El Bathco hace historia y asciende a la Liga Heineken

Los jugadores del conjunto cántabro celebran el ascenso./Manuel Lorenzo
Los jugadores del conjunto cántabro celebran el ascenso. / Manuel Lorenzo

Los cántabros hicieron valer en el campo de El Pantano la renta lograda en el partido de ida

Pablo V. Pineda
PABLO V. PINEDAVillajoyosa

El Bathco Santander escribió ayer en Villajoyosa la página más brillante de su historia al lograr el ansiado ascenso a la Liga Heineken. Las focas hicieron valer en el campo de El Pantano la renta lograda en el partido de ida en un encuentro que mantuvo la emoción hasta el final. El conjunto local, tras estar contra las cuerdas durante varias fases de la contienda, rozó una remontada épica tras un sobresaliente esprint final. El equipo cántabro coronó de esta forma una temporada brillante en la que solo sufrió cuatro derrotas -dos de ellas en las eliminatorias- y coloca a Santander como una de las capitales del rugby español.

39 La Vila

Hazaña, Gastón Vía, Juanchi Pérez, Bobo, Franco López, Villalba, Vinaches, Martínez, Lamboglia, Calatayud, Lainz, Pilchler, Salva Palomares, Matías Jara y Fernando Díaz. También jugaron Nacho Muller, Caini, Lacoste, Samoa, Ponce y Carrión.

27 Bathco Rugby

Oyarzun, Goljanek, Cant, Degrave, Mercadal, Parada, Van de Ven, Ryan, Fuentes, Simpkins, Martínez, Green, Serra, Peña y Taibo. También jugaron De Castro, Pablo Sánchez. Abel Álvarez, Lambrechts y Luciano Marco.

Árbitro
Alfonso Mirat (Comité de Madrid). Mostró tarjeta amarilla a De Castro (min. 78).
Incidencias
Encuentro correspondiente a la vuelta de la eliminatoria de promoción/permanencia de la Liga Heineken disputado en el campo de El Pantano ante unos 1.000 espectadores.
Marcador
5-0: ensayo de Fernando Díaz (min. 5). 5-3: Taibo, golpe de castigo (min. 10). 10-3: ensayo de Lamboglia (min.23). 10-6: Taibo, de golpe de castigo (min.29). 10-11: Ensayo de Taibo (min. 36). 10-13: Transformación de Taibo (min.36). 15-13: Ensayo de Calatayud (min. 38). 17-13: Transformación de Matías Jara (min. 38). 17-18: Ensayo de Green (min.40), 17-20: Transformación de Taibo (min. 40). 22-20: Ensayo de Calatayud (min. 48). 27-20: Ensayo de Gastón Vía (min. 65). 29-20: Transformación Matías Jara (min. 65). 29-25: Ensayo de Simpkins (min.74). 29-27: Transformación de Taibo (min. 74). 34-27: Ensayo de Gastón Vía (min.79). 39-27: Ensayo de Matías Jara (min.79).

El encuentro tuvo un desenlace inesperado, ya que el Bathco tuvo la eliminatoria controlada hasta los últimos diez minutos. Fue en ese momento cuando dos ensayos de La Vila unidos a la presión de la afición locataria, pusieron contra las cuerdas al bando foráneo, que empezó a tener dudas al ver en riesgo el triunfo en el el global de la eliminatoria.

El bloque anfitrión, consciente de que cualquier opción de remontada pasaba por marcar diferencias desde el principio para hacer dudar a su rival, salió en tromba y decidido a anotar lo antes posible. El equipo de Hernán Quirelli logró su objetivo, ya que a los pocos minutos de arrancar el partido Fernando Díaz logró un ensayo que ponía por delante a La Vila ante la euforia de los seguidores locales.

El Bathco Santander, sin embargo, no se dejó intimidar y logró controlar la efervescencia locataria trasladando el juego al campo rival. Taibo, uno de los héroes del encuentro de ida, avisó a La Vila de que su equipo no iba a acusar la presión y logró reducir distancias apenas unos minutos después tras anotar un golpe de castigo (5-3).

Pero La Vila, en una apuesta decidida a llevar el choque a un todo o nada, sacó fuerzas de flaqueza para anotar, tras una buena acción de estrategia, un nuevo ensayo por medio de Lamboglia (10-3). Los aficionados jonenses comenzaron a creer en el milagro, pero el Bathco Santander volvió a dejar las cosas claras. Su respuesta ofensiva encontró, de nuevo, un golpe de castigo para que Taibo volviera a frenar la escalada de su rival en el marcador (10-6, min. 29).

El partido enloqueció y envileció, con acciones duras por parte de los jugadores de ambos equipos. En plena fase de nervios, volvió a emerger la figura de Taibo, protagonista al interceptar un avance local y anotar un ensayo con suma facilidad para darle al Bathco la primera ventaja del partido (10-11), que ampliará posteriormente en la transformación.

La jugada fue un golpe durísimo para La Vila, otra vez penalizada por un fallo individual, pero en esta ocasión el cuadro locatario logró agarrase al partido tras una gran acción de Calatayud y la posterior transformación de Jara (17-13). La grada volvió a empujar a su equipo hacia la remontada, pero una vez más los forasteros sofocaron el conato de incendio de forma contundente en la última acción del primer acto.

Green penetró con suma facilidad entre las filas defensivas de La Vila tras un nuevo error de los zagueros para anotar un ensayo que, con la posterior transformación de Taibo, parecía tener aroma de sentencia (17-20).

Desnsanso

Tras el paso por los vestuarios, el colectivo de Quirelli aumentó varios puntos su intensidad y agresividad en busca de sumar puntos rápidos que le volvieran a meter en la eliminatoria. Con un juego precipitado y acelerado, en el que acabó imponiendo su poderío físico, La Vila encontró lo que buscaba tras un ensayo de Calatayud, quien volvía a poner en ventaja a su equipo. La acción incendió provocó que el Bathco, que hasta ese momento había controlado a la perfección el ritmo y las emociones, empezase a temblar. Un nuevo ensayo de Gastón Vía, y la posterior transformación de Matías Jara, llevó el marcador al (29-20).

El Bathco se bloqueó y el carrusel de cambios realizados por ambos equipos no ayudó a estabilizar un partido que vivió un tramo final trepidante. En pleno dominio local, una acción individual de Simpkins tras un dos contra uno permitió a los visitantes cortar le hemorragia y sumar un ensayo vital, que Taibo, el gran nombre propio de la eliminatoria, rubricó con la transformación (29-27).

El Bathco supo hacer el resultado de la ida en un disputado encuentro. / Manuel Lorenzo

La acción pareció decidir la serie, pero La Vila no aflojó y tiró de orgullo para anotar un nuevo ensayo tras un fallo de concentración de los cántabros y mantener la emoción hasta el epílogo. Bathco dudó entre atacar o defender y La Vila sumó un nuevo ensayo, esta vez anotado por Matías Jara, quien perdonó en la transformación, como ya había hecho minutos antes, por suerte para los intereses de las focas.

El campo de El Pantano se convirtió en una olla a presión que no supo controlar un Bathco que, tras encadenar varios errores y quedarse en inferioridad, le concedió a su rival la última bala. La Vila empujó con todo, ya con el tiempo superado, en busca del ensayo salvador, pero la defensa cántabra resistió y logró frenar el avance local a solo cinco metros de su línea de anotación. El pitido final desató la euforia de los jugadores del Bathco, quienes, a pesar del sufrimiento acumulado en los últimos instantes, fueron justos meredores de un ascenso que corona una temporada inolvidable.