«Cada disco que sacaba Battisti era diferente, experimentaba sin cesar»

«Cada disco que sacaba Battisti era diferente, experimentaba sin cesar»

Miguel Jurado presenta este domingo, en la Feria del Disco de Santander, 'La apariencia', un repaso a la vida y trayectoria del artista italino

Mada Martínez
MADA MARTÍNEZ

Si Miguel Jurado Bautista tuviera que introducir a un profano en la música de Lucio Battisti, la lista de canciones y discos no cabría en esta página. «El disco 'Il mio canto libero' me parece una barbaridad la cara B es impresionante. Todos sus elepés me gustan, en general. Algunos títulos de mis canciones preferidas son: 'Era', 'Il veliero', 'Mi ritorni in mente', 'La luce dell'est', 'Confusione', 'La tua felicità', 'L'apparenza', 'La voce del viso', 'Le allettanti promesse' y un largo etcétera», indica el autor de 'La apariencia' (Esdrújula Ediciones, 2018), un libro en el que repasa con minuciosidad la vida y trayectoria del artista italiano.

Battisti (1943-1998) fue una figura clave y renovadora de la música italiana entre las décadas los sesenta y los noventa. «Creo que hubo un periodo en que la música italiana se movía en función de los pasos de Battisti», indica Jurado. Durante un par de décadas formó tándem con el letrita y poeta Mogol. Además de sus propios discos, compuso para artistas como Mina, Patty Pravo o Bruno Lauzi.

Jurado decidió rellenar un vacío. «Llevaba unos años totalmente apasionado con Lucio Battisti, y al ver que no había escrito nada sobre él en nuestro idioma, me lancé. Debo de decir que en Italia ha habido auténticos fuera de serie, en lo que a la canción se refiere, pero Battisti me parece que está a otro nivel», indica. Presenta el libro este domingo, a las 19.00 horas, en el NH Santander, como parte de la programación de la Feria del Disco.

-Muchas letras de Battisti son rocosas, exigentes. Y las estructuras de las canciones, poco convencionales si se las compara con otros ejemplos del momento. ¿Qué une y separa a Battisti de la canción italiana? ¿Creó un estilo propio?

-Cuando llegué a Italia, no tenía ni idea de italiano. Y cuando descubrí la música de Lucio Battisti tampoco es que hubiera mejorado mucho mi idioma. Lo conocí prácticamente al llegar a Monza. Me acuerdo que unos compañeros me llevaban a un karaoke, y cuando ya estábamos todos contentos, ellos se ponían a cantar canciones. Recuerdo perfectamente ver a una amiga cantando '29 Settembre', me parecía maravillosa esa melodía, y ya le pregunté de quién era esa canción. Me dijo que era de 'Equipe 84', más tarde descubrí que el autor era Battisti. Con esto quiero decir que mi afición comenzó por su música.

Miguel Jurado, autor del libro
Miguel Jurado, autor del libro

- Y después de la música, ¿qué pasó?

- Cuando empecé a comprender el idioma, iba pillando partes de sus letras, y también me encantaban. Al principio con Mogol, sus letras eran muy convencionales, cantaba sentimientos universales. Te podías sentir identificado perfectamente. Luego con Pasquale Panella comenzó a desfasar y a cantar cosas surrealistas. Respecto a su música, es evidente que renovó totalmente la música italiana. El admiraba a Bobby Solo o a Gino Paoli, que eran clásicos de la canción italiana, pero también amaba a Bob Dylan o a Led Zeppelin, así que mezcló todo eso y sacó genialidades. También era muy original con las estructuras, basta con escuchar 'Mi ritorni in ment para ver los cambios de ritmos... Cualquiera sacaría tres canciones buenas solo de esa pieza.

-¿Qué otras costuras formales rompió?

-En el que iba a ser su segundo disco, que al final fue el tercero, 'Amore e non amore', incluyó cuatro canciones instrumentales fuera de lo común, y las cuatro que cantó tenían alto contenido erótico. Hay que ser muy valiente para arriesgarse a hacer eso al principio de su carrera. Cada disco que sacaba era diferente, experimentaba sin cesar. También fue pionero en ser un cantante que no formaba parte del espectáculo, no daba conciertos.

-¿En qué se tradujo su relación con España?

-Yo no había nacido cuando Lucio Battisti vino a 'conquistar' España. 'Mi libre canción' forma parte de la música popular de nuestro país, creo, porque yo la he escuchado toda la vida. Mina también cantó muchas piezas escritas por él en nuestro idioma, 'Amor mío' es un buen ejemplo. Pero tengo la impresión de que Battisti empezó tarde a cantar sus canciones en castellano, si lo hubiera hecho antes, hubiera sido un superventas aquí también.

-Mina, para quien compuso; Bowie, McCartney, Celentano y un largo etcétera de artistas admiraban a Battisti. ¿Esa admiración persiste?

-Sí, seguro que cualquier artista italiano que haga música decente está influenciado por Lucio Battisti. También ha influido a gente tan comercial como Laura Pausini o Eros Ramazzotti. Bowie inclusó adaptó 'Io vorrei... non vorrei... ma se vuoi' al inglés, pero se la dio a su guitarrista, Mick Ronson, para que la sacara en su debut.

-El libro es un exhaustivo repaso a la vida y trayectoria de Battisti. Sin embargo, ¿qué poso le gustaría que dejase 'La apariencia' en los lectores, qué reflexión sobre Battisti?

-Esto es una cosa muy compleja para mí. No sé qué puede pensar el lector. He procurado hacer un repaso completo a su carrera, yo he descubierto muchísimas cosas escribiendo el libro. También he descubierto a un personaje muy interesante y complejo. Espero que a la gente le resulte igual de admirable que a mí, aunque al ser un libro de música, supongo que quien disfrutará el libro será el admirador de su música. Me encantaría que sirviera también como introducción a su música, pero eso a mí ya se me escapa.