de la tercera ronda de la competición, el club cántabro se encuentra ya a sólo un paso de verse las caras con un equipo de los grandes, de los que disputan competición europea.

Este Racing está protagonizando un inicio de la competición similar al que hace dos años completó el equipo de Ángel Viadero. A esas alturas, el conjunto cántabro iba un pelín mejor, ya que acumulaba un empate y cuatro triunfos en las cinco primeras jornadas de la competición, aunque sólo había pasado en la práctica una ronda de Copa, porque había quedado exento de la primera eliminatoria. Aquel Racing completó las nueve primeras fechas con otro triunfos y un empate, hasta que cayó frente a la Ponferradina en la novena jornada. Después batió un récord histórico de puntaje en la categoría que no le sirvió para ser campeón y acabó estrellándose en la final del play off.

Poco que ver con lo de la temporada pasada, también con Viadero en el banquillo. El dubitativo inicio de la Liga marcó el devenir posterior. Tras cinco jornadas, había ganado tres partidos, pero también había perdido dos. Y cayó con estrépito en la primera ronda de Copa. El resto es de sobra conocido y no merece la pena recordarlo.

Curiosamente, los dos éxitos más recientes del Racing en esta Segunda División B llegaron tras dos comienzos de temporada malos y que colocaron a los entrenadores entre el rún-rún de la grada. Le sucedió a Pedro Munitis en la campaña 2015-16, en la que los verdiblancos quedarían campeones de grupo, antes de darse el batacazo en el play off de ascenso. El del Barrio Pesquero sólo ganó un partido de los cinco primeros. Empató dos y cayó en los otros dos, además de quedar caricaturizado por el Laredo en Copa del Rey.

Paco Fernández, el último entrenador que consiguió el ascenso a Segunda División con el Racing, llegó invicto a la quinta jornada de la competición, pero con sólo una victoria en su balance. El resto fueron todos empates. Sí que le fue mejor en el torneo copero, donde eliminó a L'Hospitalet para, posteriormente, hacer historia dejando en la cuneta a dos rivales de Primera División antes de dejar la Copa con el plante que dio la vuelta al mundo y que acabó con la Era Okupa en el palco de los Campos de Sport.

El otro precedente racinguista en Segunda División B se remonta al siglo pasado, concretamente a la campaña 1990-91. El equipo dirigido por Felines, que también logró el ascenso a la categoría de plata, tampoco tuvo un inicio esperanzador en Liga. Dos victorias, dos empates y una derrota cuando los triunfos todavía sumaban sólo dos puntos.

Álvaro Cejudo se reincorpora al trabajo con el grupo

El entrenamiento de ayer tuvo una cara nueva en el grupo. Álvaro Cejudo se reincorpora paulatinamente al ritmo del resto de la plantilla después de estar prácticamente un mes en la enfermería por una contusión con edema óseo en su rodilla izquierda. De todas formas, no llegará al partido del domingo. El cordobés sólo disputó el primer partido de la temporada, ante la Real Sociedad B. Por su parte, Kitoko, que cayó lesionado el pasado domingo en Ellakuri, será sometido a pruebas de imagen para determinar el alcance de su dolencia en el gemelo de la pierna izquierda. César Díaz, con una rotura fibrilar en el gemelo sigue de baja, al igual que el lesionado de larga duración Gándara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos