El Rebujas Rock se consolida

El Rebujas Rock se consolida

El festival de San Mateo ha mantenido las cifras de asistencia de años anteriores, aumentando la ocupación del camping al 100%

DM .
DM .Santander

El Rebujas Rock que se celebró este fin de semana en San Mateo ha finalizado como «un rotundo éxito». Así lo indican los organizadores asociación en un comunicado de prensa en el que señalan que buena muestra de la relevancia que tiene el Rebujas en todo el país «es la variedad de comunidades que se han encontrado representadas, siendo especialmente significativa la afluencia de gente de Euskadi, Asturias, Castilla y León y Madrid«.

Como curiosidad, el «honor» de ser los primeros acampados en 2017 se lo llevaron unos jóvenes de La Rioja que llegaron el viernes a mediodía.  

El festival lo abrio 4 de copas, banda torrelaveguense que ha defendido el pabellón cántabro en la presente edición. Un grupo que cuenta con 20 años de experiencia en el panorama rockero de la región.

«Rebujas Rock significa -según sus responsables- autogestión, altruismo, voluntariado, alternativo, bocadillos, acampada… y sobre todo Desastre». «Nadie tiene una calle en el pueblo de San Mateo porque sí», dice Rubén García, presidente de la Asociación Rebujas, «y que Desastre tenga una calle a unos metros del recinto es por la unión que tienen grupo y festival». De hecho, es la decimosexta vez que los de Usera se subían al escenario cántabro y lo hacían tras haber finalizado un disco que aún no ha visto la luz. El grupo incluyó entre su repertorio el himno del festival, 'Que No Amanezca', teniendo la colaboración de Vero de SinBat y de tres miembros de la organización.

Radiocrimen, que llegaban desde el País Vasco han sido la banda representante del punk-rock más clásico y duro. Uno de los grupos más esperados del festival eran los extremeños Sínkope. Rock urbano y canciones de su último trabajo mezcladas con temas ya míticos como 'Le voy a cobrar a mi labio tus miradas' o 'El carro de la vida'.

La banda austriaca Russkaja actuaban por primera vez no solo en Cantabria sino en el norte del país. La mezcla entre ska, rock y polka rusa hizo vibrar a todo el pueblo de San Mateo con un concierto dinámico, rápido y festivo. La banda liderada por Georgij Makazaria sorprendió a todos los que no les conocían, debido a la mezcla y el buen manejo de los instrumentos, especialmente la violinista Ulrike Müllner. Canciones como 'Traktor', 'Energía', 'El pueblo unido' o la versión de 'Wake me up' hicieron que su concierto fuese el que más gente congregase en la vigesimosegunda edición.

Los andaluces Trashtucada cerraban el festival y su gira de 2018. Un grupo que sabe mezclar música rock y toques mestizos, y que tienen una gran critica social en sus canciones. '¿De festi? Vale', 'Nada nos puede parar' o 'En la calle' fueron algunos de los temas que interpretaron.

Una de las novedades de este año era la fiesta del mediodía 'Amanece en San Mateo' con Djs de rock y el grupo corraliego SinBat. Un éxito de publico y de buen ambiente.

«Hemos mantenido la afluencia de publico del último año, y eso nos ha consolidado un año más como uno de los grandes festivales del país» ha explicado García al termino del festival. « La acampada ha tenido más gente que otros años llegando a tener una ocupación del 100% y siendo casi un 65% de los asistentes de fuera de Cantabria» ha concluido Rubén García, quien ha añadido que llevan ya «meses preparando la edición del 2019».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos