«En la vida nos salva el sentido del humor»

«En la vida nos salva el sentido del humor»

La cantante Bebe actúa esta noche en Torrelavega en su momento «más dulce»

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Acaba de cumplir 40 y se reconoce en un momento «dulce». Bebe sigue escribiendo, disfrutando de la soledad y la introspección combinada con la revolución que supone su hija, el centro de todo. Nunca quiso ser abanderada de nada, pero sus canciones han representado a muchos, desde su cercana Extremadura hasta Moscú, de donde acaba de regresar. Esta noche estará en Torrelavega y en dos días estrenará 'Corazón', una pista de su próximo disco.

-Ya se puede ver el adelanto de 'Corazón', el single que presentarás el día 27. ¿Por dónde va la cosa?

-Es una canción con mucho sentido del humor, muy alegre. Es de Bulle Nene un compositor amigo de Medellín. La hicimos allí y la produjo otro compañero de Puerto Rico. Este año quería trabajar con gente de Latinoamérica y es lo primero que voy a sacar.

-¿Trabajar en Latinoamérica implica que se note también en los sonidos de tus canciones?

-Claro, esto es como un reguetón pero muy moderno. Tiene un sonido muy bonito y muy potente, además de muy negro.

-¿Usted es una defensora del reguetón?

-Yo sí. A mí me gusta y me hace bailar. Hay muchos tipos de letras, pero como en cualquier música o en las obras clásicas. Hay que hacer una lectura más liviana de las cosas y tener un poco de sentido del humor. Hay canciones de reguetón que te pueden emocionar. Quizá el trap está más salvaje ahora mismo. El reguetón no es dañino, pero nos gusta mucho criticar sin conocer. Y no es tan sencillo, tiene sus métricas, como el flamenco.

-Es el mismo proceso que vivieron otros estilos como el pop o el rock

-La música es al final para todo tipo de estados anímicos y momentos. A veces uno necesita ir hacia sí mismo, para trabajar, para llorar, para quitarte todos los pensamientos o como hace 'Corazón', hablar de algo que te ha pasado pero con otra perspectiva. Madonna sacó en los 80 sacó el libro 'Sex' o cantaba 'Like a Virgin' que fueron un escándalo y hoy son icónicos.

-Siempre criticamos más lo propio que lo ajeno

-Que el idioma sea español parece que molesta más porque se entiende. A Weekend lo ponen en todos lados y tienen unas letras bastante fuertes. No permitimos el beneficio de la duda porque como ya hemos oído cosas antes... Cuando oigo críticas muestro más interés y al final le damos tanta importancia y revuelo que estamos haciendo que eso que no quieres que traspase, lo haga. Es mejor dejarse llevar y reír, porque en la vida nos salva el sentido del humor

-¿En qué estado vital diría que se encuentras ahora mismo?

-Como un corazón súper colorido. Es como tenemos que terminar; llenando las cosas con colores porque la vida se va a encargar de traernos tragedias. Si llego a los 60 años no quiero arrepentirme de no haber hecho cosas

-¿Queda algo de la mujer que se presentó al mundo con 'P´afuera telarañas'?

-Por supuesto; soy yo. Este año he hecho 40 años, pero sigo siendo la misma. De hecho, estoy como nunca. No volvería a los 20, pero me gusta vivir cada etapa con sus pros y contras, con los errores y aciertos y con mi niña preciosa, que no lo cambio por nada en este mundo. Desde ese 2004 quedan muchas cosas y hay mucha parte de mí que vuelve a ser como era antes, como el sentido del humor. Estaba mucho más contenta.

-¿Se vio sobrepasada por la fama?

-La popularidad tan de repente fue algo complicado, pero volvería a repetirlo todo porque me ha dado muchas cosas positivas. Todo es aprender a gestionarlo. Estás expuesto, que es lo más difícil.

-¿Se enfrentó a esa exposición sola o tuvo ayuda para aprender a hacerlo?

-Lo vas descubriendo tú, aunque yo tuve una ayuda maravillosa que fue mi familia y mis amigos, que me han protegido siendo ellos mismos. En algunos momentos, por la calle, no podíamos ni mantener una conversación y ellos, sutilmente, me sacaban de ahí. Eso me parecía muy bonito.

-¿Y entonces decidió parar?

-Y tomar la decisión de parar me salvó. Fueron dos años, aunque la gente dice que 4. Estuve viajando, procurando estar sola, pero en ese tiempo también estuve escribiendo canciones para el segundo y tercer disco. Me quité un poco del punto de mira. He recuperado todo el instinto y la naturalidad que se me fue.

-¿Terminó estando a la defensiva?

-Sí, claro, porque no tienes espacio para ti misma. No había orden, era un exceso de trabajo. Solo cantaba y hacía entrevistas. Ahora tengo equilibrio. Lo primero de todo es que soy mamá, pero puedo hacer todas las cosas.

-¿Y ha conseguido conciliar con ese ritmo?

-Como todas las madres ¡hago malabares!

-Todo el mundo destaca que cantanto al maltrato con 'Malo', pero sin embargo, usted tuvo una canción más positiva dedicada a las mujer empoderadas y libres que fue 'Ella'

-Estás en lo cierto. Lo he hablado con otras mujeres. En Argentina la pusieron como acompañamiento de una manifestación. Yo decía que pusieran 'Ella' en lugar de 'Malo'. 'Malo' es mucho más personal para que ellas mismas hagan un análisis y e intenten salir de esa situación. 'Ella' es un mensaje más positivo. Pasan los años y me emociona cantarla. Cuando vi a mi hija cantarla por primera me hizo mucha ilusión.

-¿Sintió que se había convertido en un símbolo de algo?

-No. Lo intentaron. Yo solo era cómplice, no tengo que llevar la bandera de nada. No es mi responsabilidad sino la de todos. A mí me agobiaba eso como ponerte en el punto de mira. Yo no lo hice con esa intención

-Además, usted tendría el mismo cariño a todas aquellas primeras canciones, ¿no?

-Claro, de hecho, 'Malo' no era la que más nos gustaba. A mí me parece muy bonita y atemporal 'Me enseñará', por ejemplo. Me encanta

-¿Sigue llevando encima una libreta por lo que surja?

-Sí. Llevo libretas, fichas, 80 bolígrafos y rotuladores. Necesito escribir a mano. Tengo amigos que lo hacen con el teléfono, pero yo necesito ponerlo en papel, ver las canciones e ir aprendiéndolas.

-¿Y ahora tiene las hojas esparcidas por casa?

-Acabo de ponerme con ese proceso. Estoy escribiendo todo el rato y preparando cosas para intentar terminar el disco a finales del año próximo.

-¿Escribe también para otros?

-Esa es mi intención. Por eso también con el último disco decidí parar, pero mantener el ritmo de escribir. Les digo: ¿qué te apetece? y compongo lo que necesitan. Y a mí eso me estimula.

-Creo que tiene una cantera notable de público en Moscú

-Es maravilloso. ¡Todo lleno de rusos y rusas ideales! La gente allí nos sigue mucho. Estuvimos por primera vez hace cinco años y tenía muchas ganas de volver porque la gente es cariñosa y es increíble como se saben las canciones. Además, en este viaje hacía menos frío y hemos podido disfrutar de la ciudad.

-¿Cómo se siente uno cuando ese trabajo que empieza en la intimidad de su casa, termina siendo coreado por cientos de personas a miles de kilómetros?

-Es súper emocionante. Nunca llegas a acostumbrarte. No te imaginas que lo que, como bien dices, haces en tu casa, tendrá esa repercusión positiva en la gente, ni que iban a llegar tan lejos. Es muy bonito. Te esperan con una energía y un cariño…

-¿Recuerda algún momento especialmente significativo?

-En Latinoamérica vienen de muy lejos, se pueden hacer mil kilómetros y se gastan un dinero que no tienen para ir al concierto. También en España ha habido conciertos súper mágicos. Lo mismo que otros te hubiera gustado estar mejor. Cuando he hecho la gira a guitarra y voz fue muy bonito porque siempre me habían visto con banda y fue todo un reto. ¡Tuve que estudiar muchísimo!

-Se ha metido también en televisión y cine. ¿Ha sido una buena experiencia?

-Lo pasé muy bien. Me hubiera quedado más tiempo. El equipo de La Voz es increíble. Llevan cinco años, tienen un ritmo muy bueno y el nivel es altísimo. Fue toda una experiencia. Y luego cuando he hecho cine me gustó mucho porque ya no tenía yo todo el peso, me metía en otro trabajo muy arropadita y a la vez tenía tiempo de estar sola.

-¿Está a favor de que se den oportunidades a la música a través de estos formatos?

-Por supuesto que sí y la gente que se presenta lo hace increíble. Tenemos miles de canales de televisión y menos música que cuando había solo dos.. Todo lo que sean oportunidades está bien.

-¿Cuántas veces has cambiado de piel en este tiempo?

-Mínimo 40. En realidad lo hacemos con cada estación. Además es muy bueno hacerlo. Me siento muy cómoda con la actual. Estoy tranquila. En un momento dulce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos