Vela

Dos cántabras en un Mundial de J80 en femenino

Varias integrantes del equipo preparando la embarcación. /
Varias integrantes del equipo preparando la embarcación.

Las santanderinas Carlota Gala y Lucía Gómez forman parte de la tripulación del Siemens Gamesa, que competirá por España en el Mundial de J80 con una tripulación exclusivamente femenina

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYARSantander

Una tripulación formada únicamente por mujeres y entre ellas dos cántabras. Carlota Gala (Santander, 1998) y Lucía Gómez (Santander, 1994) forman parte de la tripulación del Siemens Gamesa, que participará en julio en el Mundial de Vela J80 que se celebra en Getxo. Una cita que congregará unos cien barcos y más de 500 regatistas de todo el mundo que debatirán el título en las desafiantes condiciones del mar Cantábrico. Las dos cántabras no son nuevas en estas lides.

«Un buen puesto en la clasificación femenina sería genial, pero hay equipos que llevan bastante más tiempo navegando juntas, de manera que acortar la distancia con ellas y poder hacerles competencia a mí me parece un buen objetivo para este mundial», apunta Gala cuando define sus expectativas mundialistas. A nivel personal quiere «aprender de los mejores del mundo» y «mejorar como táctica», que es su rol en tripulación. Consiste en elaborar la estrategia de la regata, que depende de la dirección e intensidad del viento, de cómo está planteado el campo de regatas y qué pasa cuando cambia el viento de dirección. «Discuto la estrategia con el patrón y le doy continuamente información de lo que hace la flota. Me pongo un poco nerviosa sin nada en las manos, así que en el Siemens suelo llevar escota de la vela mayor», explica.

Por su parte, Lucía Gómez se encarga de todo lo relacionado con la mayor en el barco y ayuda en algunas maniobras en el izado y arriado de velas. Una labor que desempeña la miembro del parque de bomberos de Laredo en Cantabria, Laura Hernández (Bilbao, 1975), que junto a Lourdes Bilbao, Lourdes Serna, Ana Echevarría, Helena Noguera y Carmen Gomeza, completa la tripulación.

El proyecto

A pesar de que su categoría es amateur, ambas son expertas con años de experiencia en esto de la vela. Precisamente, se conocieron navegando cuando eran una niñas y tras un reencuentro durante una competición Gala le ofreció a su amiga formar parte del Siemens. Un proyecto que Lourdes Bilbao (Bilbao, 1969) estaba formando para disputar el Mundial de vela, amén de otras competiciones. Dicho y hecho. Lucía Gómez ni se lo pensó y aceptó la oferta inmediatamente. «Estaba deseando volver y encima en un equipo femenino de J80, que nunca había navegado en esta clase. Me encantó la idea», cuenta.

Ahora viven fuera de Cantabria por estudios, pero el gusanillo de la vela las picó cuando apenas eran unas niñas y desde entonces no ha podido cortar ese cordón umbilical que les une con el mar. Carlota, que estudia arquitectura en Barcelona, empezó con ocho años y al poco tiempo le dio por competir. Una afición que le ha reportado grandes experiencias. «Hace dos años y medio la vela me dio oportunidad de ir hasta Nueva Zelanda para navegar en un Mundial Juvenil, en la clase 29er. Allí me di realmente cuenta de las posibilidades de este deporte, de lo mucho que me gusta y, por otro lado, de la dedicación que requiere. Sin embargo, también me di cuenta de que nunca me desengancharé del todo de la vela», cuenta. Amigas desde hace años, Lucía tiene una historia similar. «Cuando era pequeña me gustaba pararme a ver los barcos en el CAR. Me apunté a un cursillo y me encantó. Estuve hasta los 19 años», recuerda. El año pasado disputó la Copa del Rey, pero ahora reside en Madrid y aunque está volcada en los estudios de ingeniería naval sus planes inmediatos pasan por «sacar tiempo para volver a Santander los fines de semana y retomar la vela. Al fin y al cabo, mi carrera está relacionada con el mar», señala.