Las negociaciones entre el Racing y la productora Holastream, en punto muerto

Los clubes de Segunda B siguen pendientes de las negociaciones de la Federación Española./Andrés Fernández
Los clubes de Segunda B siguen pendientes de las negociaciones de la Federación Española. / Andrés Fernández

El club debe esperar a la decisión de la Federación Española, que quiere ser quien negocie la comercialización delos derechos televisivos de Segunda División B

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

Los ingresos por derechos televisivos son causa y solución de muchos de los problemas en el mundo del fútbol. Y si además se trata de fútbol modesto, este axioma se intensifica. Hasta la fecha, los clubes tenían total libertad para comercializar sus derechos con cualquier operadora, pero ya no. Por este motivo ahora mismo las negociaciones ente el Racing y la productora cántabra Holastream, que hasta ahora era la encargada de retransmitir en directo los partidos en los Campos de Sport de El Sardinero, se encuentran en punto muerto. Aunque eso no quiere decir necesariamente que los aficionados racinguistas se vayan a quedar sin poder disfrutar de los partidos del equipo.

El pasado 29 de junio la FederaciónEspañola de Fútbol ya informó a los clubes de Segunda División B y Tercera que estaba estudiando la posibilidad de negociar la comercialización de los derechos televisivos de sendas competiciones para «mejorar las condiciones económicas» de ambas categorías y también «los intereses del fútbol no profesional». La FEF ostenta la titularidad exclusiva de los derechos de las competiciones que organiza y por ese motivo tendría opción «de llevar a cabo, en su caso, la negociación conjunta sin ninguna limitación», como explicó en su momento la entidad. De hecho, Mediapro ya ofreció los partidos del pasado play off de ascenso a Segunda División a través de Bein Sports. La Española puso especial énfasis en advertir a los clubes que «se abstengan de negociar, suscribir o ejecutar cualquier tipo de acuerdo que pudiera y/o influir sobre tales derechos».

Los clubes tenían libertad para pactarcon cualquier operadora, pero ya no

El director general del Racing, Víctor Alonso, explicó que si la Liga comienza sin que la Española haya tomado una decisión el Racing negociará para emitir los partidos, como ha hecho hasta ahora. Si el club decidiera mantener su contrato con Holastream, la productora cántabra con la que trabaja desde hace ya tres años, no estaría desobedeciendo la directriz de la Española, según fuentes federativas, ya que no vende sus derechos de imagen a terceros sino que los explota para sí mismo puesto que la entidad verdiblanca ofrece los partidos que el Racing juega en El Sardinero a través de su página web y también de la App RacingMovil.

Aún así, desde la productora confirman que el acuerdo con el club queda en suspenso hasta que la Federación se pronuncie sobre qué es lo que va ha hacer con los derechos televisivos. «Todavía no se sabe nada de cómo se va a hacer. Estamos en manos de la Federación. Primero hay que pedir permiso a la Española. Tenemos que esperar a finales del mes de agosto, a ver si mueven ficha», explica Ignacio Martínez, CEO de la productora, que se muestra poco convencido de que una sola empresa pueda abarcar todo el trabajo que supone la retransmisión de la Segunda B. «No creo que exista en España una productora que haga todos los partidos de Segunda B y a ese precio. Estamos hablando de Segunda B, no de Primera ni de Segunda. Son muchos partidos, muchos grupos y poco dinero», analiza Martínez.

Por el momento la pelota está en el tejado de la Federación Española, que aún debe reunirse para tomar una decisión y presentar un proyecto de garantías. Aunque las cantidades que se perciben en la categoría de bronce del fútbol no son comparables a las que se ingresan en la elite de este deporte, basta con palpar los ánimos para comprobar que la pedrea de los ingresos por derechos televisivos caería de buen grado.

Pero no se trata sólo de economía. Desde el Racing reconocen que la retransmisión de los partidos tal y como han venido haciendo hasta ahora, en estos tres años en Segunda B, es casi más un servicio a los aficionados que una fuente de beneficios. Si se hace un balance entre costes e ingresos la cifra resultante saldría a pre, es decir, sin pérdidas ni ganancias. Pero quienes viven fuera y no pueden acercarse al estadio para disfrutar de los partidos lo agradecen. Madrid es, por detrás de Cantabria, el punto de la península desde donde más espectadores se registran, pero también en otras partes del globo, ya que hay visualizaciones desde Europa, América, Asia, África y Oceanía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos