«Love Of Lesbian es uno de los pocos grupos que aún mantiene las dos caras de la tragicomedia»

«Love Of Lesbian es uno de los pocos grupos que aún mantiene las dos caras de la tragicomedia»
Henar Sastre

La banda catalana comparte escenario este viernes en Las Músicas, con Mucho y Ángel Stanich

GUILLERMO MAESE

En un verano íntimo, de pocos conciertos y mucho descanso y con el nuevo disco fabricándose, Love Of Lesbian llega a Avilés el próximo viernes (20.30 horas) en la tercera edición del festival Las Músicas cuyas entradas están a la venta. Un evento que tiene como escenario el impactante Centro Niemeyer, sobre el que sonarán, además de la banda catalana, Mucho y el cántabro Ángel Stanich. Julian Saldarriaga, baterista de LOL es quien responde a los interrogantes.

-¿Cómo está siendo la experiencia de tener un verano tranquilo y con pocos conciertos?

-Creíamos que iba a ser más de lo mismo, pero los estamos disfrutando mucho. Le hemos metido arreglos nuevos y nos está dando hasta pena que se acabe. Tenemos pocos conciertos y muy bien elegidos porque los espaciamos para disfrutar de nuestros descansos. Ahora mismo estamos desperdigados por el mundo, es un lujo.

-Llegan a Avilés enmarcados en un nuevo festival, muchos les quieren en su cartel, ¿tanto les gusta este formato?

-Somos festivaleros. Es una etiqueta que se nos ha puesto porque los últimos diez años hemos tenido mucha presencia en festivales, pero no más que el resto. Izal, Vetusta, Dorian, Benavente y muchos más también añaden muchos festivales en sus giras pero por nuestra veteranía se nos ha colgado ese cartel.

-En Málaga a principios de año presentaron el espectáculo 'Espejos y espejismos', concierto sin sus canciones más míticas. ¿Cómo y por qué?

-Esto que me preguntas es la contracara de por qué un grupo no es solo festivalero. Hace ocho años conocí a Guille Malvarb que tenía una obra de teatro individual, un espectáculo muy intimista, espectacular. Nos conocimos y con él creamos este proyecto. Hacemos un concierto muy personal con canciones que no solemos tocar en festivales ni en los conciertos, pero que tienen un peso importante en nuestra discografía. A nuestros temas los acompaña una escenografía de teatro francés con títeres, manorietas y sombras chinas. Todo tiene que ser muy detallista, sin trucos. Quisimos explotar nuestro lado más poético. Hemos hecho cuarenta y seis conciertos y ha sido muy bonito, nadie se esperaba lo que iba a ver. Creo que Love Of Lesbian es uno de los pocos grupos que aún mantiene las dos caras de la tragicomedia. Pasamos de los absurdo y cómico a la pureza.

-¿Fue una necesidad? ¿Un artista se cansa de tocar las canciones que durante años son las más demandadas en los conciertos?

-A nosotros alguna vez nos ha pasado eso de cansarnos de una canción. Por ejemplo: 'Incendios de nieve' en algún momento desapareció de nuestro repertorio durante un tiempo. Hay veces que hay que dejar las camisas en el vestidor para que te vuelvan a quedar como la primera vez. Yo no me canso de mis canciones, sí me pasa que cuando grabo un disco solo me apetecen canciones nuevas. 'John Boy' debe ser la canción que más hemos tocado, pero yo nunca la toco en casa.

-¿Trabajan en un nuevo disco ?

-Entraremos en enero a grabar. Este año ya hemos entrado a grabar maquetas y ahora aún nos queda perfilarlo. Ahora el marrón es para Santi Balmes -vocalista-, que tiene que ponerse con las letras y siempre las deja para el final. El resto de la banda trabajamos en producción, sonido y arreglos, así que de momento estamos más tranquilos. Lo de Santi es una responsabilidad, tiene que acompañar las canciones con una letra acorde.

-¿Montan la música y luego la letras?

-Sí, es un sistema un poco peculiar. Iván Ferreiro se ríe mucho, lo ve como algo muy sorprendente. Cuando entramos a grabar las canciones, lo hacemos sobre la voz de Santi haciendo un 'loren ipsum', una letra en inglés que no es real. Como si tuvieramos doce años, cantamos en inglés sin decir nada. Es divertido, nos encanta grabar así. Parece que estamos en trance.

-¿Habrá muchos cambios?

-Venimos con un ímpetu diferente, cuando comenzamos a componer Santi y yo nos dimos cuenta de que los temas venían más cortos. Haremos canciones más directas. Date cuenta que venimos de canciones como 'El poeta Halley' que dura más de siete minutos. El cambio no ha sido buscado, ha sido un efecto pendular. La letra no la tenemos muy clara, aunque la idea sí está enfocada. Tiene pinta de que será un disco más oscuro y contundente, estamos ahondando en la idea de las anomalías.

-Dice que están todos de vacaciones, ¿habrá escenario mejor que Avilés para su reencuentro?

-No lo creo, somos unos románticos de Asturias. Sabemos dónde pararemos a comer y a beber. Además, el cartel del festival es envidiable.