«No pretendemos parecer modernos ni guays; somos como dos marcianas»

F. Alvarado

Fangoria celebra sus 30 años de carrera con un disco de versiones: 'Extrapolaciones y dos preguntas. 1989-2000'

JAVIER HERRERO

Irónico resulta oír hablar ahora de quienes tacharon el nacimiento de Fangoria como un fracaso en la carrera de Alaska y Nacho Canut, un paso atrás decían entonces, que ha mantenido al dúo vigente durante 30 años sin embargo, fieles a una idiosincrasia muy personal que celebran con un álbum de versiones.

«No pretendemos parecer modernos ni guays. Somos como dos marcianas, como dos señoras mayores vestidas de negro», bromean ambos en una entrevista con Efe respecto al secreto de su pervivencia a través de varias generaciones.

Tres años exactos después de la publicación de 'Canciones para robots románticos' (2016), también entonces en la semana de San Valentín, Fangoria retorna al mercado con 'Extrapolaciones y dos preguntas. 1989-2000', primer volumen de un trabajo en el que celebran a otros artistas no siempre bien ponderados pero que han sido importantes en sus vidas como oyentes.

Siguen el ejemplo de su adorado David Bowie, quien grabó un disco de versiones llamado 'Pin-Ups', el cual les descubrió un sinfín de nuevas referencias musicales que abrazar, pero aquí a la española y pasados por su peculiar filtro.

'¿Qué sería de mí sin ti?', de Carlos Berlanga; 'Llorando por ti', de Ku Minerva; y 'Gritando amor', de McNamara, confluyen así en un mismo álbum con 'Santos que yo pinte', de Los Planetas, o 'Tormenta en la mañana de la vida', de La Buena Vida, atendiendo como criterio solo a aquello que excita su oído, como 'Historias de amor', de OBK.

«Con Los Pegamoides ya hablábamos de que nos gustaban Village People y Los Ramones. Creían que era broma, que éramos unos frikis, pero para nosotros esa mezcla procede, no hay prejuicios. Si te gusta, te gusta», subraya Canut.

¿No hay líneas rojas en su conformación musical? «La gente que nos cae mal o cuando la crítica te intenta meter algo a la fuerza», apunta el músico, a lo que Alaska añade: «El flamenco no nos entra. Nos entra Lola Flores y El Pescaílla, Los Chunguitos y la rumba catalana».

La excepción a todo eso es Rosalía. «Cuando la vi andando con la capa roja, rodeada de espaldas, me entró por los ojos», argumenta Canut. «Nos interesa porque es una estrella, porque mira a cámara y estás viendo una estrella», añade ella.

Para evitar la disyuntiva de privilegiar a uno de sus fetiches frente a otros en la elección de un sencillo de presentación, optaron por añadir dos cortes inéditos, '¿Quién te has creído que soy' y '¿De qué me culpas?', nuevas muescas en su colección de denuncias contra quienes se creen en el derecho de interferir en la vida personal, una práctica muy frecuente en las redes sociales.

¿Es esta una sociedad más pacata, como parece demostrar la irrupción de Vox en la política? «Hace 3 años nos preguntabais siempre por Podemos y por Pablo Iglesias. Solo ha cambiado el foco mediático, porque Pablo Iglesias no ha desaparecido», reflexiona Alaska.

«Nosotros hemos vivido el golpe de Estado del 23F. Comparado con aquello, esto no es nada», añade Canut.

«Hacemos lo que queremos hacer»

Respecto a hace 30 años, cuando pasaron de Alaska y Dinarama a tocar en salas de 200 personas pero gozando de absoluta libertad creativa, «la esencia de Fangoria es la misma».

«Hacemos lo que queremos hacer. Lo que cambia es la percepción exterior para toda esa gente de la industria, para los que, si no tocas en el WiZink Center, es un fracaso e igual ellos ahora no están ni allí ni en ningún lado», opina su vocalista.

En sus nuevos cortes, bajo producción de Guille Milkyway, Fangoria se acerca al «trap» y al reguetón con la colaboración de Ms Nina y King Jedet.

«Más que atemporal, cada vez me siento más temporal y puede que eso sea parte de la atracción que siente la gente joven por nosotros. Me siento de la década de los 70 del siglo XX, pero estoy encantado de estar aquí», afirma Canut.

Achacan la longevidad de la fórmula a creer en lo que uno quiere, «también a conformarte con lo que tienes y no hacer esto por dinero o fama, sino porque te gusta y divierte», lo que en el pasado les llevó a financiar personalmente sus discos.

La jugada salió bien y Fangoria suma ya 13 trabajos de estudio, de 'Salto mortal' (1990) a estas extrapolaciones, ahora con los medios para que Juan Gatti les firme las portadas de sus discos o actuar en espacios multitudinarios como el WiZink Center de Madrid y el Palau Sant Jordi de Barcelona, donde recalarán con dos conciertos especiales los días 13 y 27 de abril, respectivamente.