Fútbol | Racing

Una oleada de autoridad

Alberto Aja

El Racing golea al Arenas y se coloca líder del grupo después de tres jornadas de competición

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

La de hoy era una tarde importante. No por el rival. Tampoco por la jornada. Ni siquiera porque hubiese alguna efeméride destacada que celebrar. Este partido ante el Arenas tenía su enjundia porque se va terminando el plazo para presentar candidaturas, credenciales y argumentos a la lucha por el título. Después de dos envites ante rivales directos en fechas intempestivas y con el acoplamiento de los últimos fichajes ya avanzado, el Racing debía despejar las dudas –pocas, la verdad– que había generado en las dos primeras semanas de competición. Los Campos de Sport necesitaban ver al equipo mandón y eficiente que el director deportivo, Chuti Molina, y el técnico, Iván Ania, habían prometido. El equipo cántabro,hoy, se quitó la faja y se liberó. Con un partido dominado de principio a fin y con una goleada que desató la euforia en el estadio verdiblanco. El Arenas no puso demasiada oposición, pero el Racing completó una tarde, cuando menos, prometedora. Un 4-0 que coloca a los cántabros ya en la primera posición –eso sí, empatado con otros cuatro equipos– después de tres jornadas de competición. Que el ritmo no pare. De ahí, hacia arriba. A los de atrás, mejor mirarles por el retrovisor.

La parroquia verdiblanca no veía un partido cómodo y solvente desde el pasado 28 de marzo, cuando el equipo cántabro goleó al Vitoria. Desde entonces, todo había sido sufrimiento y más de una sesión vespertina de terror y drama. Aquella tarde fue un oasis en la peor temporada de la historia del Racing. Pero eso ya es pasado. Aprendamos de ello y miremos hacia adelante. Decía Plinio el Joven que «no hay autoridad como la que se funda en la justicia y se ejerce por la virtud». La justicia es lo que el fútbol le debe al racinguismo y la virtud la propia que parece tener esta plantilla, con sus virtudes y sus defectos. El Racing hoy mostró su autoridad.

Estas semanas que se le acumula el trabajo al Racing con dos competiciones simultáneas, Iván Ania aprovechó su profundo fondo de armario para realizar algunas rotaciones en el choque de hoy. El míster asturiano dio descanso a Óscar Gil en el centro de la zaga en favor de un Olaortua que rindió a buen nivel en el partido copero de Miranda. Además, mantuvo sobre el césped a Nico Hidalgo y a un Enzo Lombardo que no estará en Murcia por sanción. Rafa de Vicente, Rulo y Quique Rivero, titulares el pasado miércoles, se sentaron en el banquillo. Bueno, no es del todo cierto. Kitoko cayó lesionado durante el calenamiento y le sustituyó en el once Quique Rivero. Jerín entró de urgencia en la convocatoria.

El Arenas discutió la autoridad racinguista durante apenas dos minutos. Quique Rivero perdió un balón en el centro del campo y habilitó a Gayoso, quien se coló en el área. Su disparo, muy centrado, lo detuvo Iván Crespo en dos tiempos. A partir de ahí, el equipo vasco desapareció, sometido bajo la suela verdiblanca.

4 Racing

Iván Crespo, Buñuel, Julen Castañeda, Olaortua, Figueras, Sergio Ruiz, Nico Hidalgo (Dani Segovia, min. 73), Quique Rivero (Rafa de Vicente, min. 68), Jon Ander (Soberón, min. 58), Enzo Lombardo y Cayarga

0 Arenas

Carrio, Raúl Espinosa, Gayoso (Etxaniz, min. 58), Alberto González, Llerena, Markel Lozano, Aitor Ramos, Uchenwa (Uranga, min. 46), Daniel López (Azkue, min. 68), Seoane y Zamorano

Goles.
1-0, min. 19:Figueras. 2-0, min. 22:Cayarga. 3-0, min. 41: Sergio Ruiz. 4-0, min. 46: Jon Ander.
Árbitro.
Valdés Díaz (Comité Asturiano). Amonestó a los locales Julen Castañeda y Olaortua y a los visitantes Uchenwa y Daniel López. Expulsó de forma directa al segundo entrenador del Racing, César Negredo.
Incidencias.
Campos de Sport de El Sardinero. En tarde apacible, con césped en buen estado.
El detalle.
Los Campos de Sport no veían una goleada similar desde el pasado 28 de marzo, cuando el equipo cántabro venció por cuatro goles a uno al Vitoria.

Hasta hoy, al Racing le faltaba mandar, pero, a su vez, también debía demostrar que tenía gol suficiente como para aspirar al ambicioso objetivo del ascenso. Pronto los de Iván Ania se pusieron manos a la obra para acabar con la sequía en el área rival. Tras un buen robo de balón, Jon Ander cedió atrás para Enzo Lombardo. El disparo del francés pegó en Nico Hidalgo, que, sin quererlo, le hizo un favor a la zaga vizcaína. Despeje involuntario.

La pasividad visitante iba a ayudar para que el equipo cántabro se adelantase en el marcador. Quique Rivero botó un córner desde la derecha. La puso en el corazón del área, donde, completamente solo, cabeceó Jordi Figueras. La pelota tocó en el poste antes de convertirse en el 1-0. A esas alturas, el Racing ya había abierto la presa para desembalsar todo su caudal ofensivo. La zaga del Arenas ya no sabía ni por dónde le venían. Enzo Lombardo, Nico Hidalgo y Cayarga hacían diabluras en las inmediaciones del área, apoyados por las incorporaciones de Julen Castañeda y Buñuel por las bandas, y Sergio Ruiz y Quique Rivero desde la tercera línea. Y en una de esas, llegó el segundo. Una buena combinación por la derecha terminó con un centro atrás de Nico Hidalgo que Cayarga introdujo a placer en la portería.

Con el plácido marcador, el equipo cántabro bajó el pistón y el torrente de agua menguó. ¿Relajación? Es probable. Zamorano se plantó solo ante la portería cántabra después de un despiste defensivo. Para esas acciones es cuando se recurre a Iván Crespo. El meta de Viveda tapó bien el mano a mano para desbaratar la acción.

Pero incluso a medio gas, el Racing hizo exhibición de su absoluta superioridad. Tras un lanzamiento de córner del Arenas, fue precisamente Iván Crespo quien inició el contraataque. Sacó rápido para Cayarga, que arrancó desde el centro del campo. El asturiano cambió el juego a la derecha. El balón le llegó a Jon Ander, que no acertó a rematar. Cayarga lo intentó tras el rebote, pero Carrio repelió. Sin embargo, la pelota le cayó a Sergio Ruiz, que no desaprovechó la oportunidad. 3-0 al descanso. Hacía tiempo que el bocadillo y el refresco del intermedio no sentaban tan bien.

El regreso de Jon Ander

Con la comodidad de la contienda ya solventada a mitad de tarde rebajó las pulsaciones, pero no sus ambiciones por castigar cualquier tipo de error de su contrincante. Apenas había transcurrido un minuto del segundo tiempo cuando el Racing marcó el cuarto. A Jon Ander era al que peor le había sentado el final del verano en la plantilla verdiblanca. El alavés, máximo goleador y rey indiscutible de la pretemporada, permanecía inédito y prácticamente desaparecido desde que arrancaron los partidos oficiales. Empezaban a aparecer las dudas sobre su capacidad para ser el delantero del Racing, después de que Chuti Molina no encontrase ningún '9 top premium deluxe XXL' en el mercado de fichajes. Así que el vitoriano volvió hoy a ponerse el 'gol' antes del Ander para hacer el cuarto de la tarde. En un balón en profundidad, Jon Ander tocó lo justó ante la salida a la desesperada de Carrio y con precisión desde el lateral del área colocó la pelota dentro del arco.

Con el personal disfrutando de una bonita tarde de septiembre, la grada perdonó hasta los lapsus defensivos de su equipo. Un fallo de la retaguardia racinguista conllevó el remate final de Gayoso, que tuvo la mala suerte de encontrarse con el cuerpo de un Iván Crespo que, de espaldas, volvía a la portería tras salir en su intento de arreglar el estropicio.

Si ante Real Sociedad B y Mirandés bastaba una mano y sobraban dedos para contar todas las ocasiones de gol, hoy el equipo cántabro se quedó a gusto. Que sí, que el Arenas fue un rival flojo, pero de cenicientas y partidos para llorar a orillas de El Sardinero tienen un máter. Y presencial, no como otros. Sergio Ruiz pudo marcharse para Astillero con un doblete, pero su remate a centro de Cayarga lo mandó el meta visitante a córner. Poco después, Soberón, que había sustituido a Jon Ander, mandó el balón al cuerpo del arquero en un mano a mano.

El tsunami racinguista desembocó en un estadio haciendo la ola y con la grada botando. A saber cuándo fue la última vez que sucedió algo similar en un partido del equipo verdiblanco. Hay que disfrutar, está claro. Aunque será mejor no caer en la euforia, por lo que pueda pasar en el futuro. El Racing hoy mostró su autoridad y, tal y como dijo Ramiro de Maeztu, «las autoridades son legítimas cuando sirven al bien. Cesan de serlo al cesar de servirlo». Pues eso, que mientras el equipo de Iván Ania siga haciendo las cosas bien, es para estar contentos. De aquí a mayo –o junio– queda un mundo. De momento, el miércoles una nueva dosis copera frente al UCAM Murcia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos