Muguruza clama venganza

Muguruza golpea la pelota. /
Muguruza golpea la pelota.

La campeona de Roland Garros vuelve al All England Club para tomarse la revancha de la derrota cosechada el año pasado en la final ante Serena Williams

MANUEL SÁNCHEZ

El tenis, como el deporte en general, siempre da segundas oportunidades. Hace un año, Garbiñe Muguruza se plantaba en su primera final de Wimbledon tras un torneo prácticamente impecable. En el partido definitivo, al otro lado de la red esperaba la tenista más temible de los últimos tiempos, Serena Williams. Sin embargo, Garbiñe no pudo con la presión y fue derrotada con claridad por la estadounidense, quien tras recoger el trofeo declaró que «Muguruza en el futuro tendrá su gran oportunidad aquí».

Más información

Doce meses después las tornas han cambiado. La presión de conseguir un grande se ha esfumado. Ahora la tenista temible, la que llega a Wimbledon con la ilusión y la seguridad de haber derrotado a Serena, se llama Garbiñe Muguruza. La hispano-venezolana ha revelado su deseo de «quitarse la espina del año pasado». También ha reiterado la importancia de ir poco a poco: «Vengo como si se tratara de cualquier otro torneo. Aquí se empieza de cero y hay que ganar cada partido hasta el último punto». Por eso Garbiñe acude a Londres con la esperanza de no repetir los errores del pasado y suceder a Conchita Martínez como la única tenista española en reinar en las pistas de hierba del All England Club.

Garbiñe Muguruza contaba con menos de un año cuando Conchita alzaba el título de Wimbledon en 1994. Sin embargo, en estos momentos es ella la que está a un torneo de hacer historia. La pupila de Sam Sumyk puede entrar en el selecto club de tenistas que han ganado Roland Garros y Wimbledon de forma consecutiva. Un logro que en los últimos treinta años sólo han conseguido Serena Williams y Steffi Graf.

La actual subcampeona partirá como segunda cabeza de serie del torneo, una ventaja que le empareja en primera ronda con la italiana Camila Giorgi, número 68 del mundo, a la que se enfrentará este lunes. En futuras rondas el cuadro podría juntar a Muguruza con Samantha Stosur en cuarta ronda y con Venus Williams o Carla Suárez en cuartos de final. En una hipotética semifinal, Simona Halep o Angelique Kerber podrían esperar a la caraqueña.

El mundo contra Djokovic

Por su parte, el cuadro masculino llora la ausencia de Rafa Nadal, dos veces campeón en Wimbledon. La lesión en la muñeca que ya le apartó de Roland Garros sigue dando problemas y no permitirá al manacorense disputar el tercer 'Grand Slam' de la temporada. No acudir a Londres deja a Nadal el camino libre para centrarse en la cita olímpica que se disputará este agosto en Río de Janeiro sobre pista dura.

Con esta ausencia Novak Djokovic agranda aún más su favoritismo sobre el pasto inglés. Para el serbio, quien chocará en primera ronda con el británico James Ward, vencer en Wimbledon supondría su tercer grande de la temporada y un paso más hacia la histórica marca de conseguir el 'Golden Slam', una mención honorifica que supone conquistar en un mismo año el Open de Australia, Roland Garros, Wimbledon, el US Open y la medalla de oro olímpica. Una hazaña que sólo ha sido cosechada por la alemana Steffi Graf en 1988.

La responsabilidad de acabar con el dominio serbio recaerá en los hombros de Andy Murray (campeón en 2013 derrotando al propio Djokovic) y en la raqueta de Roger Federer, quien a sus 34 años quiere demostrar que aún está en condiciones de competir entre los mejores. Pese a sus lesiones en los últimos meses el suizo ha declarado que «en ningún momento» pensó en perderse Wimbledon. De este modo, el jugador helvético ha acallado los rumores sobre su posible baja debido a los problemas de espalda. «Yo me siento bien con mi espalda; me ha dado 88 títulos», ironizaba Federer. Entre el resto de españoles no faltará la presencia de David Ferrer, Carla Suárez, Roberto Bautista o Feliciano López. Todos ellos intentarán dar guerra y demostrar que la 'Armada' española no es sólo Rafa Nadal y Garbiñe Muguruza.