Fútbol | Copa del Rey

Viva el Racing manque pierda

Javier Cotera

El equipo cántabro cae por un aislado penalti frente a un Betis al que superó

MARCO GARCÍA VIDART y SERGIO HERREROSantander

Cada vez que Quique Setién aparece por los Campos de Sport, casualidad o causalidad, se produce un seísmo de cierta magnitud. Sucedió con su visita con el Lugo en 2015, cuando las palabras del 'flaco' movieron los cimientos del racinguismo para devolver a la vida sobre la bocina una ampliación de capital que llevaba camino de morir de inanición. Y sucedió este jueves, aunque esta vez fue el racinguismo por sí mismo quien entró en erupción. La llegada a Santander del Betis dirigido por el técnico no fue más que la excusa para que la parroquia verdiblanca se llenase de fieles ávidos de ver, de nuevo, fútbol de Primera División. Y lo vio. Sobre todo porque su equipo fue grande. Enorme. Sólo un penalti aislado y la falta de una pizca más de calidad en los últimos metros evitaron un triunfo de prestigio y totalmente merecido para el Racing. Qué injusto, Hulio.

0 Racing

Iván Crespo, Buñuel, Jesús Puras, Julen Castañeda, Óscar Gil, Sergio Ruiz, Nico Hidalgo (César Díaz, min. 46), Quique Rivero (Rafa de Vicente, min. 67), Jon Ander, Cejudo (Cayarga, min. 60) y Enzo Lombardo.

1 Betis

Joel, Feddal, Bartra, Barragán, Edgar, Kaptoum, Sergio Canales (Joaquín, min. 70), Inui (Robert, min. 78), Boudebouz (Guardado, min. 61), Tello y Sergio León.

goles
1-0, min. 7: Sergio León, de penalti.
árbitro
Prieto Iglesias (Comité Navarro). Amonestó a los locales Buñuel, Jesús Puras y Nico Hidalgo y a los visitantes Boudebouz, Kaptoum y Feddal.
incidencias
Campos de Sport de El Sardinero. Césped en buen estado, en una tarde-noche fresca y con lluvia intermitente.
El Detalle
La Gradona mostró un espectacular tifo recordando el histórico plante copero de 2014, con el lema 'Valores eternos contra el fútbol moderno'.
El público
17.398 en las gradas del estadio verdiblanco según los datos aportados por el Racing. Se vivió un ambiente espectacular en los Campos de Sport, digno de las mejores tardes de fútbol en Santander, con una afición entregada a su equipo. Una treintena de seguidores béticos acompañaron a los andaluces.

Aunque tanto Ania como Setién avisaron de que repartirían minutos en sus onces, ambos iban de farol. No se dejaron mucha carne en el frigorífico. El asturiano sacó prácticamente el mismo once que ante el Calahorra, con la única novedad de Sergio Ruiz en el doble pivote en lugar de Rafa de Vicente. Yrepitió con Jesús Puras en el lateral izquierdo y Julen Castañeda como central reconvertido. Porque pese a que el técnico insistió el miércoles en que contaba con todos sus futbolistas, sólo uno de los tocados entró en la convocatoria. Ni Figueras ni Rulo ni Kitoko ni Dani Segovia. Olaortua sí llegó, pero sólo para ver el encuentro desde el banquillo. Mientras tanto, Quique Setién puso sobre el césped una alineación que podría ser perfectamente titular en muchos equipos de Primera División, con el cántabro Sergio Canales como piedra angular. El santanderino no quería perderse este partido y su técnico era consciente de ello. Reminiscencias del pasado.

Ver más

El racinguismo quiere volver a la élite, pero a otra bien distinta a la que permitió las tropelías que le han castigado en el pozo. Yasí se encargó la Gradona de recordarlo con un enorme tifo simulando el histórico plante copero. El título más importante de este club en sus 105 años de historia y del que no puede presumir nadie más. «Valores eternos contra el fútbol moderno». Orgullo y dignidad.

Ante la amenaza del Betis de coger el balón y llevársele para casa, Iván Ania retrasó la línea de presión habitual de su equipo, pero no redujo la ambición.

Las claves

1: El Racing jugó de tú a tú a todo un Betis de Primera y le discutió la posesión

2: Un penalti en el minuto 7 decantó el encuentro en favor de los andaluces.

3: El central visitante Feddal debió ver la segunda amarilla en el minuto 27.

4: El conjunto cántabro pudo empatar en un remate de Jon Ander que se fue al palo.

Posesión discutida

El Racing salió a discutirle el partido al conjunto andaluz. De tú a tú. Sin complejos. Y por unos instantes, los cántabros, crecidos, amedrentaron a su rival, pero los de Setién hicieron buena su diferencia de categoría y no tardaron en encontrar la primera costura en el traje racinguista. Un pase de Boudebouz a Inui dejó al japonés en ventaja dentro del área e Iván Crespo no tuvo más remedio que echarle a tierra dentro del área. Sergio León se encargó de transformar la pena máxima. La eliminatoria empezaba a complicarse y el Racing perdía el beneficio de mantener la puerta a cero en su propia casa.

A los cántabros no les quedó más remedio que aumentar el acecho sobre la salida de balón sevillana, alargando el equipo y aún a riesgo de dejar más espacios en defensa. Ania y los suyos no habían llegado hasta aquí para conformarse con una derrota honrosa. Y el Racing se vistió de grande. Y los Campos de Sport, de templo. El equipo cántabro le quitó la posesión a un Betis que renunció a parte de su filosofía para especular. Eso sí, a los locales les faltaba un puntito más de calidad para hacer daño. Un tiro lejano de Enzo Lombardo que atrapó Joel y un remate de cabeza de Jon Ander que se marchó fuera protagonizaron los mejores acercamientos racinguistas frente a un Betis que debió quedarse con uno menos en el minuto 27 por la reiteración de faltas de un Feddal con tarjeta. Eso sí, la primera parte del Racing, salvo el lapsus del penalti, fue un puro escándalo.

Y aunque mantener tal nivel de revoluciones durante noventa minutos se antojaba imposible, el conjunto cántabro continuó a lo suyo. Y dispuso de su mejor opción para haber marcado, pero un desatado Cejudo se encontró un balón dentro del área que no acertó a rematar a portería poco antes del descanso. Con una grada a la que se le caía la baba viendo jugar a su equipo. Las estadísticas daban en el intermedio a los de Ania unas décimas por encima en el voluble capítulo de la posesión, aunque la sensación era que el Racing tuvo la pelota incluso más.

La situación cambió ligeramente tras el intermedio. Al menos el Betis intentó tener más el balón, aunque sólo fuese para manejar el paso de los minutos a su favor y tratar de bajar los humos a su contrincante. Pero el Racing mantuvo su personalidad. Esa que prometió Iván Ania en rueda de prensa. El problema es que, pese a las ganas y la valentía, cada minuto que caía en el reloj se llevaba un buen puñado de fuerzas de las piernas racinguistas. Yeso es lo que le faltó a Jon Ander en el minuto 65 cuando ganó en velocidad a Bartra. Al vasco se le nubló el horizonte cuando llegó a la zona donde hay que hacer daño, desperdiciando una buena oportunidad.

Rafael Gordillo balanceaba su cabeza, negando, ante lo que estaba viendo y ni siquiera al cantante José Manuel Soto, presente en el palco, le sonaba afinada la actuación de su Betis. La escasa ambición andaluza, el refresco de los cambios cántabros y el empuje de la grada cuando más arreciaba la lluvia, volvieron a poner al Racing como el dueño del partido. Los de Ania volvieron a imprimir el alto ritmo y la brillantez de la primera media hora del encuentro. Sólo la mala suerte dejó a los locales sin el merecido premio del empate. Un balón colgado al área lo cabeceó Jon Ander. El estadio quedó en silencio durante unas décimas de segundo. El preciso tiempo que tardó la pelota en estrellarse con el maldito poste.

El 0-1 era un resultado que a las ocho de la tarde no sonaba ni tan mal, pero viendo el baño que durante un buen rato le dio el Racing al Betis se quedaba muy, muy corto. Los últimos minutos ya fueron los de la impotencia para los locales. Los de lamerse las heridas después de una batalla fantásticamente librada, pero sin premio en el zurrón. Y de gastar las últimas fuerzas. Mientras tanto, para los visitantes ya sólo quedaba esperar el final del encuentro para marcharse por delante en la eliminatoria y con la ventaja de disputar el desenlace en casa. A pesar del marcador final y con el pequeño consuelo de que la contienda no está sentenciada, lo mejor fue la imagen del Racing y el ambiente vivido en los Campos de Sport. Si no se asciende con este equipo, poco más se puede hacer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos