Fútbol | Racing B

«El Racing es mucho más grande de lo que me imaginaba»

Iñaki Olaortua posa en La Albericia después de un entrenamiento. :: celedonio/
Iñaki Olaortua posa en La Albericia después de un entrenamiento. :: celedonio

Iñaki Olaortua, uno de los ocho fichajes que han llegado hasta ahora, asume el reto de «lo que significa jugar en un equipo como este»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

A Iñaki Olaortua (Mondragón, 1993), un central duro, intenso y de los de siempre, basta con mirarle a la cara para darse cuenta de que está «encantado de jugar en el Racing». Sonríe cuando se le pregunta por si está a gusto en Santander y agradece la confianza en quien se fijó en él: «Es una oportunidad que voy a aprovechar a tope». Sin embargo sabe dónde ha venido. «He sido rival el Racing y sé lo que se motivan los contrarioss cuando juegan contra él». Es un espía que se ha cambiado de bando. Tiene ganas, motivación y «hambre». El vasco es uno de los ocho fichajes que han venido con la intención de borrar el mal sabor de boca que aún perdura.

-Después de unas semanas en Santander, ¿qué opinión tiene de lo que ha visto?

-Estoy sorprendido. No me esperaba tanta atención, tanta gente siguiendo los entrenamientos, apoyándonos. Estoy muy contento con los jugadores, entrenadores y con la gente del club que está pendiente de todo.

«Estoy sorprendido; tanta gente en los entrenamientos y en los partidos... Es una pasada»

-Así que le ha sorprendido para bien el club...

-Es todo mucho más grande de lo que me imaginaba. Siempre hay gente en los entrenamientos, eso para mí es nuevo. Ya me habían hablado de cómo se vive aquí el fútbol y de lo que representa el Racing pero, la verdad, me ha superado. El día del partido ante el Alavés fue mucha gente, el ambiente que había fuera. Y eso que era un amistoso. Hay mucha gente que nos apoya y eso es muy bonito.

-De Baracaldo a Santander. De repente le llega la llamada del Racing, ¿cómo fue?

-Después de acabar la temporada estaba con mi agente mirando a ver qué hacíamos. Me dijo que teníamos lo del Racing y desde el principio no pensé mucho más. No creo que pudiera ir a un sitio mejor, a un equipo tan grande y con tantas aspiraciones. Lleva unos años en Segunda B, pero no hay más que mirar todo esto -señala las instalaciones-, el club... Tiene todo lo necesario para volver a subir. Tomé la decisión muy rápido.

-¿Quién le llamó para ofrecerle un contrato en el Racing?

-Con el primero que hablé fue con Chuti Molina. Él me explicó que me habían visto jugar varios partidos, que les gustaba como jugaba y que me querían. Habíamos hecho una buena temporada con el Barakaldo y al final pues todo ha servido para ir mejorando.

-Han llegado ocho fichajes y tiene pinta de que faltan otros tantos ¡Vaya revolución!

-Hemos llegado unos cuantos y la dirección deportiva y el cuerpo técnico siguen trabajando. La exigencia del Racing es muy grande, es un club que tiene que estar más arriba e imagino que el objetivo de los dirigentes es mejorar. El ascenso es lo único que sirve y en lo único que debemos pensar los futbolistas que hemos venido. Aquí vale todo, todo suma y en todo momento hay que estar a tope; cada entrenamiento, cada partido. El otro día dimos la cara contra el Alavés, que es un equipo de Primera, y eso a la gente le gusta y a nosotros nos va haciendo cada vez más competitivos.

«Yo fui rival del Racing y sé lo que se motivan los equipos para ganarle y las ganas con las que juegan»

-A falta de que se fichen más centrales, usted y Jordi Figueras parece que forman la pareja de inicio, ¿qué le parece tener a un futbolista de tanta experiencia al lado?

-Jordi me ayuda mucho. Siempre estamos juntos y en el vestuario también nos sentamos juntos. También están los chavales Goñi y Diego, que se les ve con ganas. Ellos quieren aprovechar las oportunidades y habrá que trabajar fuerte. Jordi tiene mucha experiencia y eso es algo que me vendrá bien.

-Después de escuchar al entrenador y de trabajar unas semana habrá podido sacar alguna conclusión. Iván Ania quiere un equipo que tenga el balón y que domine los partidos. En lo referente a los defensas, les pide que jueguen el balón, ¿cómo lo ve?

- Es normal que el Racing sea el que domine el partido porque está obligado a ganar. Todos los jugadores sabemos que hay que estar al 100% todos los partidos si los quieres ganar. En esta categoría no hay nada fácil.

-Ya sabe que al Racing se le pide ser campeón de grupo, ¿cree usted que este equipo tiene lo que hay que tener para serlo?

-Por afición, estructura, instalaciones y seguimiento desde luego que sí. Por historia, qué voy a decir. Lo tiene todo. El equipo que se está haciendo es muy grande. Hemos escuchado a los responsables que quieren seguir reforzando todos los puestos; ha llegado Jordi, ahora De Vicente y Kitoko, con mucha experiencia. Gente joven como Buñuel que ya tiene mucho recorrido... Seguramente llegarán más compañeros para aportar. Hay tiempo.

«Aquí hay utilleros, dos médicos, fisios... Sólo tenemos que preocuparnos de jugar»

-Han llegado buenos jugadores, pero aún está por llegar ese delantero que meta veinte goles y que facilite el ascenso...

-Bueno, veinte goles... Ha venido Jon Ander que ha marcado el año pasado quince en el Amorebieta. Creo que es un fichaje muy bueno. Está Juanjo que ya ha jugado muchos años en Primera y en Segunda. Seguramente vendrán más. Hay chavales que se van a comer la hierba, que van con todo por estar ahí. Creo que en el club están haciendo las cosas bien.

«Para mí lo de tener el balón, sacarlo y dominar es nuevo»

Para Iñaki lo que le pide el Racing y el técnico va a ser nuevo: «Sí, un poco. En Barakaldo hacíamos un juego más directo. Aquí hay que ser dominador y tener la pelota». No le asusta. No le coge a contrapié el sistema de juego que se utilizará: «Siempre he jugado con un 4-4-2, estoy cómodo así. Siempre con dos centrales, aunque a veces el partido te obliga a cambiar». Lo que nunca había hecho es «empezar la pretemporada el 4 de julio. Tenemos más tiempo que nunca».

-Usted se ha enfrentado al Racing. Ha sido rival de este equipo ¿Es verdad eso de que los que juegan en contra se motivan mucho más?

-Sí, por supuesto. Al final todos quieren ganar al Racing. Es como cuando en Primera todo el mundo quiere ganar al Real Madrid o al Barcelona. Los rivales llegan a El Sardinero y juegan en un campo de Primera, ven la afición que hay y aunque esté en contra de ellos eso motiva mucho. Cuando yo jugaba en el Barakaldo era algo que siempre queríamos. Siempre que te enfrentas a un rival tan importante quieres ganar. Eso es algo que también se cuenta con ello cuando fichas por este equipo en esta categoría.

-¿Qué le pareció el Racing del año pasado como rival?

-Creo que hubo dos Racing muy distintos. Uno en la primera vuelta, más intenso y más efectivo y otro, en la segunda, en la que se desinfló y fue perdiendo gas. Perdió partidos y se le vio más flojo. Veía como había otros rivales que no perdían y que se hacían fuertes como el Mirandés o los filiales, el Athletic y la Real Sociedad, y fue perdiendo su sitio.

«Jugar con Jordi Figueras al lado, con la experiencia que tiene, me ayuda mucho. Quiero aprender»

-Usted es un obrero del fútbol, que ha dado muchas vueltas hasta llegar aquí...

-Empecé en el equipo de mi pueblo, en Bergara, y de allí me fui al Eibar, Anaitasuna, Zamudio, Portugalete, Zaragoza y Barakaldo y ahora en el Racing. Estoy encantado con la oportunidad que se me ha brindado y no la quiero desaprovechar. Estoy con muchas ganas.

-¿Qué tal lleva la presión?

-Bien. Cuando vienes aquí sabes a que vienes. A nadie le coge por sorpresa la exigencia de un equipo como el Racing, que tiene una historia detrás y una afición deseosa de subir. Hay que entrenar mucho, cada día es importante y saber y concienciarse de que esto es muy largo, pero que no podemos pensar en que va a ser fácil.

-Lo que está claro es que para la categoría en la que está, lo que le ofrece el Racing es difícil de encontrar, ¿no?

-Tenemos dos utilleros, dos fisios, médicos, perparadores, recuperadores, gimnasio, unas instalaciones espectaculares... Nosotros sólo nos tenemos que preocupar de jugar al fútbol así que la verdad es que no se puede pedir más. Entiendo a la gente que esté cansada de estar en Segunda B porque este club es muy grande. Yo vengo con las ganas y la motivación suficiente como para dejarme todo en el campo.

Más

 

Fotos

Vídeos