La ruta desde Somahoz a la cima de Cueto Moroso

Cascada del sendero fluvial de la Canal de las Tejeras./Javier Tezanos Díaz
Cascada del sendero fluvial de la Canal de las Tejeras. / Javier Tezanos Díaz

Transcurre por una zona que se podría considerar el corazón, o la parte central, de Cantabria | Sus parajes están formados por cotas de no mucha altura, pero de vertiginosas laderas

Javier Tezanos Díaz
JAVIER TEZANOS DÍAZReinosa

La ruta Somahoz-Campo de la Cruz-Cueto Moroso-Somahoz transcurre por una zona que se podría considerar el corazón, o la parte central, de Cantabria. Sus parajes están formados por cotas de no mucha altura, pero de vertiginosas laderas, lo que hace que en sus cimas se situasen poblados cántabros, dada la facilidad que la orografía proporcionaba para la defensa de sus atalayas. Entre los más cercanos cabe destacar el del Alto del Cueto Moroso, que en esta marcha se visita, y el próximo del Cueto del Agua.

Las vertientes de estas empinadas montañas están sembradas de árboles autóctonos como avellanos, robles, acebos y hayas (éstos se consideran así, pero fueron introducidos en la región por los romanos), aunque también hay manchas de las plantaciones de pinos y eucaliptos que, aunque inevitables, desdibujan la belleza del resto de la masa arbórea.

Datos de la marcha

Desniveles:
Subida acumulada: 722 m. Bajada acumulada: 722 m.
Distancia estimada:
13,1 km, con las siguientes distancias parciales: De Somahoz al comienzo de la Canal de las Tejeras, 2,0 km; al final de la Canal de las Tejeras, 1,9 km; al Campo de la Cruz, 0,5 km; a La Llanada, 2,8 km; a Cueto Moroso, 0,9 km; Campo de la Cruz, 1,2 km; a El Valigo, 2,0 km; a Somahoz, 1,8 km.
Duración previsible:
5 horas
Dificultad:
Fácil a mediana, ya que, aunque hay que salvar un desnivel acumulado de subida importante, la marcha es muy corta. Si desde La Llanada se baja a la pista, sin subir a Cueto Moroso la marcha es fácil.

Como se ha dicho, en la cima de Cueto Moroso existió un castro cántabro, cuya superficie se ha visto algo alterada por las trincheras de la Guerra Civil. Presenta un gran derrumbe de muralla, aunque en ocasiones conserva el alzado, además de un camino empedrado en zigzag y posibles túmulos de piedras.

El nombre de Somahoz, es un compuesto formado por el prefijo 'soma', que tanto éste como 'somo', utilizados en los topónimos, significan que están en la parte superior, como Somosierra, Somaconcha, etc. Sin embargo, en este caso está en la parte inferior de la hoz. La única explicación con cierta lógica pudiera ser que este pueblo estuviese situado en el castro de Cueto Moroso (o en otro de las cercanías) y que por razones diversas lo cambiasen de ubicación al valle. Estas razones pudiesen ser, entre otras, las dos siguientes. Cuando los romanos conquistaban un castro lo destruían y reubicaban a los «supervivientes» en un lugar sin ninguna posición estratégica. En numerosas ocasiones conservaban el nombre original. Otra de las razones puede ser que, con el desarrollo de la agricultura, era más conveniente vivir en el valle, que en una zona alta con peor acceso a las zonas cultivables. Evidentemente, en estos casos el nombre de la población no cambiaba. En cualquier caso, tiene muchas más probabilidades de certeza el primer supuesto.

Recorrido

Se sale de Somahoz, de la calle Barrio de los Pedriscos (101 m), donde pueden aparcar bien los autobuses y coches. Se sigue por esta calle (S-SE) y se callejea por la Somahoz, para pasar el puente sobre el río Besaya y cruzar el pasadizo bajo de las vías del tren y entrar en el Barrio San Andrés de Somahoz. A la izquierda discurre el Río Redondo. Se sigue por la carretera y enseguida se encuentra una trifurcación, donde se irá a la izquierda por el camino asfaltado (por el de la derecha se volverá).

Cascada del sendero fluvial de la Canal de las Tejeras.
Cascada del sendero fluvial de la Canal de las Tejeras. / Javier Tezanos Díaz

Unos 330 m más adelante, se encuentra otra bifurcación. Se sigue por el ramal de la derecha, que continúa asfaltado pero el piso cambia enseguida a zahorra. Poco después de esto se encuentra otra bifurcación donde se seguirá por la derecha. Enseguida se cruzará el río de la Canal de las Tejeras y 150 m después se llega a un cerrado torno a la izquierda, que la pista hace para subir a la Finca de las Sarrimás. Aquí, se dejará la pista para tomar un callejo entre dos fincas. Este punto es el comienzo de un camino denominado Sendero Fluvial de la Canal de las Tejeras, aunque no se seguirá estrictamente, ya que el recorrido de éste es junto al cauce para ver las cascadas. Un poco más adelante se vuelve a cruzar el río de la Canal de las Tejeras y se entra en un bosque de árboles autóctonos, robles, hayas, avellanos, acebos y algún castaño.

Después de cruzar el cauce un par de veces más se dejará la cuenca (a la altitud de 315 m) para tomar un sendero que sale a la derecha subiendo directamente al Collado de los Campos de la Cruz (402 m), donde se encuentra el Refugio de Monte Brazo, propiedad del Grupo de Montaña Orza. Justo al llegar a estas campas se sale del arbolado por el que se ha venido gran parte del recorrido y, de frente, aparece el cónico alto de Cueto Moroso.

Al atravesar la campa se encuentra la pista que va desde Bostronizo a Somahoz, pero no se tomará ésta sino un camino que sale de frente (O-SO), que se dirige a la Ermita de San Román de Moroso. En unos metros se encuentra un desdoble del camino (los dos ramales se vuelven a unir más adelante), pero se irá por el de la derecha, ya que casi inmediatamente se tomará un sendero que sale a la derecha, para rodear Cueto Moroso. Al principio el camino tiene dirección predominante O, con varias subidas y bajadas. Primero se mete en un bosquete, pero después sale a descampado, donde se verá (abajo) una explotación agrícola y por debajo de ésta, escondida entre los árboles, la Ermita de San Román de Moroso.

Vista al N desde Cueto Moroso, con el Monte Gedo y el Valle de Buelna
Vista al N desde Cueto Moroso, con el Monte Gedo y el Valle de Buelna / Javier Tezanos Díaz

En el momento que el camino toca el límite del prado de esta granja da un giro y se pone rumbo al N. A la izquierda se podrá divisar el bello valle de Cieza al O, el monte Gedo (592 m) a la derecha (N), atravesado por la autovía, a la parte de allá de las Hoces de Cieza, y el señero alto de La Garita (699 m) a continuación, donde se ubica el refugio de la S.D. Buelna. En las montañas de la parte izquierda (S) de este valle cabe destacar el Cueto del Agua (716 m), en primer término (donde también hubo un castro cántabro, en el que aún se puede apreciar una muralla de bloques de piedra colocada a hueso, que custodia una serie túmulos de grandes proporciones), y la Peña del Cuervo (877 m) a continuación. En este tramo la tendencia es a subir suavemente, hasta que se mete entre el arbolado, donde comienza un sube y baja hasta alcanzar el afilado pernal N del cueto. En este momento se torcerá a la derecha, para subir por el borde de éste, en una zona denominada Las Llanas (428 m).

Aquí se puede acortar la marcha, continuando por la otra parte del pernal (SE), bajando hasta alcanzar la pista y bajar a Somahoz por el camino que luego se describe. De esta forma disminuye mucho la dificultad del recorrido al no subir a Cueto Moroso.

Se continúa subiendo por este afilado pernal, que tiene forma de espina dorsal, ya que está festonado de salientes pedruscos, que reciben diferentes nombres, así, la primera parte casi sin pendiente se denomina Las Llanas (428 m). Al comenzar la cuesta se encuentra otro grupo de rocas llamadas Los Lanchones (465 m). Un poco más arriba, cuando la pendiente se hace más fuerte, se pasa junto a la Piedra del Altar (540 m), donde se comienza una zona de arbolado, que dura hasta la misma cumbre de Cueto Moroso (605 m).

Campo de la Cruz, con el Refugio de Monte Brazo y Cueto Moroso.
Campo de la Cruz, con el Refugio de Monte Brazo y Cueto Moroso. / Javier Tezanos Díaz

Las vistas que se contemplan desde este alto son magníficas, a las citadas antes, por el O, cuando se rodeaba el alto por su falda se pueden añadir las cimas de la Sierras del Cordel y de Peña Sagra y los Picos de Europa que, al estar en una posición de mayor altura, se aprecian en todo su esplendor. Al E, justo al alcance de la mano, están los altos de Coturías (729 m) y La Garmía (761 m) (izquierda) y al S, Bostronizo y todo el Valle de Iguña, con Pico Jano (1290 m) y su «mellizo» (por lo cónico) Pico Ureño (1142 m), cerrando este magnífico fondo.

Vistas desde Cueto Moroso: Al S, El Valle de Iguña, con los picos Ureño (centro) y Jano (derecha).
Vistas desde Cueto Moroso: Al S, El Valle de Iguña, con los picos Ureño (centro) y Jano (derecha). / Javier Tezanos Díaz

Desde el punto más alto de esta montaña se seguirá de frente hasta llegar a unas piedras concavidades talladas, que pertenecieron al castro que allí existió, posiblemente Somahoz, como se ha explicado en la introducción.

La bajada se realiza por un camino (SE) que, entre árgomas, serpentea hasta llegar a la pista que se cruzó en el Campo de la Cruz, justo en el extremo NO de éste. Se tomará el ramal de la izquierda (N-NO), que en suave bajada enseguida entra en el arbolado.

Vistas desde Cueto Moroso: Al O, el Valle de Cieza con el fondo de las sierras del Cordel, Peña Sagra y los Picos de Europa.
Vistas desde Cueto Moroso: Al O, el Valle de Cieza con el fondo de las sierras del Cordel, Peña Sagra y los Picos de Europa. / Javier Tezanos Díaz

Se seguirá por la pista y se pasará junto a una instalación ganadera (300 m) y más adelante por las casas de El Valigo (240 m). Nada más pasar las dos primeras, la pista da una cerrada curva a la derecha y el piso se vuelve hormigonado. En esta misma curva, se saldrá por un antiguo camino carretero (a la izquierda) que entre árboles alcanza las primeras casas del Barrio de San Andrés. Ya sólo queda seguir a la izquierda, pasar bajo las vías del ferrocarril, cruzar el puente sobre el río Besaya, atravesar Somahoz, por el camino de la ida, hasta el aparcamiento donde se comenzó la marcha.

Un poco de Historia

Poco cabe resaltar de la historia y arquitectura de Somahoz, ya que su iglesia no tiene un estilo definido ni datos especiales que reseñar. Sin embargo, dentro de la arquitectura civil, cabe destacar la casona montañesa de la familia Bustamante, del siglo XVII, donde nació el noble Gaspar Quijano Velarde y Ceballos (1713-?), convertida hoy en hotel. La característica más importante de este edifico es su señorial fachada de grandes y escuadrados sillares, abierta por doble arco sobre columnas y con orgulloso escudo proclamando las noblezas de sus antiguos moradores. Este blasón esculpe las armas de los linajes Fernández Castillo, Bustamante y Liaño que, por herencia y matrimonio, centraron prerrogativas y dominios en el histórico Condado de Buelna (instituido en la primera mitad del siglo XV por Juan II de Castilla, del que tomó propiedad para sí y sus sucesores).

Literatura consultada para texto y fotos

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6784335

http://www.regiocantabrorum.es/publicaciones/castro_de_la_corona_de_cueto_moroso

http://ca.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3713576

http://ca.wikiloc.com/wikiloc/imgServer.do?id=6456864

 

Fotos

Vídeos