Manuel Merillas bate el récord del Anillo de Picos de Europa

El deportista leonés Manuel Merillas durante su recorrido por el Anillo de Picos./M. M.
El deportista leonés Manuel Merillas durante su recorrido por el Anillo de Picos. / M. M.

El atleta leonés completa el recorrido circular por el Parque Nacional, con un tiempo de 17 horas y 42 minutos, tras completar 110 kilómetros, muchos de ellos de noche

G. POMARADA

Trazado a mano, en la parte superior de una libreta, el joven leonés Manuel Merillas dejó por escrito tiempo atrás un reto ahora conseguido, el de completar el Anillo de Picos de Europa en menos de 19 horas. No solo lo ha logrado, sino que ha rebajado en más de tres horas el récord alcanzado por Fran Piñera en 2017. Con un tiempo de 17 horas y 42 minutos, muchas de ellas durante la soledad de la noche, el corredor de Valseco, pueblo en la zona de El Bierzo, saborea estos días su hazaña, lograda el pasado 10 de julio.

«Tuve alguna pájara final y algún despiste, pero pude volver al camino», cuenta el deportista, consciente de que «en Picos un tropiezo es la muerte». Su recorrido de 110 kilómetros por la ruta circular que atraviesa los tres macizos partió de Posada de Valdeón y le llevó por Collado Jermoso, Cabaña Verónica, las Vegas de Sotres, el refugio de Ándara, Sotres, el refugio del Urriellu, el de Cabrones, Poncebos, Vegarredonda, La Jorcadona y Vegabaño.

Desafío psicológico

A lo largo del camino, Merillas cuenta cómo recibió el calor de amigos en enclaves como Sotres, donde le aguardaba el guía Juanjo Álvarez. «Siempre está ahí, es de lo mejorcito», relata el montañero, que identifica como punto crítico de su aventura el paso por La Jorcadona. «Estaba bastante duro, subí como pude con los bastones», explica. A nivel físico, continúa el montañero, la dificultad reside en que «son muchas horas», si bien el auténtico desafío lo encuentra en el terreno psicológico. «Un 80% es la mente, tienes que estar fuerte», señala.

Esa fortaleza ha ayudado al leonés a superar la lesión que sufrió en 2016 y que le impidió correr durante dos años. «Ahora no quiero parar», bromea mientras relata su listado de pruebas para los próximos meses: el 25 de julio ha estado en La Porra de Enol y a continuación participará en Tielve Vertical como «entrenamiento», antes de disputar el trail Cueto del Oso y, en septiembre, el campeonato de Europa, en Italia. «Las vacaciones también las voy a pasar en Picos de Europa», precisa.

Con 28 años e iniciado en el mundo del trail hace diez, Merillas detecta en este «deporte joven» una evolución que lo ha «desvirtuado», a lo que él responde con cabeza. «No se pueden correr todas las carreras, en el club 20Veinte vamos a las que se puede para hacerlo lo mejor posible». Y lo hace además con un fin solidario, como en su última aventura, el de dar visibilidad a las enfermedades raras junto a la Federación Española (Feder).