Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, naturaleza esculpida a capricho

Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, naturaleza esculpida a capricho

La cal, el agua y el viento convierten a esta peculiar región oscense en uno de los parajes más espectaculares de Aragón

ÁLVARO ROMERO

El Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, situado en la provincia de Huesca, ocupa una posición estratégica entre las estepas del Ebro y la cordillera pirenaica. Se trata del espacio natural protegido más grade de Aragón, certificado además con la Q de Calidad Turística, un distintivo que garantiza unos niveles óptimos en los equipamientos y servicios de atención a los visitantes.

Ocupa más de 80.000 hectáreas abarcando territorios de hasta 15 municipios. Sus gentes, a lo largo de los años han sido pieza clave para la correcta conservación del espacio y el mantenimiento de unos recursos que han perdurado hasta la actualidad. Un óptimo estado de conservación que le ha valido para ser declarado como Parque Natural.

En este bello rincón manda la naturaleza; la cal, el agua y el viento han ido esculpiendo el terreno a capricho, a lo largo de los siglos, generando parajes de ensueño. Todo el territorio se caracteriza por la belleza y espectacularidad de sus paisajes, fruto de una compleja estructura geológica y de los procesos de erosión asociados a la red hidrográfica.

Profundas y estrechas gargantas de caliza recorridas por ríos, saltos de agua, pozas, barrancos, cuevas y valles, entre otros, conforman una impresionante arquitectura natural. Entre tan hermoso ecosistema conviven una importante variedad de flora y fauna autóctonas. Existe una gran diferencia entre la vegetación de las vertientes norte y sur de Guara, lo que ha producido la aparición de numerosas especies vegetales exclusivas de estas sierras. Entre las que destacan la oreja de oso y la corona de rey.

Además está declarada como zona ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y es una de las reservas de aves más importantes de Europa. Sus escarpadas paredes rocosas son el hogar ideal para numerosas especies rapaces como el águila real, el halcón peregrino, el buitre leonado o el quebrantahuesos. Entre los mamíferos, destacan el jabalí, el zorro, el gato montés, el lirón y la garduña. Mientras, en los ríos abunda la trucha común.

Barranquismo y deportes de aventura

Los barrancos de Guara atraen cada año a miles de aficionados a los deportes de aventura, sobre todo al barranquismo. Sus cuevas, grutas y cascadas son un atractivo difícil de resistir para los que buscan contacto directo con la naturaleza mientras descargan adrenalina. Adentrarse en las profundidades de barrancos como el de Mascún, Gorgas Negras, la Peonera, el Vero o el Balced es una experiencia adictiva.

Por todo eso la Sierra de Guara se consolida como uno de los mejores enclaves peninsulares para la práctica de este deporte. Muchas son las empresas que se dedican a ofertar programas a medida adaptados a todo tipo de dificultad, además de facilitar el equipamiento necesario para el total disfrute de la actividad. En los tres centros de interpretación que alberga el parque se puede encontrar toda la información necesaria.

Otras actividades

Además de deportes de aventura son muchas las actividades que se pueden practicar en el entorno de Guara, todas ellas para conocer el parque y estar en continuo contacto con la naturaleza. Ejemplo de ello son las rutas señalizadas para practicar senderismo, recorrer en bicicleta o a caballo.

En los entornos de Bierge, Rodellar, Alquézar o Colungo, a través de su red de senderos señalizados, se descubren paisajes únicos, torres y murallas almenadas, ermitas y arquitectura tradicional. Además, cuenta con interesantes conjuntos monumentales como Alquézar o Barbastro; y con el Parque Cultural del Río Vero, donde disfrutar de las valiosas pinturas rupestres que están declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.