Armando Álvarez compra Envaflex para reforzar su actividad de embalaje flexible

Ampliación. La planta de Reocín sigue los planes fijados para su ampliación. El aumento de la actvidad y la innovación permanente forman parte de la dinámica del grupo que tiene su sede en Torrelavega. :: dm/
Ampliación. La planta de Reocín sigue los planes fijados para su ampliación. El aumento de la actvidad y la innovación permanente forman parte de la dinámica del grupo que tiene su sede en Torrelavega. :: dm

El grupo cántabro adquirió la empresa aragonesa en junio y ha iniciado la segunda fase de ampliación de la planta de Reocín

María Ángeles Samperio Martín
MARÍA ÁNGELES SAMPERIO MARTÍNSantander

Siempre es una buena noticia la positiva marcha de las empresas cántabras y cuando, además, suponen el incremento de actividad y su mejor posicionamiento en el mercado internacional. Este es el caso del Grupo Armando Álvarez que el pasado mes de junio cerró la compra de la empresa aragonesa Envaflex, con lo que refuerza su presencia en el sector del embalaje flexible, y ha comenzado la segunda fase de ampliación de la planta de Reocín.

Envaflex es una empresa de capital familiar radicada en la localidad aragonesa de Utebo. Fundada en 1984, está especializada en la impresión y laminación de plásticos para el mercado alimentario. Opera en unas instalaciones de su propiedad de 16.000 m2 con equipos de impresión por huecograbado y flexografía. Sus ventas en 2017 fueron de 25 millones de euros y mantiene una plantilla por encima de los 100 empleados.

Armando Álvarez es el principal grupo transformador de materias plásticas para 'packaging' de España. Con esta operación se refuerza en uno de sus negocios principales, el embalaje flexible para alimentación, en el que ya opera Plásticos Españoles S.A. (Aspla) en Torrelavega.

Esta es la primera vez que adquiere una empresa de este sector en España, aunque no hay que olvidar que hace cuatro años realizó una importante adquisición en el sector del embalaje flexible al comprar a la norteamericana SPR, lo que fue un paso importante ya que era la primera vez que se adjudicaba una unidad productiva fuera del mercado de origen.

Industria alimentaria

Recientemente, Aspla ha iniciado la segunda fase de ampliación de la nueva Planta de fabricación en el Polígono Industrial del Besaya en Reocín, que está dotada con las mas puntera y avanzada tecnología, tiene regulación de temperatura y presión, y otras importantes innovaciones que aseguran la máxima calidad, siendo la moderna del mundo en su especialidad.

Hay que tener presente que la mayor parte de la producción está destinada a la industria alimentaria, que es la de mayor exigencia junto con la farmacéutica, lo que obliga a una constante innovación para hacer frente a normativas y especificaciones de los clientes.

Además, Aspla como integrante de la cadena de valor en la industria del plástico, también es pionera en términos de sostenibilidad, asumiendo su responsabilidad a través de diversas iniciativas enmarcadas dentro de la económica circular, con el objeto de fomentar el reciclaje y reducir el impacto de los plásticos en el medio ambiente. En este sentido, el grupo se ha comprometido públicamente con el medio marino para contribuir a la eliminación de cualquier tipo de vertidos a través del programa Operation Clean Sweep (OCS), y sus sistemas de gestión certificados basados en la norma ISO 14001.

El proyecto significa la apuesta permanente por Torrelavega y su comarca, con una industria limpia y de valor añadido.

Buenos resultados

El Grupo Armando Alvarez alcanzará este ejercicio 2018 una facturación consolidada por encima de los 950 millones de euros, manteniendo su línea de crecimiento, con unas ventas fuera de España de 350 millones de euros y una plantilla de 2.100 empleados. Durante el ejercicio de 2017 llegó a unas ventas consolidadas de 915 millones de euros, un 7,7% más que el ejercicio anterior, con exportaciones por valor de 313 millones de euros frente a los 290 millones del 2016 y contó con una plantilla de 2.000 personas. El mercado de los transformados plásticos, en el que se incluyen los embalajes flexibles, representó unos ingresos totales de 820 millones de euros.

Los orígenes del grupo se remontan a principios de los años sesenta cuando a partir de unas pequeñas instalaciones de carpintería se comienza la fabricación de diversos embalajes de madera. Posteriormente se crea una empresa de fabricación de bidones metálicos para productos químicos y no es hasta 1964 con la creación de la empresa Plásticos Españoles, S.A., más conocida como Aspla, que nace en el seno del la primera empresa dedicada a la transformación de materias plásticas. A partir de 1977 se produce la expansión fuera del ámbito regional de Cantabria con la compra de dos compañías: Reyde, S. A. y Reyenvas, S. A.

El proceso de adquisición se aceleró en las dos últimas décadas con la incorporación de: Silvalac, S.A., Industrias Gráficas Castells, S.A., Plásticos Vanguardia, S.A., Rafia Industrial, S.A., Solplast, S.A., Sotrafa, S.A. y Macresac, S.A. Torrelavega alberga la sede del del creado por Armando Álvarez. La segunda generación ya está integrada en la gestión del mismo.

 

Fotos

Vídeos