Rugby

El Aldro Independiente recibe al eterno rival en San Román

Imagel de archivo del partido ante La Vila en San Román/Daniel Pedriza
Imagel de archivo del partido ante La Vila en San Román / Daniel Pedriza

Los verdes se miden este domingo al Quesos (12.00 h.), el líder de la División de Honor

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Da igual que en la Liga mande otro equipo –además, no es el caso–. O que otra escuadra sea la revelación de la Liga. El enemigo a batir por el Aldro Energía Independiente siempre es el VRAC Quesos Entrepinares. El Quesos, como nombre más abreviado y recurrente. Ese equipo que apartó a los verdes de un título de Copa, de una posible final de Liga y de un título de Supercopa en el estreno de los santanderinos entre la élite del rugby patrio. De forma consecutiva. Por eso, jugar contra el Quesos siempre es especial. San Román vivirá este domingo (12.00 horas) otro episodio en la rivalidad entre verdes y azules. Y además, los pucelanos vienen con la vitola de líder. Aunque empatados a puntos –33– con Alcobendas y sus paisanos de El Salvador, son los que mandan en la tabla.

La lógica dice que los pucelanos están fuera del alcance de los santanderinos. En teoría el triunvirato que forman los dos equipos de Valladolid y el Alcobendas es cuasi intocable. Pero el Quesos, aunque ha ido de menos a más, ha demostrado algún signo de debilidad en esta campaña. Hasta el punto de que en su casillero de derrotas luce un más que inusual '2' a estas alturas de curso. En la primera jornada, cayeron ante sus archirrivales de El Salvador (26-17) y en la segunda, doblaron la rodilla ante el Barça (22-37), que dio la campanada al ganar en el Pepe Rojo. La mala noticia para los verdes es que a partir de ahí, todo han sido victorias para el Quesos. La última, un golpe de autoridad ante el Alcobendas (25-16).

Así las cosas, el Aldro Energía Independiente se deberá aferrar a todo lo que tiene. Con la muy sensible baja –casi segura para toda la temporada– del primera línea Joaquín Domínguez , los cántabros deberán jugar un rugby excelso para tener opciones de triunfo. Una defensa como la mostrada en la segunda parte ante La Vila, pero a lo largo de los 80 minutos, se antoja vital para frenar a un bloque en el que junto a los de siempre –Griffiths, Miejimolle, Gavidi, Paila...– está el tres cuartos neozelandés Greg Dyer, que debutó en el partido ante el Alcobendas.

 

Fotos

Vídeos